Coche del día: Alfa Romeo Dauphine

Coche del día: Alfa Romeo Dauphine

El mismísimo Renault Dauphine, pero fabricado en Italia por Alfa


Tiempo de lectura: 3 min.

¿Cuántas veces habremos visto un coche que, supuestamente, es de una marca concreta, fabricado por otra bien distinta? SEAT, por ejemplo, fabricada únicamente modelos FIAT bajo licencia, mientras que Dacia hacía lo mismo con Renault en Rumania. Más cerca en el tiempo, no podemos pasar por alto el Škoda Superb, que era el Passat de batalla larga que Volkswagen vendía en China, el SEAT Exeo era en realidad un Audi A4 y, por poner otro ejemplo, el Mazda 2 Hybrid en realidad es un Toyota Yaris. Como si no supieran desarrollar sus propios coches, ¿verdad?

Obviamente, esas cosas ocurren por un motivo muy concreto, no son meras copias, es más, no son copias, son casi exactos unos a los otros, salvo detalles que introducen cada marca para diferenciarlos, y son un calco porque se ceden los derechos y los planos para que se puedan fabricar en otro lugar, con otro logotipo. Una forma de trabajar que ha dado lugar a coches realmente llamativos y muy raros, tanto como el Alfa Romeo Dauphine. Incluso el nombre de propio coche suena raro, pues, entre otras cosas, se trata de una denominación francesa en una marca italiana; se trata de un Renault fabricado por Alfa Romeo.

alfa romeo dauphine (2)

 

 

Si hubiera que señalar dos marcas que no se parecen en nada, Renault y Alfa Romeo serían algunas de las mencionadas en la lista, sin lugar a dudas. Sus personalidades son totalmente diferentes, los ajustes de sus coches, las prestaciones, el comportamiento… no hay nada que asemeje a las dos compañías y, sin embargo, llegaron a colaborar a este nivel tan particular, y no una vez.

No obstante, ahora nos interesa el Alfa Romeo Dauphine. Su aparición se debe al final de la Segunda Guerra Mundial, con Europa en plena reconstrucción. Alfa Romeo quería aprovechar la ocasión y expandirse por el Viejo Continente, pero no contaba ni con distribuidores, ni con dinero para poder ponerlos en marcha, a lo que debemos sumar la situación del propio país. Por su parte, Renault, con Pierre Dreyfus a la cabeza, también tenía la intención de expandirse por Europa y, además, en Estados Unidos, pero como Alfa Romeo, el dinero era de uno de los principales inconvenientes.

alfa romeo dauphine (3)

Con las dos compañías en una situación similar, en 1958 firman un acuerdo industrial, a través del cual, el fabricante italiano montará los Renault Dauphine en Italia, en Milán, mientras que los modelos de Alfa Romeo se venderán a través de la red de distribución de Renault en Francia. Con respecto al Alfa Romeo Dauphine, las diferencias con el modelo que salía de la planta de Flins eran de detalle. Por ejemplo, las tapicerías eran diferentes, así como las ópticas, los indicadores escritos en italiano y la adopción de una batería de 12 voltios.

Se vendieron nada menos que 70.000 unidades del Alfa Dauphine hasta 1966. Solo se vendió en Italia y encontrar unidades fuera de sus fronteras en toda una rareza.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso

Javier Gutierrez