Opel GT Roadster, Pontiac Solstice, Saturn Sky y Daewoo G2X

Opel GT Roadster, Pontiac Solstice, Saturn Sky y Daewoo G2X

Cuatro maravillosos mellizos que perecieron junto a la vieja General Motors


Tiempo de lectura: 10 min.

A principios de nuevo siglo, los coches de corte deportivo estaban viviendo tiempos de salud que no hemos llegado a alcanzar desde entonces. Casi todas las marcas tenían un modelo aspiracional entre sus filas, incluso el formato roadster que tanto se llegó a popularizar. La crisis todavía no había azotado nuestra economía y los fabricantes de automóviles se podían permitir “el lujo” de fabricar plataformas específicas para cada coche. Es aquí donde comienza la historia de un cuarteto de mellizos nacidos con espíritu RACER y orígenes norteamericanos: Opel GT Roadster, Pontiac Solstice, Saturn Sky y Daewoo G2X.

El Pontiac Solstice fue presentado por primera vez al público como un roadster conceptual en el Salón Internacional del Automóvil de Detroit de 2002. Diseñado en no más de cuatro meses, el prototipo prometía ofrecer una deportividad al aire libre que solo ofrecían los coupés descapotables de antaño. Era una época donde los BMW Z3, Mercedes-Benz SLK, Audi TT u Honda S2000 aún se vendían a decenas de miles de unidades al año.

El gran éxito del Solstice Concept animó a General Motors a prepararlo para la producción. Sin embargo, el gigante norteamericano se encontró con un pequeño problema: en el momento en que se desarrolló el prototipo, GM no tenía ninguna plataforma pequeña de propulsión trasera que pudiera usarse para dicho automóvil. Por lo tanto, una nueva plataforma tuvo que desarrollarse para el Solstice.

Pontiac Solstice

La arquitectura completamente nueva se denominó “Kappa” y permitió que el coche de producción se mantuviera fiel al prototipo original, con motor central delantero en posición longitudinal para enviar toda la potencia al eje trasero y capota de lona. Como dijo Bob Lutz, exdirectivo de GM Norteamérica, “la producción del Solstice trata de marcar un ‘de vuelta a lo básico’, con líneas hermosas y argumentos para ser divertido de conducir“.

Para hacer que la plataforma “Kappa” fuese rentable, GM hizo uso de varios componentes ya probados. Alguno de ellos lo encontramos bajo el capó, y es el motor de aspiración natural ECOTEC DOHC R4 prestado por Opel. Con una cilindrada de 2.4 litros y haciendo uso del aluminio para una construcción liviana, este propulsor erogaba 179 CV, suficientes para lanzar al coche desde parado hasta los 100 km/h en 7,2 segundos y continuar hasta los 198 km/h. Para el inicio de producción en verano de 2005, el Solstice se ofreció con una transmisión manual de cinco velocidades Aisin de relación cerrada, aunque poco después llegó una automática también de cinco.

Pero no solo los componentes técnicos provenían de otras arquitecturas GM. Partes de la carrocería como las luces traseras, las manijas de las puertas, las luces antiniebla y los asientos se compartieron con otros vehículos de “la gran familia” para hacer que el roadster fuese más asequible. Incluso se podían lograr reducciones de costos adicionales mediante la construcción de varios coches bajo la plataforma “Kappa”. Y así es como GM decidió llevar a producción otro roadster conceptual, el Vauxhall VX Lightning. Este biplaza fue diseñado para el 100 aniversario de Vauxhall por el Advanced Design Studio de GM en Birmingham, Inglaterra.

Opel GT Roadster

Opel GT Roadster

Al final, se acabaría produciendo y vendiendo como Saturn Sky para el mercado estadounidense, como Opel GT para el mercado europeo y como Daewoo G2X para el mercado coreano. Este último nació con la excusa de restar algo de ventas a Kia Motors en el mercado local a través de compradores jóvenes, un objetivo primordial de GM en el país asiático.

No es difícil reconocer los Sky/GT como clones del Solstice a pesar de la carrocería rediseñada

El aspecto general de los gemelos es más sutil y elegante donde Solstice era agresivo. Además, el interior reemplazaba el salpicadero del Solstice, diseñado para rodear al conductor, en pro de un diseño más vertical y simétrico.

Una de las misiones para el Sky, además de conseguir que la plataforma Kappa fuese rentable, era reubicar el mercado de Saturn más allá de Pontiac. Tal y como lo declararon los representantes de GM, el Sky mostraba las nuevas líneas de diseño que serían comunes a todos los futuros modelos. Esto es bastante interesante si recordamos que este diseño fue tomado de un prototipo de Vauxhall. Tal vez fue para ser así, aunque el futuro de la marca estadounidense no tuvo mucho mejor final que el de Oldsmobile o Hummer.

Opel GT Roadster

Otro truco de mercadotecnia interesante que GM ejecutó fue el hecho de que el mismo diseño -teniendo, literalmente, solo el emblema reemplazado- sería vendido a Europa como Opel GT, la presunta reencarnación del famoso coupé de los 70. Entonces, resumimos: el diseño del Pontiac Solstice con ajustes menores trajo un nuevo espíritu fresco a la marca Saturn y, al mismo tiempo, pudo convertirse en la reencarnación de un famoso cupé europeo de los años 70 y todo eso a un coste mínimo. No parecía una mala estrategia.

Como el Saturn Sky estaba destinado a ser más lujoso, tenía un equipamiento de serie que eran opcionales en el Pontiac Solstice, como ventanillas con accionamiento eléctrico, cierre centralizado y aire acondicionado, hecho así para poder mantener el precio del Solstice por debajo de los 20.000 dólares de la época. En el caso de Europa y Corea no había ningún problema, los Opel/Vauxhall GT y Daewoo G2X se vendían con todos los extras posibles.

Con el lanzamiento de los roadsters en los distintos mercados se incorporaría una nueva mecánica con mucho más brío que el 2.4 atmosférico. Se trataba de otro ECOTEC derivado de Opel, en este caso el 2.2 atmosférico que se montaba en el Vectra pero con inyección directa de gasolina y distribución variable. Con todos los retoques necesarios, el bloque de aluminio se quedaba en 2.0 litros de cilindrada que, gracias a un turbocompresor de doble entrada –Twin Scroll-, daba 264 CV y cubría el sprint de 0 a 100 km/h en apenas 5,7 segundos.

Opel GT Roadster

Era la primera vez que GM ofertaba inyección directa en los EE.UU. Estos modelos se llamarían GXP para Pontiac y Red Line para Saturn, sin cambios en Opel, pues en Europa solo se vendía con esta configuración.

El Saturn Sky, junto con su hermano europeo Opel GT, se construirían en Wilmington (Delaware), en los EE.UU., donde también se producía el Pontiac Solstice

Toda la familia Kappa conecta sus motores turbo a una caja de cambios manual de cinco velocidades o una transmisión automática opcional, también de cinco velocidades. Cualquiera de las transmisiones es válida para bajar de los seis segundos en el cero a cien, aunque teniendo en cuenta el posicionamiento y aspiraciones del coche, sería una herejía no elegir una transmisión manual.

El Opel GT original le debía mucho a los EE.UU. en varios aspectos. Sus impresionantes líneas se inspiraron en un por entonces nuevo estilo de diseño estadounidense, la llamada “forma de botella de Coca-Cola”, que también definió el Corvette Stingray. Además, dos tercios de todos los Opel GT construidos se exportaron a los Estados Unidos bajo marca Buick.

Opel GT Roadster

Las proporciones de estos coches eran bastante fieles al concept car en términos de voladizos, distancia entre ejes y ancho de vía

El carácter deportivo sugerido por el diseño de la carrocería era técnicamente compatible con unas suspensiones frontales y traseras independientes con brazos de control superior e inferior de aluminio forjado contribuyendo a un manejo más… receptivo podríamos decir. Las llantas de 18 pulgadas y los neumáticos 245/45 venían de fábrica, al igual que el sistema de control de tracción y estabilidad.

En el caso de Pontiac, la parrilla de doble puerto y los faros colocados en las esquinas indicaban, claramente, que el Solstice era miembro de la familia Pontiac. Los gemelos idénticos Saturn Sky/Opel GT/Daewoo G2X tienen los genes de su hermano mayor Pontiac, aunque el padre fuese el Vauxhall Lightning. Las curvas orgánicas del Solstice fueron reemplazadas por pliegues de bordes afilados para remarcar el estilo de los Saturn/Opel/Daewoo.

La impresión general del diseño interior es la de un entorno dinámico y joven, igualmente útil e inteligente. Algunos detalles como los pedales colocados a una altura relativamente similar y juntos entre sí, invitan a una conducción deportiva para jugar con el punta-tacón. También se prestó especial atención al posicionamiento de la palanca de cambios, no muy lejos del aro del volante con recorridos cortos y precisos. De hecho, tal y como afirmó en su día la diseñadora de interiores Vicky Vlachakis, los diseñadores de interiores se asociaron con los ingenieros de chasis para optimizar la colocación de la palanca.

“Cuando te sientas en el coche, tu mano cae con naturalidad sobre la palanca de cambios. Es un entorno muy intuitivo y cómodo, con un accionamiento de corto y preciso recorrido. Los diseñadores y los ingenieros de chasis trabajaron juntos para encontrar la mejor ubicación” – Vicky Vlachakis

Tanto Sky como Solstice eran lo suficientemente diferentes en el diseño para no “canibalizarse” el uno al otro. El Sky y el GT son prácticamente idénticos, pero debido a que fueron vendidos en diferentes mercados, no fue algo redundante. Para el comprador estadounidense, elegir entre un Pontiac Solstice y un Saturn Sky es solo una cuestión de gusto, ya que la diferencia entre los dos se reduce al diseño. Sin embargo, la ventaja del Pontiac es que tenía una versión más barata disponible, por menos de 20.000 dólares.

Para el año 2009 la situación había cambiado mucho. General Motors se declaró el 1 de junio de ese mismo año en suspensión de pagos, la mayor bancarrota industrial de Estados Unidos. Tras su reflote como Government General Motors Corporation y 50.000 millones de dólares de dinero público después, Pontiac, Saturn y Hummer fueron aniquiladas por los nuevos administradores, con las marcas estos maravillosos deportivos. Opel estuvo a punto de acabar en manos de Magna -entre otros candidatos- y Saab más adelante se transfirió a Spyker Cars, que a su vez acabó vendiéndola a un consorcio chino.

La plataforma Kappa no llegó a ser todo lo rentable que en un principio se auguraba, en parte debido a que en un momento donde se debían de ajustar los costes y gastos, el hecho de mantener un chasis que solo era capaz de acoger a una sola mecánica no resultaba económicamente viable.

Opel GT Concept (2016)

Opel GT Concept (2016)

Pero no todo está perdido… o sí. En el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra de 2016, Opel nos sorprendió a todos con un prototipo rompedor que destilaba deportividad y herencia por todos los costados: el Opel GT Concept. Se trataba de un pequeño coupé biplaza, con un largo y bajo capó donde se escondía un tricilíndrico de 1.0 litro sobrealimentado por turbo y 145 CV asociado a un cambio secuencial de seis relaciones que enviaba la potencia al eje posterior.

Sin embargo y muy a nuestro pesar, un portavoz de Opel declaró a Automotive News Europe que el GT es “un estudio puramente conceptual para mostrar innovaciones que algún día podría encontrar en un coche de producción de Opel”. Y es que la principal razón por la que el Opel GT Concept no llegará a la línea de montaje es que pertenecería a un segmento de nicho que sigue disminuyendo año tras año, por lo que no sería un modelo de negocio viable. Y eso se dijo antes de que Carlos Tavares de PSA se hiciese a los mandos.

Ojalá algún día se le crucen los cables a los gerentes de PSA y de un venazo lo lleven a producción…

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!