Coche del día: Opel Sintra

Coche del día: Opel Sintra

La apuesta tardía de Opel en el segmento de los monovolúmenes


Tiempo de lectura: 4 min.

Reconozco que desde que mis padres se compraron un Pontiac Trans Sport soy un poco friki de los monovolúmenes. Lo fui por entonces con catorce años porque podía estirar las piernas y no luchaba con mis hermanos por abrirnos hueco en la segunda fila, pues anchura había de sobra. Desencantados con sus problemas electrónicos, decidieron cambiarlo por otro monovolumen que se vendía en el mismo “conce” donde habían comprado el Pontiac (los comercializaba Opel), alentados por el hecho de que a pesar del desastre del americano, los Kadett y Omega que habían tenido habían salido «buenos».

Y cuando el Opel Sintra llegó a nuestras vidas me di cuenta de que no era un coche demasiado especial. El Pontiac resultaba original, muy ancho y con un sonido que a mí me parecía particular, pero el Opel aportó las únicas ventajas de una segunda puerta corredera o los reposacabezas de los que el Trans Sport carecía.

El diseño un tanto aséptico tenía origen norteamericano, pero fácilmente reconocible como un modelo de la marca del rayo. Los alemanes recurrieron a la segunda generación de la plataforma U-body en su versión recortada y que también usaron otros modelos del grupo General Motors como el propio Trans Sport que se vendería por aquí ya como Chevrolet. Así se cubría el hueco en un segmento que estaba de moda antes de la llegada de los monovolúmenes compactos, rivalizando con modelos asentados como los Reanult Espace, Chrysler Voyager, el trío Ford-SEAT-Volkswagen y el cuarteto PSA-Fiat.

Opel Sintra 2

Frente a todos ellos, el Sintra no ofrecía nada realmente innovador. Sí que era de los más modulables, pues contaba con asientos independientes y los delanteros pivotantes, así como la opción de una octava plaza en la tercera fila. Sin embargo, tenía dos pegas importantes: las ventanillas de las puertas traseras no podían bajarse, y los asientos estaban demasiado pegados al suelo, por lo que había que viajar con las rodillas elevadas, lo cual acababa pasando factura con el paso de los kilómetros.

Medía 4,67 metros de largo, 1,83 de ancho y podía albergar hasta ocho ocupantes en sus tres filas de asientos

El puesto de conducción sí que estaba más logrado, con un volante muy vertical y buena visibilidad, ya que el marco del pilar A era semejante al de cualquier turismo al no contar con una pequeña ventanilla como en otros monovolúmenes. Con el diseño del salpicadero ocurría lo mismo, y esto ya no era tan positivo porque no contaba con gavetas o huecos para dejar objetos (insisto en que era muy friki en este sentido).

El Sintra comenzó a venderse con dos motores de gasolina: un 2.2 16 válvulas de 141 CV y un 3.0 V6 de 201 CV. Un año más tarde llegaría el 2.2 DTI de 115 caballos, mucho más adecuado al gusto europeo de aquella época. Pero al margen de la moda, resultaba más interesante y agradable de usar que el 2.2 de gasolina si se viajaba con pasaje o carga, sobre todo a la hora de enfrentarse a grandes distancias o carreteras en las que adelantar o recuperar velocidad.

Opel Sintra 3

De hacerlo con el de gasolina, los consumos se disparaban al tener que recurrir al cambio y estirar las marchas. Vamos, las diferencias normales entre ambos tipos de combustible.

Desde el punto de vista económico, el DTI resultaba 420.000 pesetas más caro (2.500 euros de la época), así que era como para pensárselo. Comparado con sus rivales, el Sintra quedaba en una posición ventajosa por su relación entre potencia y precio, y aunque no contaba con grandes lujos entre su equipamiento se incluía todo lo necesario. Para el V6 se dejaban detalles algo más exclusivos como los asientos eléctricos o el techo solar.

El Opel Sintra no fue un modelo muy popular en nuestras carreteras quizá porque llegó demasiado tarde y en un par de años tras su aparición el Zafira le eclipsó por completo, así que la marca del rayo lo quitó de su catálogo convirtiéndole en un modelo fugaz que pasó prácticamente desapercibido.

Y para los malpensados, un estudio de EuroNcap en el año 1999 lo situó como el segundo monovolumen menos seguro del mercado europeo por detrás del Chrysler Voyager, el verdadero triunfador de esta categoría durante años.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Opel Sintra con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.