Menu

Un Ferrari 308 GT4 en el Rally Pekín-París 2019

Rossocorsa ha preparado el primer Ferrari para esta aventura

Un Ferrari 308 GT4 en el Rally Pekín-París 2019

En un artículo reciente os presentamos la nueva edición del rally Pekín-París, que se celebra cada tres años y se basa en la original de 1907. Recordamos lo más destacado: 14.000 km por caminos de Asia y Europa con vehículos construidos antes de 1975. Los vehículos deben estar adaptados al terreno, pero en su época, tanto en tecnología como en estética.

Otro de los puntos a cumplir del reglamento es que los vehículos debían ser deportivos, nada de todoterrenos o furgonetas, los vehículos participantes deben tener espíritu RACER. En los participantes vemos que hay Bentley, Rolls-Royce, Packard y Porsche, entre muchos otros, pero hasta ahora no había ningún Ferrari, ¿por qué no?

Si el reglamento del Pekín-París permite modificaciones de cualquier automóvil, ¿por qué no apuntar un Ferrari, adaptarlo y correr de Pekín a París por los peores caminos pensados para un biplaza de Maranello? Eso es lo que pensaron y han hecho Giorgo Schon (1946) y Enrico Guggiari (1947), jóvenes setentones con un espíritu RACER envidiable. Ambos han sido corredores de rally en tiempos pasados y han elegido un Ferrari 308 GT4 para participar en esta prueba, el primero que participará en la historia de la carrera.

Ferrari 308 GT4

El modelo elegido para la transformación es el primer Ferrari con motor central V8, aparecido en 1973. Las dos bancadas estaban a 90º, su desplazamiento era 3 litros y estaba alimentado por una batería de cuatro carburadores de doble cuerpo, en la versión de calle erogaba 225 CV. La línea era en cuña con un perfil que a veces parece sólido y otras veces casi parece de tres volúmenes.

En cuanto a motor y tecnología era un Ferrari auténtico, pero nació con dos pegas: la primera es que las primera serie no llevaba el escudo de Ferrari. Llevaban un escudo de Dino, pues para Enzo los Ferrari de calle debían tener un motor de 12 cilindros en V, aunque esto no fue un impedimento para sus ventas.

La gran pega es que no fue un diseño de Pininfarina, es el único Ferrari de serie diseñado por Bertone, en este caso por Marcello Gandini, lo que le ha hecho se un “patito feo” de Ferrari. Después de tantos diseño en cuña muy espectaculares de Gandini (Lamborghini Miura y Countach, Alfa Romeo Montreal y 33 Carabo), al Dino le faltaba gancho.

La configuración era algo extraña, pues además de ser un motor central, era 2+2 y tenía dos maleteros, uno en el vano delantero y otro en la parte trasera, por detrás del motor. Como decimos, algo extraño, pero con una gran utilidad, como veremos.

Este modelo llevó el escudo Dino hasta finales de 1976, cuando lo cambió por el Scudetto de Ferrari, ya se había ganado su apellido. En 1975 se utilizó el mismo chasis y el mismo motor para elaborar el 308 GTB, con un diseño de Leonardo Fioravanti que sí es muy reconocible como Ferrari, desde entonces e incluso hoy en día) y es el que trajo el éxito de ventas.

Transformación

Recordad que la organización del Rally Pekín-París permite y recomienda cambios mecánicos en los vehículos para adaptarlos a las particularidades del terreno. Las recomendaciones principales son la de reforzar el chasis y la suspensión, además de preparar el motor para gasolina de baja calidad. Por otro lado, se exige que las modificaciones utilicen las mismas técnicas que se empleaban cuando apareció el modelo en producción.

La transformación la ha llevado a cabo Rossocorsa, concesionario oficial para las marcas Ferrari y Maserati en Lombardía. Además de ser el distribuidor oficial, Rossocorsa se encarga de preparar modelos Ferrari para carreras, tanto nuevos como clásicos.

Sus modelos pueden ser vistos en la Ferrari Challenge, que es la copa monomarca del fabricante de Maranello. Por otro lado, Rossocorsa puede extender el certificado de Ferrari Clasiche a las unidades de carretera o carrera que restaura, certificando así que son tan originales como el día en que salieron de la fábrica.

En este caso se han valido de la experiencia en la preparación de su 308 GTB grupo 4 de competición, pues la base del vehículo es la misma. La transformación ha sido muy meticulosa y ha durado 10 meses.

El primer paso de esta transformación fue el desmontaje total y la reducción de 200 kg de peso por la eliminación de elementos no funcionales. Las modificaciones tienen dos vertientes, por un lado mejorar el aspecto dinámico del vehículo y por otro protegerlo, a él y a sus ocupantes, de las irregularidades del terreno.

Las modificaciones más destacadas de este vehículo son:

  • Refuerzo de las soldaduras del chasis y añadido de refuerzos
  • Jaula antivuelco
  • Modificación de la parte trasera del bastidor y añadir una escotilla en el habitáculo para mejorar el acceso al motor
  • Añadir cuatro faros de largo alcance
  • Soporte de rueda de repuesto en el techo
  • Capós asegurados por cuatro argollas
  • Todas las ventanas están construidas en policarbonato Lexan
  • Suspensiones de triángulos superpuestos reforzados
  • Bujes traseros en aluminio reforzado
  • Amortiguadores artesanales Rossocorsa ajustables, con carrera larga
  • Suspensión con doble paso de muelles ajustables
  • Doble sistema de frenado con doble bomba y regulador de frenada
  • Discos de frenos autoventilados Tar-Ox
  • Freno de mano hidráulico
  • Bajos protegidos por una plancha de Duraluminio de 1 cm de espesor
  • Faros delanteros, traseros y radiadores protegidos por rejilla metálica

Las modificaciones para el motor son:

  • Volante y bielas aligerados
  • Muelle para válvulas más rígido
  • Encendido electrónico de doble bobina Magneti-Marelli
  • Doble sistema de escape cuatro a uno (uno por bancada)
  • Dos tanques de combustible, a prueba de fuego, de 80 litros de capacidad comunicables
  • Dos bombas eléctricas de gasolina
  • Cuatro filtros de gasolina

Con estas modificaciones, el motor eroga 262 CV a 7.700 RPM y un par máximo de 465,1 Nm a 4.000 RPM

Finalmente, para el habitáculo:

  • Asientos OMP con cinturón de seguridad Sabelt de cuatro puntos de sujeción
  • Extintor de incendios
  • Dos Terratrip y dos GPS

Vemos que hay muchos elementos que están duplicados, para evitar algún problema si hay un funcionamiento erróneo con uno de ellos.

A esto hay que añadir que todos los huecos se han utilizado para poder acarrear piezas de repuesto y el equipaje de los pilotos. Recordad que cada equipo debe llevar sus propias piezas, los participantes son a la vez conductores y mecánicos y no hay vehículos de asistencia. Destacamos que se han añadido los faros de largo alcance fijos para poder anular a los escamoteables, así ha quedado más hueco en el vano delantero.

Las ruedas utilizadas son por supuesto Pirelli, pues la primera carrera en la que se utilizaron vehículos de esta marca fue hace 112 años en el Pekín-París original. Las llantas originales son de 14 pulgadas, en este caso tenemos dos juegos: Pirelli C N 36 205/70 R14 para el asfalto y Pirelli Scorpion 205/75 R15 para el terreno más difícil.

En un Ferrari todo detalle es muy importante, y su decoración no lo es menos. La decoración de esta unidad se basa en otro Dino de 1974. El equipo NART (North America Racing Team) presentó un modelo en las 24 Horas de Le Mans a dos colores. Básicamente la parte baja se pinta del color rojo carrera (o rosso corsa en italiano) y el techo en blanco. La librea que recorre el capó se ha pasado de blanco y azul a blanco y verde, de manera que en vez de representar a los colores estadounidenses, representa la tricolore italiana.

Ferrari 308 GT4

La carrera

Hoy se ha producido la salida desde Pekín, por delante quedarán unos 14.000 km de carreteras y caminos. Atravesarán China, Mongolia, Rusia, Kazajistán, Finlandia, Estonia, Letonia, Polonia, Alemania, Bélgica y llegarán a París (Francia), cinco semanas después, el domingo 7 de julio.

La carrera conjuga recorridos por asfalto y por caminos muy duros, recorriendo cada día de 400 a 650 km, pueden ser clásicos los coches y mayores sus pilotos, pero esto es una carrera muy seria. Si os parece una locura cruzar Asia con un Ferrari de 1974 os recuerdo que es de los más nuevos. Este año participan, entre otros, 14 automóviles construidos antes de 1931 y el automóvil más antiguo es de 1907, como la primera edición del Rally.

Después de cada etapa, igual se descansa en hoteles de lujo que en sacos de dormir. De las 36 jornadas de carrera, seis de Mongolia y una de Kazajistán acabarán en un campamento, en vez de una ciudad, por lo que la noche será en tienda de campaña.

¿Qué pensáis de esta carrera? Si os ofrecen las llaves de un 488 GTB o las de este 308 GT4, ¿cuáles cogeríais? ¿Estará bien elegido el modelo para cruzar zonas tan áridas como los desiertos asiáticos? ¿Qué estará pasando para que dos jóvenes de más de setenta años quieran recorrer 14.000 km por el único premio de llegar los primeros? ¿Se reduce el espíritu RACER con la edad o simplemente nos falta efectivo?

Ferrari 308 GT4

NOTA: Todas las fotos han sido reproducidas con el permiso de los propietarios.

COMPARTE
Sobre mí

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

Ahí está el tema, que nos falta efectivo…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.