¿Es un avión? No, es un Corvette C3 con un motor de turbina

¿Es un avión? No, es un Corvette C3 con un motor de turbina

Este "Jet-Vette" de 1978 alcanza los casi 290 km/h y tiene más de 890 CV


Tiempo de lectura: 3 min.

Hay personas que restauran coches de la forma usual y otras que intentan ponerle un motor de reacción a un Corvette C3 de 1978. Bajo el capó debería haber un motor de ocho cilindros en V y 16 válvulas de 228 CV, pero este coche en concreto tiene sorpresa.

Se le quitó el motor original que llevaba para ponerle un Pratt & Whitney ST-6B de gas y turboeje de 892,2 CV. Este motor estaba diseñado para ser usado en helicópteros, pero se ha conseguido meter en el capó de un Corvette. Acelera de cero a 100 en casi 3 segundos y tiene una velocidad máxima de casi 290 km/h.

No obstante, meter ese motor en un espacio tan reducido como el hueco para el motor del Corvette C3 tiene sus problemas. Los ingenieros tuvieron que diseñar una manera de sacar todo el aire caliente que produce este motor de reacción. Para ello, han creado un tubo de escape plano que va desde la parte delantera del motor, se bifurca y se vuelve a juntar en la parte trasera de forma masiva, rectangular y que ocupa todo el ancho del coche.

En la parte del motor se ha tenido que añadir un condensador de grandes dimensiones para poder controlar la temperatura, a lo que se le ha añadido un aire acondicionado. La temperatura asciende hasta los casi 538 grados por las dimensiones del propio motor y su funcionamiento. Esto también hace que se dispare el consumo de combustible, aunque no se especificó en cuánto aumenta o cuánto consume de normal.

Otro de los puntos clave de este Corvette C3 es el ruido que hace en marcha. Si pasa por tu lado, no escucharías el motor de un coche, pensarías que un avión te está pasando muy de cerca mientras se prepara para coger pista para el despegue. No es que sea un coche para el día a día. Entre el ruido y el consumo, o los vecinos hacen una barricada o acabas arruinado de tanto darle de comer.

Precisamente, ese motor de turbina que hace que este coche suene como un avión hace también que sea difícil de conducir. Su velocidad mínima es tan alta que no necesitas casi pisar el acelerador con el coche al ralentí, con lo que hay que tener los frenos controlados en todo momento. De hecho, tiene un quinto freno para ayudar a controlarlo a velocidades bajas. Eso sí, cuando se pisa el acelerador, vuela, aunque no literalmente.

Los mandos también cambian. Aunque sigue manteniendo la llave de contacto para encender el motor, los botones para ponerlo en marcha son como los de una aeronave. También se ha mantenido la palanca de la caja de cambio del coche.

Este Corvette C3 con motor de turbina es la pieza más preciada del Rock ‘N Roll Car Museum de Austin, Texas. Su dueño compró el coche en 2005 por 550.000 dólares, algo más de 509.050 euros, aunque estima que, si lo tuviera que hacer ahora con todas las modificaciones, saldría por unos 800.000 dólares, 740.444 euros. Una verdadera joya de coleccionista. No es de extrañar que sea pieza de museo.

COMPARTE
Sobre mí

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.