¿Es seguro conducir un coche a gas natural comprimido (GNC)?

¿Es seguro conducir un coche a gas natural comprimido (GNC)?

Desterrando tópicos sobre la seguridad de estos modelos alternativos


Tiempo de lectura: 8 min.

Poco a poco, el gas natural comprimido (GNC) se perfila como alternativa al gasóleo, aunque parte de unos números de venta muy bajos. La principal tecnología alternativa es la híbrida eléctrica, pero el Grupo Volkswagen apuesta decididamente por el GNC en los modelos Volkswagen y SEAT TGI, Skoda G-TEC y Audi G-Tron como forma de despedirse dignamente del diésel. No tienen la misma autonomía -usando únicamente gas-, pero el coste es mucho más bajo.

No, los coches a GNC no son “híbridos”, es publicidad engañosa, solo tienen un motor; son bicombustible o bifuel

Voces discrepantes consideran el GNC como “el nuevo diésel” y que con el tiempo nos arrepentiremos. Uno de los argumentos que se esgrimen en contra del GNC es la seguridad, que es peligroso llevar bombonas de metano comprimido a 200 bares de presión. Claro, todo el mundo sabe que llevar en depósitos de plástico gasolina o gasóleo, que son inflamables, es hiperseguro. No existen vídeos en Internet de coches ardiendo, no.

Uno de los fabricantes del Grupo, SEAT, aporta la opinión de dos expertos que trabajan para el fabricante, Andrew Shepherd y Antonio Calvo, que explican en una nota de prensa que es una tecnología totalmente segura y que cumple los estándares -no puede ser de otra manera- como la normativa R-110 que regula estos menesteres.

Pero este artículo no piensa ser un simple repetidor de lo que dice el fabricante, lo vamos a contrastar. En primer lugar, los expertos en SEAT indican que el repostaje es parecido al de la gasolina y gasóleo, solo que no huele ni gotea. Eso es correcto. Además, la probabilidad de escape es bajísima, mientras que todos sabemos de alguien que le ha goteado combustible convencional. El combustible solo fluye cuando no hay pérdidas de presión entre surtidor y bombonas.

Coche Gnc Depositos Maletero

El siguiente factor de preocupación es el propio depósito. Como podemos apreciar en la imagen, es acero de alta resistencia con un espesor notable, casi podríamos calificarlo como “blindado”. El gas se almacena a 200 bares, pero el depósito aguanta el doble de presión. Una electroválvula impide el paso del gas si no hay electricidad, por lo que es bastante difícil que haya un escape espontáneo. Los tanques se revisan cada cuatro años.

La única forma de tener un escape incontrolado es si las bombonas son gravemente dañadas, y si eso ocurre, es que el coche ya está hecho un trapo. Obviamente se hacen pruebas de colisión y determinan que los depósitos son seguros. Puede haber un escape controlado mediante válvulas termofusibles si la temperatura es superior a 110 grados, para que en caso de incendio se alivie presión y se evite el riesgo de explosión. Ni en Murcia en agosto se alcanza esa temperatura.

Las pruebas que se hacen a los depósitos incluyen disparos con arma de fuego, colisiones e incendios

Si hay un escape, se notará por un agente odorizante, ya que el gas no huele. El metano es más ligero que el aire, por lo que en caso de escape tiende a elevarse. Esto puede suponer un problema si el escape se da dentro de una zona cerrada sin ventilación, como un garaje de vivienda unifamiliar. Es muy poco probable y se solventa con detectores. Lo bueno de que el gas no se acumule en el suelo, es que no hay riesgo de incendio de charco.

Coche Gnc Depositos Electrovalvula

Detalle de sección de bombona de acero inoxidable y electroválvula

Pasemos a la parte mecánica. La gasolina se inyecta a 200 bares de presión en motores de inyección directa, el gas natural a 5-9 bares (aunque se almacene a 200). Todo esto se controla de forma electrónica en dos etapas, una anomalía sería detectada fácilmente. Por otro lado, los motores están reforzados para funcionar con metano sin mayor problema, es lo que tienen las conversiones en origen (OEM). La conducción de la bombona a los inyectores es con tubos de acero.

En teoría, el conductor solo se dará cuenta de que funciona con GNC y no con gasolina por un testigo que está en el tablero. Después de haber hecho más de 1.000 kilómetros usando GNC, doy fe de que, de otra forma, no es perceptible en ningún sentido. Ojo, el mismo motor es capaz de dar más potencia usando gasolina, pero en otros modelos, no hay tampoco diferencia en prestaciones.

Según Andrew Shepherd, usar los SEAT TGI es igual de fiable y seguro aunque usen gasolina y gasóleo. Esto no es exactamente cierto si no entramos en matices numéricos, y es lo que vamos a ver ahora. Supongamos que no nos creemos nada de esto, ni de los pérfidos intereses del “lobby del gas natural”.

Probabilidad de incendio según tecnología

 GNCGLPGasolina
Dardos de fuego1,06 * 10-66,6 * 10-50
Incendio de charco09,7 * 10-71,1 * 10-6
Incendio de nube8 * 10-76,4 * 10-58 * 10-7
Explosión de gas3,72 * 10-102,2 * 10-60
Onda expansiva5,7 * 10-1100
Bola de fuego01,4 * 10-81,7 * 10-7
BLEVE01,4 * 10-60
Fuente: J. Berghmans y M. Vanierschot, 2014

Vamos a contrastar la versión del fabricante con un estudio científico independiente (J. Berghmans y M. Vanierschot, 2014) respecto al riesgo de incendio. Distingamos los siguientes escenarios de incendio: dardos de fuego, incendio de charco, nube de fuego, explosión de gas, onda expansiva, bola de fuego y líquido en ebullición expandiendo explosión de vapor (BLEVE en inglés).

Los tanques de gasolina son peligrosos en tres tipos de escenarios, los de GNC en cuatro, pero con una probabilidad más baja. Puestos a alarmarse, la tecnología del GLP es más propensa a sufrir incendios, pero siguen siendo eventos estadísticamente muy difíciles de ver. El metano arde a 649 grados ºC, la gasolina a 315 ºC, por si alguien se lo pregunta. Por otro lado, el metano no arde en concentraciones inferiores al 5% ni superiores al 15% del aire común, al 0,3% es perceptible por la nariz gracias al odorizante (huele a huevos podridos).

Haciendo una comparación de riesgos, acertar la lotería Primitiva (6 números + reintegro) tiene una probabilidad de 7,15 * 10-9, o Lotería Nacional (número y serie) 5,5 * 10-8. Acertar la combinación de la ONCE es más fácil, 1 * 10-5. En otras palabras, para los que no piloten de matemáticas, antes toca la lotería que uno perece en un coche de GNC por un incendio.

Coche Gnc Skoda Octavia G-Tec

Skoda Octavia G-TEC – En rojo el depósito de gasolina, en azul las bombonas de gas

El ADAC y el ÖAMTC, equivalentes alemán y austríaco del RACE o el RACC, concluyen que el riesgo de explosión no es más alto que comparado con un coche convencional. Es más, el Alternative Fuels Data Center del departamento de energía de Estados Unidos (DoE) concluye que son más seguros que los coches convencionales.

Según los datos de la Administración Federal de Transporte de ese país, tras analizar 8.331 vehículos de flotas durante casi 287 millones de kilómetros, no hubo ningún fallecido en únicamente siete incendios. Los vehículos a gasolina tienen un ratio de 1,28 muertes cada casi 161 millones de kilómetros. En resumen, que quien después de leer todo esto siga teniendo miedo, que se lo haga mirar, son matemáticas. Basta con cumplir con las recomendaciones de inspección del sistema ante mecánicos correctamente formados.

En cuanto a las dudas sobre su ecología, quisiera recalcar que el metano (CH4) es el hidrocarburo más simple, la combustión es muy limpia, baja en carbono y no tiene apenas residuos. En consecuencia, los sistemas anticontaminación del coche difícilmente van a fallar, por lo que no sufrirán las típicas averías de los petroleros (EGR, FAP, SCR…) Citaré a mi madre: la limpieza más eficiente es no generar porquería.

Coche Gnc Esquema

Infografía ampliable de un SEAT Ibiza FR TGI

Según datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente, los coches a GNC emiten menos CO (monóxido de carbono) que gasólina o diésel, prácticamente nada de NOx (óxidos de nitrógeno), casi nada de PM (partículas), nada de NH3 (amoníaco) ni de SO2 (dióxido de azufre). El CO2 también se reduce. Alguna excepción se podrá encontrar, pero la tónica general es esa.

El problema de los coches de gas natural no es ni la seguridad, ni la fiabilidad, ni la ecología. El problema se llama pocas opciones para repostar, casi todos los puntos de repostaje son de Naturgy (antes Gas Natural Fenosa) y por cada 10 de GLP hay uno de GNC. Siempre se puede continuar el viaje usando gasolina, pero en este sentido hay mucho que avanzar. Por otro lado, es un rollo tener que repostar cada 300-400 kilómetros, pero es que rara vez entran más de 15 euros. Son distancias recomendables para descansar según expertos en Seguridad Vial.

Solo moverse en coche eléctrico es más barato que usar gas natural. El kilo de metano vale menos de 1 euro, y un coche como el Ibiza TGI no llega a consumir 4 kg/100 km en condiciones normales, las cuentas salen rápidamente. Es más barato incluso que usar GLP, pero la verdad sea dicha, este combustible de automoción está mucho más disponible y de autonomía va un poco mejor.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

5
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Julio Municio
Invitado
Julio Municio

Tras leer este artículo me queda entonces la duda de por que en el concesionario Seat donde compré el coche me indican que no reparan de chapa y pintura coches TGI, porque existe riesgo de que explote en el horno de secado.
Me derivan a otro concesionario Seat donde dicen que desmontan el depósito antes de entrar al horno y luego lo vuelven a montar. Alguien sabe si esto es así?
Yo pensaba que los hornos de secado de pintura no pasaban de 90 grados…
No se pueden reparar en un taller convencional?
Alguien sabe sobre este aspecto de los coches TGI?
Gracias.

Antonio Bello
Invitado
Antonio Bello

Los usuarios híbridos con GNC, ya tenemos una aplicatión con la que poder encontrar los puntos de repostage de gas natural comprimido!!

https://play.google.com/store/apps/details?id=spain.gnc
Javier Costas Franco
Invitado

SI existir existen, pero si hay que desviarse de la ruta para ir a uno, es que algo está fallando. Seguro que VAG está pinchando a los de Naturgy para que pongan más surtidores, es un win win, ambos salen ganando. Lástima que los surtidores de GNC valgan como 10 veces más que los de GLP.

Rest
Invitado
Rest

Se agradece el análisis exhaustivo y no ampararnos a un simple acto de fe.

Algunos comerciales van a rastras todavía en la materia, mezclando el gas licuado o GLP (butano-propano extraído del petróleo), con el gas natural (metano) comprimido o GNC.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.