Opel GT

Opel GT

El mini Corvette cumple medio siglo


Tiempo de lectura: 12 min.

Este pequeño coupé biplaza comenzó su vida comercial en el año 1968, haciendo las delicias de quien buscaba un pequeño deportivo alemán y no le llegaba el presupuesto para un Porsche. Fue una pequeña revolución en la marca al ser el primer deportivo de Opel y es un coche que todavía llama la atención por su diseño.

Al comenzar su producción ya era un vehículo conocido, pues se presentó un prototipo en el Salón de Frankfurt de 1965; de hecho, fue el primer vehículo europeo que fue presentado de esa manera, al estilo de lo que se hacía en el otro lado del Atlántico. Vamos a remontarnos unos cuantos años atrás para ver el origen de esta joyita alemana que ha recibido un merecido homenaje en mayo en la feria de clásicos Clásica del lago Constanza o Bodensee-Klassik por parte de Opel.

Diseño

Si algo sorprende de este automóvil es su diseño, a grandes rasgos podemos decir que es un Corvette C3 Stingray a escala con el emblema de Opel sobre el capó. Sin embargo, no fue tan similar al principio, vamos a ver los hitos más importantes de su diseño, comenzando desde su origen.

Podemos afirmar que el origen del Opel GT fue la fundación por parte de GM del Estudio de Diseño de Opel en 1964, creado a imagen del GM Styling de Detroit inaugurado en 1937. Ambos centros fueron creados para que fuera la propia empresa la que generase tanto sus diseños finales como el lenguaje estilístico empleado y así no depender de diseñadores externos, que era lo habitual en la época.

La intención de GM para crear este departamento pionero en Alemania fue para que mejoraran los diseños de toda la gama Opel, pues en EEUU se decía que sus diseños hasta el momento estaban bien para coches de granja, y que la marca debería optar a algo mejor, además, parte de su gama se vendía en EEUU en los concesionarios Buick, por lo que su estilo debería ser apetecible al otro lado del Atlántico.

Opel GT Experimental (1965)

Opel GT Experimental (1965)

El primer responsable del estudio de diseño fue Clare “Mac” MacKichan -diseñador de los primeros Corvette, entre otros Chevrolet-. Para impulsar el nuevo estilo que debía generar Opel, encargó el diseño de un pequeño deportivo biplaza a Erhard Schnell, diseñador formado como publicista y director de Diseño Avanzado de Opel en ese momento. Este diseño fue encargado directamente por Mac, sin consultar a la dirección, por lo que se trabajaba en secreto y sólo se le dedicaba un tiempo cada dos semanas, pues debían seguir con el diseño de otros vehículos.

Una de las aficiones de Erhard desde mucho tiempo antes fue el dibujo de coupés. Por fin le llegó su oportunidad y aplicó todas sus ideas en un pequeño modelo de formas muy puras en un tiempo récord, pues en menos de un año ya tenían el prototipo prácticamente listo. El modelo fue mostrado a la dirección de Opel muy poco tiempo antes del inicio del salón de Frankfurt de 1965.

Recordad que era un proyecto secreto hecho sin permiso de la dirección, aunque como podéis deducir, quedaron encantados de poder mostrar algo tan atractivo en el salón de casa.

Opel GT Experimental (1965)

Opel GT Experimental (1965)

El modelo presentado es un coupé pequeño muy bien proporcionado, con un estilo muy similar a los grandes coupés aerodinámicos de la época. Su línea comienza con un paragolpes cromado recto con un sutil quiebro en el centro que parte en dos el morro. La línea del paragolpes continua por el capó plano. Este capó también tiene una línea central y una protuberancia cerca del parabrisas, que les da algo de dinamismo.

También tienen perfilados los pasos de las ruedas que dinamizan más aun su perfil. La parte trasera acaba en una línea descendente y una cola Kamm. El pequeño habitáculo en forma de lágrima, con el parabrisas muy curvado, junto a las puertas que cierran sobre el techo y la boca del depósito a la vista en el lugar del maletero, le acaba de dar el toque deportivo.

Este coche fue una sorpresa en el salón, incluso para algunos directivos de Opel que no sabían nada de él hasta el día que lo vieron en la exposición. Dado ese éxito, el modelo pasó a la producción.

Opel GT

Interior de Opel GT (1968), obsérvese la suspensión delantera, motor desplazado y propulsión trasera. Habría sido una buena idea colocar la batería sobre el eje trasero

Desarrollo mecánico

Una vez apagadas las luces del salón, después del glamur, los brindis con champán y las felicitaciones, se acaba el sueño y se debe poner los pies en el suelo para materializar el proyecto. Si bien el equipo de diseño tuvo muchísima libertad en la creación del Experimental GT, a la hora de llevarlo a la producción llegaron los recortes y tuvieron que reutilizar el máximo posible de otros vehículos ya en producción. En este caso, se utilizó la plataforma del Kadett B.

Esta plataforma tenía dos inconvenientes, el primero es que era más estrecha y alta que el prototipo, con lo que sería más alto y las ruedas quedarían demasiado ocultas en el cuerpo, así que se decidió estrechar y dejar más alto el modelo final. El otro problema fundamental era que el motor estaba situado sobre el eje delantero. Este problema era doble; por un lado, la distribución de pesos es peor y por otro el capó no podía ser tan bajo y plano. Se creó una mula con el motor retrasado 400 mm y se colocó tan bajo como fue posible para comprobar su comportamiento en carretera.

Después de una prueba dinámica quedó claro que esa era la mejor distribución. La suspensión delantera era independiente de triángulos superpuestos y la trasera de eje rígido y ballestas, el peso total quedó por debajo de la tonelada. Recordamos que la gama de Opel de esos años era toda a propulsión, con lo que el producto final es un coupé con motor -prácticamente- central delantero, suspensión delantera independiente de triángulos superpuestos y propulsión trasera, resumiendo, casi casi era un Corvette.

Opel GT motor

Motor Opel GT (1968)

Pero nos falta algo para describir la mecánica de este pequeño GT: su motor. Los motores utilizados fueron dos, un 1.1 (60 CV) procedente del Kadett y otro 1.9 (90 CV) del Rekord. Con estas potencias cuesta creer estemos hablando de un deportivo, pues cuenta con menos potencia que una furgoneta de reparto de hoy en día.

Sin embargo, tenemos que pensar que estamos hablando de un vehículo de 1968, en ese mismo año se presentó en España el primer SEAT 124 en el Salón de Barcelona, para ubicarnos un poco en el tiempo. Las prestaciones de este vehículo con el motor 1.9 eran una velocidad máxima de 185 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h de 11,5 s, correcto para un coche racer de la época. Lo que hacía deportivo a este modelo era su chasis, por sus suspensiones, ligereza y acertada distribución más que por la potencia de su motor.

Actualización del diseño

Además de las modificaciones comentadas antes por la adaptación a la plataforma, se adaptó el capó a la forma del motor para ser lo más bajo posible, de ahí que perdiera el saliente central cuadrado del prototipo y apareciera otro en la parte derecha más cerca del parabrisas. Una pregunta que siempre ronda a este modelo es si es una copia en miniatura del Chevrolet Corvette C3 Stingray o es al revés, sin embargo, ambos aparecieron en 1968 y no hubo tiempo material de copiarse uno de otro.

¿Cómo es posible entonces encontrar tanto parecido en estos modelos?

La respuesta es que el Opel GT se vendería tanto en Europa como en EEUU, por lo que su aspecto debía ser algo más americanizado, además de que el jefe de diseño fue el creador de otros Corvette y hubo mucha comunicación entre la sede de diseño de GM y la de Opel. Esta vez el referente del estilo fue el Mako Shark (tiburón marrajo) II, el prototipo del Corvette C3, con líneas más puras que este último.

Opel GT

Interior del Opel GT (1968)

Además del diseño, se adecuó a las normativas estadounidenses, por ejemplo, los faros pasaron a ser redondeados; por cierto, no salen si no que basculan longitudinalmente y son accionados por una palanca. Los trabajos en el túnel de viento y las pruebas en carretera acabaron de modificar el prototipo; de ahí la aparición del pequeño spoiler trasero y de las dos tomas de aire sobre el capó que añadían ventilación al motor.

En cuanto al interior, el salpicadero con cinco esferas -dos de ellas dobles- y el volante de tres radios le daban el aspecto deportivo de la época. No era especialmente espacioso para orondos alemanes, tal y como vimos en un vídeo de época en el coche del día.

Opel GT

Producción

El modelo fue fabricado en Francia por Chausson y Brissoneau & Lotz porque no saldría rentable fabricar un modelo a pequeña escala en las plantas de Opel. Como reclamo de ventas, la publicidad que acompañó a este vehículo fue la frase “sólo volar es más divertido”. Se construyeron más de 100.000 unidades en los cinco años que se produjo, todo un éxito de ventas para un modelo de esas características, ya quisiéramos hoy en día que hubiera algo equivalente en todas las marcas mayoritarias.

Muchas de las unidades fabricadas iban a los concesionarios Buick de EEUU, con las modificaciones necesarias para su homologación. Por la normativa anticontaminación sus motores eran algo menos potentes y su precio de venta fue de poco más 3.000 dólares para la versión 1.9, quizás algo caro para un pequeño coupé, pero era una ganga si lo comparamos con otro deportivo alemán como el Porsche 912, con motor cuatro cilindros bóxer 1.6 (90 CV). En cuanto al precio de compra hoy día, podemos encontrar en España algunas unidades del Opel GT a partir de 12.000 euros.

En cuanto a los resultados deportivos, este modelo tuvo buenos resultados en carreras de resistencia y también era muy fácil verlo competir en las categorías 2.0. Tuvo numerosas preparaciones, ya que la mecánica era conocida y permitía muchas mejoras.

Modelos derivados

En 1969 apareció una versión targa llamada Opel Aero GT, pero finalmente se descartó. Resulta curioso que se utilizara esta versión en el año 1972 para crear una versión diésel muy aerodinámica que batió dos récords mundiales de velocidad, 197 km/h era muchísimo para un diésel de la época, mas sabiendo que solo tenía 95 CV. El motivo de utilizarlo descapotable fue por pragmatismo, querían un coche muy aerodinámico y lo que hicieron, según Schnell, fue recortar el parabrisas a un Aero GT y añadir una cúpula para el piloto. Por cierto, Schnell siguió diseñando en Opel hasta su jubilación, sus otros modelos más reconocidos son el Corsa A y el Calibra.

Si raro parecía un GT diésel en esa época, hubo otro más raro todavía, pues el nieto del fundador de la marca -Dr. Georg Von Opel- electrificó otra unidad y batió varios récords mundiales con ella al alcanzar 189 km/h con el modelo llamado Elektro GT. También era una cifra espectacular para un eléctrico en esa época, la mayoría de los que se venden hoy tampoco llegan por las limitaciones electrónicas.

Opel GT

De izda. a dcha. Aero GT (1969), GT (1968) y Experimental GT (1965)

Después de la producción

Siempre se deseó una segunda versión, pero fueron varios los motivos que lo impidieron. Por un lado, la homologación en EEUU era cada vez más exigente, por lo que habría que replantear paragolpes y estructura, además de reducir la contaminación del motor, pues no saldría rentable un modelo con venta sólo en Europa.

Por otro lado, la crisis del petróleo de 1973 hizo retroceder a todo el mercado del automóvil, más aún al pasional (malditas crisis); por otro lado, en casa tenían al Manta, por lo que seguía habiendo oferta deportiva en la marca. El clavo que faltaba para cerrar el ataúd del GT fue que el constructor francés que montaba la carrocería también trabajaba para Renault en la producción de los Alpine y al final se quedó con la marca del rombo.

Casi 40 años después, en el año 2006, se presentó un nuevo GT, pero muy diferente al del 68. Este modelo era un deportivo puro, descapotable con motor central delantero, pero era un remarcado del GM Saturn Sky, no una reedición de este pequeño coupé. Si bien esta nueva versión superaba en todo a la clásica, no ha significado lo mismo que el primer GT, pues con él Opel mostró al mundo entero que un “fabricante de coches para granjas alemanas” también podía construir pequeñas y bellas joyitas de la mecánica con las que divertirse más conduciendo que volando. En breves os hablaremos de él.

Opel GT

Varios Opel GT de competición presentados en la Techno Classica del 2016

Para conmemorar este medio siglo de vida, este modelo ha participado en rally “Clásica Lago Constanza” que se celebra del 3 al 5 de mayo en los entornos de este lago, situado entre Alemania, Austria y Suiza. Durante estos tres días, Opel ha recordado a todo el mundo cómo entró en el deporte del automovilismo gracias a un pequeño coupé. Para ello, Opel Classic inscribió a cinco unidades, una por cada año de producción.

COMPARTE
Sobre mí

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!