Coche del día: Pontiac Trans Sport (GMT199)

Coche del día: Pontiac Trans Sport (GMT199)

Un monovolumen diferente


Tiempo de lectura: 4 min.

Eran mediados de los 80 cuando en Estados Unidos el Grupo Chrysler presumía de su liderazgo en un segmento en auge: el de los allí llamados minivans. Seguro que estás pensando en el Chrysler Voyager, pero lo cierto es que la primera entrega se lanzó bajo las marcas Dodge y Plymouth. General Motors, el otro gran gigante americano además de Ford, tenía en su cartera los GMC Safari, pero dejó correr el rumor de que iban a lanzar un modelo que dejaría a sus rivales algo así como “a la altura del betún” que diríamos a este lado del charco. El monovolumen en cuestión era el Pontiac Trans Sport que se dejó ver por primera vez en 1986 como un espectacular concept.

Levantó tal expectación que la llegada tres años más tarde de la versión de producción fue como un gran jarro de agua fría por el simple hecho de que no se asemejaba en prácticamente nada al prototipo original. Sí que mantuvo una contenida altura de su carrocería con respecto al resto de minivans del mercado, así como un pilar A que se disimulaba confundiéndose con el enorme parabrisas delantero. Atrás quedaron las puertas de gaviota o el techo de cristal que aportaba una gran luminosidad a su interior.

Eso no significó que el Pontiac Trans Sport -también Oldsmobile Silhouette o Chevy Lumina APV- careciera de virtudes; porque realmente las tenía: motores modernos de buen rendimiento, un comportamiento por encima de sus competidores o un interior amplio y confortable. Sin embargo, su halo estuvo rodeado de más sombras que luces debido a los dichosos problemas de fiabilidad por culpa de su dudosa calidad de construcción y mantenimiento.

Pontiac Trans Sport 5

A pesar de todo, GM decidió traerlo al viejo continente donde el Renault Espace dominaba el segmento a sus anchas. Llegaba poco después que el AVE, con el que algunos comparaban su futurista silueta. Lo podíamos encontrar en concesionarios Opel con dos versiones equipadas con sendos motores de gasolina: un 2.3 16v de 147 CV y un poderoso V6 con nada menos que 3,8 litros de cilindrada para tan “solo” 175 CV.

Como veis no llamaba la atención únicamente por su estética o un inusual tamaño para nuestro mercado a tenor de sus casi cinco metros, sino que en el Pontiac Trans Sport todo estaba hecho a lo grande. Incluso los fallos. Porque su procedencia resultaba inequívoca con detalles como la palanca de cambios de la versión automática en la caña de la dirección o la disposición de algunos mandos. El salpicadero estaba plagado de pequeños botoncitos a los que costaba acostumbrarse. Y claro, con tanto interruptor lo extraño hubiese sido que no fallasen.

Aquí en España no llegó a ser tan popular como el Chrysler Voyager al que tuvieron siempre en el punto de mira. En realidad su rival directo sería el Grand Voyager de carrocería alargada que le dejaba en evidencia en lo que a habitabilidad se refería, pues en el Pontiac muchos centímetros se iban a su alargado morro sin que repercutieran en un interior especialmente amplio o un maletero capaz. Donde no tenía rival era en la cota de anchura derivada de unas medidas exteriores superiores de nuevo a cualquier otro rival del momento. Verle junto a un Nissan Serena debía de ser cuanto menos curioso.

Pontiac Trans Sport 3

Con sus pocas virtudes y muchos defectos, podemos agradecer que GM se molestara en importar una rareza como el Pontiac Trans Sport de primera generación (la segunda con el nombre de Chevrolet fue bastante más convencional) consiguiendo algo que muy pocos logran con un vehículo de enfoque familiar, porque desde luego no pasaba desapercibido. Lo que no se puede negar es que durante estos casi 30 años no ha aparecido un monovolumen con un diseño tan particular como el del Pontiac, apodado por algunos como dustbuster por su forma similar a la de una aspiradora de mano de la época.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Pontiac Trans Sport con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Invitado
Txesz

Vaya pasada el concept… Eso si: ya podía tener un aire acondicionado bien potente y con canalizaciones por doquier, porque menudo invernadero que tenía que ser ese habitáculo.

1986 Pontiac Trans Sport concept


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!