Menu

The Lauda Legacy, rememorando los años gloriosos de la Fórmula 1

Una película que homenajea a Niki Lauda y su Ferrari 312T

Featured Video Play Icon

Niki Lauda colocó su Ferrari 312T en la pole position para el Gran Premio de Mónaco de 1974. Era la primera vez que el cavallino conseguía salir liderando, y era la sexta prueba de la temporada. Ese año fue vital para el piloto y el equipo. Con un 312T -muy revisado por Mauro Forghieri-, se elevó nuevamente a el rendimiento en las pistas después de años de pesadez; el último título de constructores databa de 1964.

Mientras que detrás del volante un Niki Lauda apuntaba maneras, marca y piloto consiguieron crear una legendaria combinación que dominó la Fórmula 1 a mediados de los años. Y para conmemorar la pole lograda en el principado, se ha hecho una película increíble llamada The Lauda Legacy. Un filme donde podemos regocijarnos con el rugido de un V12 de aspiración natural y nos invita a trasladarnos a otra época.

Está protagonizado por un Ferrari 312T real conducido por las calles de Mónaco, aunque para ser honestos no es manejado por el tricampeón austriaco (1975, 1977, 1984). El casco con la tipografía de Audi Sport delata la presencia de otro piloto. Se trata de Marco Werner, tres veces ganador de las 24 Horas de Le Mans y otras tres más de las 12 Horas de Sebring. Sin embargo, como se explica en la grabación, es algo muy especial incluso para él.

Stereoscreen Production también se hizo cargo del documental sobre BMW bautizado como el nombre de Adrenalin

La película tendrá imágenes asombrosas de Lauda y Ferrari en tiempos pretéritos, intercaladas con la filmación moderna de un monoplaza icónico como es el Ferrari 312T alrededor de una pista a la altura, el circuito de Mónaco. El primer teaser ya dejaba entrever un gran trabajo de producción, cortesía de Stereoscreen Production, con Tim Hahne a la cabeza del proyecto.

Con 27 carreras ganadas, cuatro campeonatos de constructores y tres de pilotos entres 1974 y 1980, el Ferrari 312T es el monoplaza más exitoso de la Fórmula 1. Su motor de 12 cilindros y 3 litros de cubicaje era capaz de entregar algo más de 500 CV a las ruedas posteriores, gestionados íntegramente por las manos y pies del piloto. La caja de cambios era manual de cinco velocidades. Durante sus 90 carreras en activo, Lauda, Villenueve, Reutemann, Scheckter o Regazzoni llevaron al Ferrari 312T a lo más alto de los circuitos.

Os dejamos con el segundo teaser, por si os lo habíais perdido:

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.