Coche del día: Alfa Romeo TZ3 Corsa

Coche del día: Alfa Romeo TZ3 Corsa

Un coche único en cantidad y calidad


Tiempo de lectura: 4 min.

El proyecto del Alfa Romeo TZ3 Corsa, también llamado Alfa Romeo Zagato TZ3 Corsa, se remonta al año 2009 con la idea de conmemorar el 100 Aniversario de Alfa Romeo (1910-2010). Era un proyecto one-off, es decir, una sola unidad para tal evento, y fue un encargo del coleccionista Martin Kapp, pedido durante el tributo de Zandvoort a Zagato, evento en el que se reunieron 130 Alfa Romeo Zagato. Tenía la peculiaridad de no poderse homologar para calle, era una unidad solo para circuito.

El prototipo inicial, el Alfa Romeo TZ3 a secas, se mostró en el Concorso d´Eleganza Villa d´Este del año 2010, a orillas del lago Como, en los Alpes italianos, teniendo un gran éxito, ya que ganó el primer premio en la categoría Design Concept. Del prototipo pasamos a la realidad con la creación de los modelos Alfa Romeo TZ3 Corsa y TZ3 Stradale, de la mano del diseñador perteneciente a Zagato, Norihiko Harada.

Realmente era un coche de carreras exclusivo, con un diseño evocador de décadas pasadas, siendo su base mecánica de origen Maserati. Martin Kapp era un coleccionista que deseó materializar un deseo único, y era fusionar elementos de las Scuderias Ferrari y Zagato, Alfa Romeo Corse y Autodelta.

Alfa Romeo Tz3 Corsa 2

En su garaje podías encontrarte modelos como los Alfa Romeo Giulia TZ y TZ2, Giulietta SZ Coda Tonda y SZ Coda Tronca. Todos ellos tenían -y tienen- en común ser de los coches más bellos del mundo, salidos de la mano del inimitable carrocero italiano Zagato -al mando de su estudio Zagato Milano-, algunos con un amplio palmarés deportivo.

Haciendo cronología inversa, las máquinas de Ugo Zagato consiguieron victorias en competiciones como las 24 Horas de Le Mans, Nürburgring o la Targa Florio en los años 80 y 90, quedando los 60 y los 70 para Autodelta, los 40 y 50 para Alfa Corse, y los años 20 y 30 para la Scudería Ferrari, todas ellas bajo el paraguas de Alfa Romeo.

Su carrocería es una mezcla de líneas de los mejores Alfa, con rasgos en el frontal del Tipo 33 Stradale, de los 8C Competizione, o incluso de los Giulia. Vemos un frontal presidido por la típica parrilla de Alfa, un largo capó con una nariz de baja altura, que continúa en el habitáculo, quedando rematado en una zaga truncada, vertical, de tipo Kammback -con el detalle único de poseer una luneta dividida en tres partes-.

Esto recordaba a los legendarios deportivos TZ1 y TZ2 de los años 60, como un fiel homenaje al Giulia TZ. Llama la atención un habitáculo diseñado para la competición, una diminuta ventanilla trasera o su emblema Quadrifoglio Verde enmarcado en unos triángulos blancos.

El chasis tubular se construyó como un monocasco de fibra de carbono de una sola pieza, para aligerar peso y mejorar sus prestaciones, así como el aluminio para la carrocería, por su ligereza y resistencia

Monta neumáticos Pirelli PZero tipo slick, con medidas 245/45 R18 delante y 285/45 R18 detrás. Sus asientos WRC se fabricaron en fibra de carbono, al igual que el volante, incorporando cinturón de seguridad de seis puntos, y un extintor hecho en aluminio.

Su corazón de origen Ferrari está situado en posición delantera central, el mismo que porta el Alfa 8C Competizione, y es un bloque de 4,2 litros V8 con una potencia de 420 CV a 7.000 RPM, y un par motor de 470 Nm a 4.750 RPM, enviados al eje trasero a través de una caja automática secuencial de seis velocidades.

Con un peso de tan solo 850 kg, nos podemos imaginar unas prestaciones y sensaciones de primera, como demuestran sus 3,5 segundos de 0 a 100 km/h o su velocidad máxima por encima de los 300 km/h.

Se fabricó una versión de calle, algo más civilizada, el Alfa Romeo TZ3 Stradale, en el mismo año, con el chasis del Dodge Viper ACR y una carrocería de fibra de carbono, siendo algo menos difícil poder admirarla que la versión de circuito, aunque no por nuestra geografía.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.