El mejor fracaso de Ford, el Ford Escort RS Cosworth

El mejor fracaso de Ford, el Ford Escort RS Cosworth

No consiguió ganar el Campeonato Mundial de Rally, pero es uno de los modelos más bellos y eficaces de su época


Tiempo de lectura: 8 min.

Cuando pensamos en las legendarias homologaciones especiales de la década de 1990 para el Grupo A, nos vienen fácilmente a la mente coches como el Mitsubishi Lancer Evo, el Lancia Delta HF Integrale, el Subaru Impreza WRX STI o el Toyota Celica GT-Four. Desde una perspectiva puramente competitiva, esto fue la causa del mejor fracaso de Ford, el Ford Escort RS Cosworth. Todos ellos eran versiones modificadas, con tracción en las cuatro ruedas y diseñadas para los rallies a partir de modelos plebeyos construidos con un único objetivo en mente, dominar el Campeonato Mundial de Rally. No consiguió ganar el Campeonato Mundial de Rally, pero es uno de los modelos más bellos y eficaces de su época.

El Ford Escort RS Cosworth se armó siguiendo la receta maestra, pero no logró alcanzar la gloria en el Campeonato Mundial de Rally. A pesar de eso, los precios han ido escalando con los años, y sigue siendo uno de los más buscados de su época. Tras la muerte prematura del Grupo B, se originó este proyecto de competición que del que nacieron algunos de los compactos más viscerales jamás construidos. Ford fue un participante constante en el Campeonato Mundial de Rally durante décadas, pero su último título llegó en 1979 con el Escort RS1800.

Durante la emocionante, pero efímera, época del Grupo B de la década de 1980, la marca del óvalo intentó volver a la cima con su motor central RS200. Desafortunadamente, Audi con su Quattro y Peugeot con su pequeño compacto de motor central 205 Turbo 16 demostraron ser prácticamente imbatibles. A mitad de la temporada de 1986, la FIA decidió cancelar el Grupo B alegando problemas de seguridad, por lo que el Grupo A se convirtió en la categoría principal de los rallies en 1987.

ford escort rs cosworth(1)

El reglamento especificaba que un fabricante podía participar en la competición solo si podía construir 5000 unidades para la calle. Estos modelos debían ser legales y producirse en un lapso de doce meses, por lo que Ford puso a punto su Sierra RS Cosworth. Sin embargo, este modelo fue inicialmente una homologación de tracción trasera especial para carreras de turismos, por lo que demostró no ser rival para las máquinas de tracción a las cuatro ruedas del Campeonato Mundial de Rally, particularmente en las etapas especiales.

Después de dos temporadas desastrosas de hacer campaña con el modelo propulsión, Ford lanzó la versión 4WD en 1990, pero a pesar de su transmisión mejorada, era demasiado grande y pesado, y no pudo ganar un solo evento en tres temporadas. Finalmente, en 1991, el fabricante decidió trasplantar el motor Cosworth y el sistema Ferguson 4WD en el chasis Escort más pequeño, con la esperanza de que pudiera terminar con el reinado de dominio de Lancia, y la producción comenzó un año después.

Con la ayuda de la decisión de la FIA de reducir el número de producción mínimo requerido para la homologación de 5000 a 2500 unidades, Ford presentó el Escort RS Cosworth en la temporada 1993 del Campeonato Mundial de Rally. El reinado de dominio de Lancia terminó, en parte, porque el equipo de trabajo se había retirado, y el nuevo Ford demostró ser muy prometedor, ganando cinco de los trece eventos. Sin embargo, Ford terminó segundo en la clasificación general, detrás de Toyota.

ford escort rs cosworth(14)

El Escort RS Cosworth continuó como coche oficial de Ford durante las siguientes cinco temporadas, pero las cosas fueron de mal en peor, ya que solo logró ganar cinco eventos durante este período. El automóvil finalmente se retiró en 1999 cuando fue reemplazado por el Focus RS, que finalmente llevaría a Ford a la cima del mundo de los rallies en 2006 y 2007. Si bien el Cossie fue finalmente un fracaso, la homologación especial lanzada en las vías públicas a principios de 1992 fue un éxito instantáneo entre los entusiastas y la prensa automovilística. Personalmente, es uno de los coches de esta época que pude ver en directo, y me impresionó desde el primer momento.

Aunque llevaba insignias de Escort y se parecía al compacto de quinta generación, el RS Cosworth tenía poco en común con el modelo estándar. Construido en Alemania en las instalaciones de Karmann, la homologación especial se basó en un chasis a medida con el suelo modificado del Sierra Cosworth 4×4. La estructura presentaba un sistema de suspensión independiente, con amortiguadores deportivos Sachs y barras estabilizadoras en ambos ejes. Se instalaron en la parte delantera columnas MacPherson y brazos de control, mientras que la parte trasera se instalaron brazos de arrastre montados transversalmente.

Además, el sistema de frenos se reforzó con frenos de disco más grandes en los dos ejes. A diferencia del Escort de quinta generación estándar, que venía con un motor de cuatro cilindros montado transversalmente que enviaba la potencia a las ruedas delanteras, el RS recibió un DOHC Cosworth YBT turbo de cuatro cilindros y 2 litros montado longitudinalmente tomado prestado del Sierra Cosworth, aunque con un sistema de gestión del motor mejorado. Su hermano mayor también le prestó el sistema 4×4 permanente de Ferguson.

ford escort rs cosworth(5)

El modelo homologado para poder acceder al Campeonato Mundial de Rally, vino con un kit aerodinámico único, que incluía aletas más anchas, paragolpes rediseñados, el icónico alerón trasero de cola de ballena y un lip delantero ajustable. Esto lo convirtió en el primer automóvil de producción en generar carga aerodinámica tanto en la parte delantera como en la trasera. Estuvo disponible en tres versiones distintas, Motorsport/Roadsport, Standard y Lux (Lujo), así como en varias ediciones especiales, el primer lote de Escort RS Cosworth se produjo desde principios de 1992 hasta mediados de 1994.

Aunque a todos parecía gustarles, muchos entusiastas se quejaron de su retraso en la entrada en acción del turbo Garrett T35, lo que lo hacía francamente peligroso, por lo que Ford abordó el problema con un modelo renovado a partir de la última parte del año 1994. El modelo se mantuvo visualmente sin cambios, lo que significaba que mantendría el kit aerodinámico, el interior inspirado en los rallyes con asientos Recaro, indicadores blancos y un volante a medida que enamoró a los compradores.

La actualización más significativa se encontró debajo del capó, donde el cuatro cilindros en línea de código YBT se cambió por la variante YBP más moderna. Construido sobre la misma arquitectura básica que el YBT, el motor mejorado vino con un turbocompresor Garrett T25 más pequeño que redujo drásticamente el retraso del turbo, lo que hizo que el automóvil fuera mucho más predecible y fácil de conducir. Además, el YBP vino con un sistema de gestión del motor menos complicado, un sistema de encendido mejorado con una sola bobina por cilindro, refrigeración mejorada y chorros de aceite más grandes debajo de las cabezas de los pistones que mejoraron la lubricación.

ford escort rs cosworth(9)

El motor tenía una potencia nominal de 227 CV, y estaba vinculado con el mismo cambio Ferguson MT-75 manual de cinco velocidades. Sin embargo, en términos de facilidad de conducción, el Cossie mejorado brindó una experiencia de conducción puramente analógica casi perfecta que se volvió altamente adictiva para aquellos que tenían la suerte de ponerse al volante. Además, el motor demostró ser altamente modificable, por lo que los entusiastas que querían más potencia a menudo lo apretaban muy por encima de los 300 CV, incluso rozando los 400 CV creando máquinas salvajes a partir del robusto bloque.

En los últimos años, las empresas dedicadas a las preparaciones incluso han logrado exprimir cerca de 1.000 CV de la legendaria unidad Cosworth. Como mencioné antes, la década de 1990 nos dio muchas homologaciones especiales icónicas, los derivados del mundo de los rallyes eran, y siguen siendo, impresionantes, combinando potentes motores con potentes sistemas de tracción total. Aunque el Escort RS Cosworth no logró conquistar el título del WRC, su versión legal para carretera fue tan impresionante como las de Lancia, Mitsubishi, Subaru, Toyota o Peugeot.

Se sentía más poderoso de lo que realmente era, pero se podía conducir sin problema, incluso en superficies de baja adherencia. Además, se veía moderno, estaba extremadamente bien construido y era muy ajustable. Pero, como solo se comercializó en Europa, el Escort Cossie alcanzó un nivel de popularidad menor a nivel mundial al del Evo o el Impreza WRX. Por otra parte, quizá sea una ventaja y no un inconveniente, ya que siendo un modelo tan especial con los años será más difícil de ver que sus rivales contemporáneos.

ford escort rs cosworth(7)

A pesar de no ser un éxito mundial ni un ganador del Campeonato Mundial de Rally, el Escort RS Cosworth sigue siendo un icono de los rallies de los años noventa. Con 7.145 unidades fabricadas entre 1992 y 1996, su valor promedio actual en el mercado de coleccionistas ronda los 60.000 €. Sin embargo, los modelos de serie y de bajo kilometraje pueden alcanzar cómodamente cifras de seis dígitos, ya que no todos acabaron en buenas manos, al menos en nuestro país.

Uno de esos Cossie es la edición Lujo negra de 1996 que aparece en este artículo, ha sido vendida recientemente por 187.896 € en la página británica de subastas Silverstone Auctions. Obviamente, el precio va de acuerdo a las 76 millas recorridas que refleja su odómetro, pudiendo disfrutar, si se ha conservado adecuadamente, de un reestreno épico, si el presupuesto te lo permite claro.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso