SEAT 1200/1430 Sport “Bocanegra”, un coupé español muy popular

SEAT 1200/1430 Sport “Bocanegra”, un coupé español muy popular

Las 3 "B": bueno, bonito y bocanegra


Tiempo de lectura: 18 min.

El SEAT 1200 Sport “Bocanegra” fue un coupé desarrollado por Inducar, acrónimo de “industrias de carrocería”, y vendido por la marca española entre 1976 y 1980. Este simpático deportivo estaba destinado a la nueva clase media que empezaba a emerger a mediados de los años 70, en contraposición a los anteriores coupés vendidos en España que estaban dirigidos a clases más pudientes.

Este SEAT nace bajo la dirección de Antoni Amat, director técnico de Inducar, y gracias al diseño de Aldo Sessano. Para remontarse al origen del SEAT 1200 Sport “Bocanegra” sería necesario revisar la historia de Inducar, la cual se dedicaba al desarrollo de carrocerías y nace en Terrassa (Barcelona) en 1969. Allí fue donde Inducar es constituida como una sociedad cooperativa industrial.

A su vez, los trabajadores que constituyen Inducar provenían de Carrocerías Costa, empresa española conocida por la concepción de modelos únicos; como el SEAT 800, la furgoneta SEAT Costa, bastante parecida a la Siata Formichetta, y el más conocido y exitoso SEAT 850 cuatro puertas, siendo este último bastante similar al Fiat 850 Francis Lombardi, pero 15 cm más largo y mucho más prolífico en su producción. Los problemas comenzarían con la producción de este modelo.

Inducar 01

Vista aérea de la factoría de Inducar en Terrassa

El verso suelto de la saga Fiat/SEAT 127

En 1966 Costa termina de fabricar los primeros prototipos del SEAT 850 de cuatro puertas, pero Antoni Amat se negaba a seguir con los mismos procesos artesanales utilizados en los modelos anteriores, él quería usar una verdadera cadena de producción con el fin de optimizar los procesos y conseguir un mejor producto. Amat consiguió llevarse el gato al agua, y tras convencer a SEAT, consiguió iniciar la producción del modelo, que tras la constitución de Inducar pasaría a ser el primer modelo en la línea de montaje.

Antoni Amat ve en el Fiat 127 y futuro SEAT 127 una oportunidad para garantizar la producción de Inducar. Así, en 1972 Amat presenta varios proyectos a Günter Oistrach, jefe de ingenieros de la SEAT en aquella época. Uno de ellos era un SEAT 127 cuatro puertas, pero SEAT ya tenía pensado el modelo. También presentaron un furgón sobre la base del 127 que también fue desestimado, y por último Amat presentó un coupé con una maqueta a escala 1/10 hecha en epoxi, que Oistrach y los directivos de la marca consideraron un modelo apetecible para la SEAT.

Sin embargo, la historia del SEAT Sport ya había comenzado un año antes, Amat había visitado el salón de Turín de 1971 y allí había quedado prendado por el Glasurit Nergal, un coupé 2+2, montado sobre la base de un NSU Prinz 1200TT. De su base NSU heredaría un posicionamiento de motor trasero transversal. Gracias a esta disposición de motor, el apodado “Bocanegra” heredaría sus inconfundibles rejillas de ventilación traseras, que SEAT anunciaría como una mejora para la ventilación del habitáculo. El diseño del Nergal era obra de Aldo Sessano, el cual fue convencido por Amat para trabajar en el SEAT Sport.

El siguiente paso fue comprar un Fiat 127 italiano, pues el SEAT aún no estaba a la venta en España, y comenzar a fabricar diversas maquetas y bocetos bajo el diseño de Sessano. El italiano iría haciendo ciertas transformaciones a la carrocería durante este proceso, incluyendo el parachoques envolvente que le daría al modelo su mítico apodo, “Bocanegra”, para finalmente conseguir la maqueta final en escayola a escala real que sería presentada a los ejecutivos de SEAT en 1973. Mientras se sucedía el proceso de diseño, Amat se encargaba del durísimo trabajo de producción de componentes y utillajes para el vehículo.

Inducar 08

Prototipo 1/1 recién terminado en escayola. Antoni Amat y Aldo Sessano son los primero y tercero por la izquierda, respectivamente (1972)

Nace el SEAT 1200 Sport “Bocanegra”

Para 1974 empezaron a rodar los primeros prototipos artesanales, y en diciembre de 1975 sería presentado en Granada el nuevo y flamante SEAT 1200 Sport a la prensa. SEAT lo presenta como un producto enteramente concebido por el Centro de Diseño Técnico de Martorell y sin hacer mención a Inducar, salvo como responsables de la producción.

En su dossier de prensa SEAT anunció el coche como la concepción de un proceso de madurez. Tras ganarse la confianza de los consumidores y haber puesto cinco millones de vehículos en circulación, SEAT quería ofrecer: “un coche diferente tanto en su estética como en sus posibilidades de conducción”. El cliente objetivo para SEAT eran conductores que querían experimentar el “placer de conducir”, y SEAT vendería el 1200 Sport “Bocanegra” como un “un tipo de automóvil de línea original y acusada personalidad […] con el más alto nivel de confort y comodidad interior”.

En el apartado mecánico SEAT montaba el ya archiconocido entre los españoles motor de 1.197 cc, cuya potencia máxima era 67 CV a un régimen de 5.600 RPM. En lo respectivo al par, el pequeño coupé desarrollaba un par máximo de 90,2 Nm a 3.700 RPM. La relación de comprensión quedaría en 8,8, un índice que SEAT anunciaba como “muy desahogado”. El motor sería delantero y montado de forma transversal, tradicionalmente había sido montado en el 124.

SEAT 1200 Sport 14

SEAT 1200 Sport “Bocanegra”

El bloque estaba inclinado 16º hacia delante, aumentando el espacio interior, favoreciendo la aerodinámica al haber menos sección frontal y haciendo el coche más ágil. El coche homologaba una relación peso/potencia de 12 kg/CV y un consumo de 7,3 litros cada 100 km a una velocidad constante de 100 km/h. Respecto a la transmisión, el nuevo 1200 Sport llevaría una caja de cambios basada en la del 127, usando mismo piñonaje y carcasa, y aumentando las dimensiones de juntas homocinéticas y rodamientos.

En lo referente a la alimentación SEAT, anunciaba un carburador de dos cuerpos y una admisión y escape colocados de forma entrelazada para precalentar la mezcla y obtener así un mejor aprovechamiento del combustible.

En el apartado de frenos y suspensión, el Sport montaría una suspensión delantera tipo McPherson, al igual que en el 127. También montaría frenos de discos delanteros con circuito de frenada independiente para garantizar una buena frenada. En la parte trasera, el “Bocanegra” montaría una ballesta transversal de dos hojas.

SEAT 1200 Sport 08

SEAT 1200 Sport “Bocanegra”

Por último, en su dossier de prensa SEAT anunciaba las bondades únicas de la carrocería del Sport. En primer lugar, alabaría sus líneas únicas y su parachoques envolvente como elemento diferenciador, pero también recordaría su nivel de seguridad con materiales deformables que garantizarían la seguridad pasiva del vehículo en caso de accidente, y unos bajos de carrocería preparados contra la corrosión. Tampoco habría que olvidar el coeficiente aerodinámico del “Bocanegra”, con un más que respetable 0,37 Cx.

En enero de 1976 sale a la venta el SEAT 1200 Sport, y las primeras unidades son matriculadas en febrero de ese año con un precio inicial que rondaba las 300.000 pesetas, es decir, unos 20.400 euros de hoy día

Pero el SEAT Sport tuvo que encarar problemas a lo largo de su vida comercial, pues en el año 1976 SEAT y Fiat firman un acuerdo de colaboración. Fiat vendería el SEAT 127 en configuración de cinco puertas en Italia bajo la marca Fiat, de la misma forma que Fiat ya había exportado vehículos SEAT al extranjero bajo la marca Fiat fabbricazione di SEAT.

A cambio, SEAT se comprometía a fabricar en España el SEAT 128, en este caso en carrocería berlinetta. Este acuerdo fue un gran contratiempo para Inducar, pues a diferencia del 1200 Sport, el 128 era enteramente producido por SEAT, competidor directo del “Bocanegra” y más barato.

SEAT 1430 Sport 01

SEAT 1430 Sport “Bocanegra”, la versión mejorada

Sin embargo, no todo serían malas noticias, en buena parte, el 1200 Sport era un “cajón de sastre”.  Como ya se ha dicho, la carburación acoplada a un motor derivado del 124 y la caja del 127 hacían que el SEAT no fuera un producto tan redondo como podría serlo con leves mejoras. Gracias a la inclusión del 128 en la gama SEAT, Inducar se podría beneficiar del apartado mecánico de la berlinetta.

Sería en el año 1978 cuando el SEAT Sport daría su canto del cisne. Ese año, los elementos de transmisión y carburación del 128 serían equipados en el 1200 Sport, pero también sería el año en el que el “Bocanegra” sería equipado con un motor de 1.438 cc, ahora inclinado 17 º y ofreciendo 10 CV más de potencia. El SEAT Sport 1430 fue presentado en la Sierra de Guadarrama en Madrid en 1978.

El nuevo motor desarrollaba 77 CV a 5.600 RPM, para dar una velocidad máxima de 165 km/h. Pero además del motor, el nuevo 1430 Sport emplearía anclajes elásticos para el mismo, mejorando la suspensión delantera y dando a palieres y semiejes de transmisión márgenes de resistencia más amplios. Con todo esto, el 1430 Sport también equipaba un nuevo tubo de escape y sistema de refrigeración, de mayor longitud y eficiencia.

El nuevo carburador ya citado consistía en un Bressel tipo 32DMTR de doble cuerpo y dotado de apertura diferencial de mariposas, consiguiendo mayor aceleración en momentos puntuales gracias a la apertura de un segundo cuerpo.

Otros nuevos detalles a mencionar y que hacían del nuevo SEAT Sport 1430 un coche más refinado serían: nuevo servofreno de 6 pulgadas, alternador proveniente del SEAT 128, nueva central de control del equipo eléctrico, lavaparabrisas accionados por bomba eléctrica con mando en el volante, nuevos semiejes de transmisión, nuevo radiador de agua, y nuevos silentblocks. Para mejorar la transmisión del par torsional, el diámetro del embrague fue ampliado 10 mm.

El resultado de todas estas mejoras es un “Bocanegra” mejor equipado, más ágil con menor consumo y de mejores sensaciones

En 1978 comienza la exportación del SEAT 1200/1430 Sport a otros países europeos. Mas tristemente, en junio de 1979 se paraliza la fabricación de estos divertidos coupés en Inducar. SEAT había interrumpido la importación de piezas de importancia para la fabricación del modelo, por lo que era prácticamente imposible continuar su producción.

SEAT 1200 Sport 03

SEAT 1200 Sport “Bocanegra”

La opinión de la prensa especializada

Sería preciso recordar el contexto en el que este SEAT salió a la venta. Para 1976 ya habían desaparecido los 124 Sport y los FU de SEAT, solo quedaban los ya arcaicos “todo atrás”, Simca Rallye y Renault 8 TS, que estaban pegando los últimos coletazos en su vida comercial.

Así que el mayor rival del Sport en el mercado de los utilitarios deportivos era el Renault 5 TS, el cuál era inferior en precio. El francés ofrecía mejor consumo y autonomía, mejores frenos, más equipamiento y un desarrollo de marchas más largo y usable. A cambio, el SEAT 1200 Sport era todo lo que un deportivo debía ser, portando una carrocería de estilo coupé única visualmente, un tacto deportivo y un comportamiento más “rutero” y dinámico.

El veredicto de la prensa de la época fue casi unánime, se alababa el 1200 Sport como un coche cumplidor al que no le vendría mal más equipamiento. Su suspensión era tan dura como un coche de este segmento requería, podría no absorber los baches de forma tan suave como otros coches, pero estamos hablando de un coche de carácter sport. Otras de las bondades del pequeño coupé español era una gran adherencia al asfalto que desembocaba en un tacto deportivo a la par que noble y predecible.

SEAT 1200 Sport 10

SEAT 1200 Sport “Bocanegra”

En el capítulo de frenos había disparidad de opiniones, había quien consideraba los frenos de discos delanteros sin servofreno suficientes para un vehículo de 800 kg. Aunque la mayoría de la prensa lo consideraba necesario en un vehículo de este rango de precio, como ya hemos visto, finalmente el servofreno sería añadido en la versión 1430 Sport.

Su dirección proveniente del SEAT 127 cumplía; es decir, respondía de forma rápida sin llegar a ser nerviosa, pero también se tenía en cuenta la buena resolución de una dirección de cremallera que facilitaba un desplazamiento ágil en tráfico intenso y un radio de giro menor de 5 metros.

El apartado en el que recibió más críticas fue en el de transmisión y carburación, con una caja de cambios también heredada del pequeño hatchback italiano que traería problemas endémicos de tirones en el cambio. Otro apartado polémico sería la carburación, que los probadores considerarían perezosa hasta los 2.500 RPM, también criticarían su poca recuperación y la necesidad de unas 4.500 RPM para extraer el potencial del vehículo; si bien esto no sería un gran problema entendiendo al cliente potencial del “Bocanegra” como alguien que busca una conducción alegre.

SEAT 1430 Sport 11

Tablero de instrumentos del SEAT 1430 Sport – Fotografía: Bocanegra (Wikimedia Commons) CC BY-SA 3.0

Cuando la prensa se refirió al interior, se criticó su difícil acceso debido a su carácter coupé y un espacio trasero limitado, no siendo la banqueta trasera cómoda para personas de prolongada estatura. En los asientos delanteros se mencionaría el buen espacio en las plazas delanteras, a la vez que se criticarían unos asientos delanteros pequeños y pocos envolventes para un coche al que se le presume una conducción exigente, también se reprendería unos cinturones de seguridad demasiado holgados e incómodos.

A pesar de todo esto, la mayoría de la prensa congratularía una buena posición de conducción, siendo baja como un deportivo requiere, pero gozando de buena visibilidad. Respecto a la insonorización, se consideraba bien aislada para el viento y mal resuelta para el sonido mecánico, quizás sonando en el habitáculo el sonido del motor y escape demasiado.

Otros puntos negros en el “Bocanegra” serían una deficiente iluminación, tanto en los faros del coche en el que se echaban de menos lámparas halógenas, como en el cuadro del vehículo. También se echaría de menos más equipamiento en un vehículo de este rango de precio, por ejemplo; una bomba eléctrica para el parabrisas y cuentakilómetros parcial.

SEAT 1430 Sport 06

SEAT 1430 Sport “Bocanegra”

Como bien sabemos, estos problemas serían solventados en la actualización del 1430. Otras pruebas pusieron el acento en la escasa autonomía del deportivo, el pequeño depósito de 30 litros heredado del 127 y un maletero mal aprovechado debido a una mala colocación de la rueda de repuesto.

La mayoría de las opiniones referentes a la carrocería serían parecidas, todas las revistas definían el 1200 Sport como un coche para pararse a mirar, tenía una magnífica línea, resistencia aerodinámica y unos únicos parachoques frontales envolventes que le conferían una estética única, y le protegían sin deformarse de impactos hasta 5 km/h, y de 10 km/h cambiando el alma metálica del parachoques.

Tras una corta pero intensa vida, el SEAT 1200/1430 Sport “Bocanegra” nos deja un balance de 19.394 unidades fabricadas, de las cuales 15.219 fueron vendidas en España, pero también nos deja para el recuerdo un vehículo único en la historia de nuestro país. Tras la posguerra y los excepcionales Pegaso, el país no había fabricado ningún coupé propio sin apoyo directo. Es cierto que el 1200/1430 Sport montaba componentes de origen Fiat, pero la mayoría de los deportivos que había visto el español medio o bien eran extranjeros o un Fiat montado bajo licencia SEAT. Sin embargo, el “Bocanegra” sería único y desarrollado en España.

SEAT 1200 Sport 07

Desfile de Elegancia en la Feria de Barcelona (1976)

También es necesario recordar que el SEAT Sport era un vehículo de tirada limitada y un “coche capricho”, a pesar de ello y la competencia del 128 vendió casi 20.000 unidades, un coche que fue desarrollado casi exclusivamente por una cooperativa industrial sin apoyo directo. El SEAT 128 desarrollado por la todopoderosa Fiat y vendido entre 1976 y 1979 matriculó unas 32.000 unidades, se podría decir que el deportivo patrio no lo hizo nada mal, aún más entendiendo que el 128 canibalizaría ventas al “Bocanegra”.

Finalmente, Inducar tuvo que cerrar sus puertas. Tras paralizar la producción del pequeño SEAT en 1979 se dedicó a la construcción y fabricación de componentes metalúrgicos para vehículos y maquinaria en general, pero en el año 2003, ya constituida como Egacomet SL (Egarense de Componentes Metálicos Sociedad Limitada), tuvo que clausurar el negocio debido a la mala situación económica que llevaba años arrastrando.

Hoy día, los expertos estiman que pueden quedar entre unas 300 y 400 unidades conservadas, de las cuales unas 100 se encontrarían en estado original. Hay conocimiento de unidades matriculadas en origen y supervivientes en Francia, Alemania, Holanda, Bélgica… aunque también se sabe de unidades vendidas originalmente en Ecuador.

También hay conocimiento de unidades en Polonia, Portugal o Reino Unido, si bien estas matriculaciones serían a posteriori y no matriculadas originalmente por la red de concesionarios Fiat. Un gran viaje para un coche único, que se ha ganado un hueco en el corazón de los amantes al motor españoles.

Las fotos superiores corresponden a un 1200 Sport “Bocanegra” con llantas BWA -típicas de la época-, el resto de serie. A su derecha vemos un 1430 Sport “Bocanegra” dos años más moderno, que en el momento de sacar la toma no tenía ni 60.000 kilómetros. Este ejemplar no ha sido restaurado y perteneció a un trabajador de SEAT en la Zona Franca. Ambos ejemplares están en estado de concurso.

Para el año 2009 el 1200/1430 Sport recibiría un pequeño homenaje como paquete estético para el SEAT Ibiza, el paquete “Bocanegra” se aplicaba sobre el SEAT Ibiza FR 1.4 TSI de 150 CV y el Cupra 1.4 TSI de 180 CV. Este paquete consistía en unas llantas Sira de 17 pulgadas en color plata ya disponibles con el paquete Cupra, pintura bitono con el frontal pintado de negro asemejando los parachoques envolventes del SEAT Sport, detalles con aspecto fibra de carbono en el interior, y asientos exclusivos con una “B” bordada.

Agradecimientos especiales a Luis Ángel González López, que desinteresadamente nos ha cedido información y documentos sobre este modelo. Para saber más sobre este automóvil, sus libros son: “Los SEAT 1200/1430 Sport y 128” (ISBN 9788489656840), e “Inducar y el SEAT 1200 Sport” (ISBN 9788416382927), lecturas totalmente recomendables.


Galería de fotos

SEAT 1200 Sport “Bocanegra”


SEAT 1430 Sport “Bocanegra”


Inducar y fabricación en SEAT


Catálogos


Este reportaje ha sido realizado gracias a las aportaciones de los miembros de nuestra comunidad a través de Patreon. Así podemos seguir realizando periodismo de motor de calidad sin depender de los ingresos publicitarios. Puedes ayudarnos a partir de 1 euro al mes.

COMPARTE
Sobre mí

Marco Buzón

Mi trabajo soñado de pequeño era ser chatarrero, conocí antes las marcas de coches que los colores y desde que aprendí a leer con revistas del motor quedé enamorado del mundo de la automoción.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Raúl Andreo
Invitado
Raúl Andreo

Gran artículo! Felicidades

Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Magnífico artículo para un coche que forma parte de la historia automovilística de nuestro país, gracias y enhorabuena por este artículo de diez.

Javier Costas
Editor

Gracias a ti por apoyarlo, estos artículos llevan muchas horas de trabajo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!