Aparece el Ferrari 512 BB Competizione que se daba por perdido

Aparece el Ferrari 512 BB Competizione que se daba por perdido

Pasó 42 años en un granero que se derruyó posteriormente por un huracán


Tiempo de lectura: 8 min.

En ocasiones, alguien guarda algo en un rincón con todo su cuidado y posteriormente lo olvida. Este debe ser el caso del Ferrari 512 BB Competizione que se daba por perdido, que pasó 42 años en un granero que se derruyó posteriormente por un huracán. Este es una de las tres unidades de este coche de 1978 que se fabricaron, y estuvo a punto de perderse en la historia debido al huracán Charley. No hace tanto, os contamos la historia del apellido BB en Ferrari gracias a su 50 aniversario, y hoy vamos a contaros la historia de uno de sus coches más especiales.

En la época en la que los Ferrari no solamente eran una muestra de tu estatus social, sino que demandaban a un conductor experimentado en ciertas situaciones, Ferrari aceptó vender al “gran público” vehículos de motor central. Y tras su arrepentimiento tras abandonar la competición con sus coches de calle mejorados, crearon tres unidades de esta máquina increíble.

La historia del Ferrari Berlinetta Bóxer

La serie de coches Ferrari Berlinetta Bóxer fue una línea de deportivos con motor central producidos por Ferrari desde mediados de la década de los setenta hasta principios de los años ochenta. Los modelos Berlinetta Boxer fueron los primeros automóviles Ferrari de calle en presentar una configuración de motor plano 12 cilindros, con el motor montado longitudinalmente tras el habitáculo. Este tipo de motor había estado impulsando los monoplazas de Fórmula 1 de Ferrari desde 1968, y el primero apareció a principios de la década de 1960.

Ferrari 512 BB Competizione(4)

Ahora vamos a ponernos un poco técnicos. A pesar del uso del nombre “Bóxer”, este propulsor de Ferrari desarrollado por Mauro Forghieri no era un verdadero motor bóxer. Eran motores de cilindros opuestos horizontalmente, sí, pero como los pistones en bancos opuestos compartían muñequillas, los pistones se movían en la misma dirección, en lugar de “boxear” como lo hacen en un motor bóxer, como el 6 cilindros de Porsche o el 4 cilindros de Subaru, por ejemplo.

Por favor, no lo llames boxeador. Técnicamente, es correcto decir que este motor es un flat-12, o tiene 12 cilindros con las culatas en un ángulo en V de 180°. La diferencia entre este motor y un verdadero ‘boxer’ es que en el motor Ferrari las bielas correspondientes de cada bancada están acopladas en la misma muñequilla, por lo que los dos pistones se mueven en el mismo sentido, mientras que en un verdadero motor bóxer los pistones se mueven en direcciones opuestas”. Esto lo dijo Mauro Forghieri, en Motores Ferrari de Reggiani y Bluemel

Es, por lo tanto, algo distinto a un bóxer, utiliza pistones opuestos, sí, pero en lugar de separarse y juntarse a la vez los pistones, basculan a derecha e izquierda a la vez. La serie Ferrari Berlinetta Bóxer comenzó con el Ferrari 365 GT4 BB, presentado en 1973 como reemplazo del icónico Ferrari Daytona. Presentaba un motor flat-12 de 4,4 litros y una hermosa carrocería diseñada por Leonardo Fioravanti en Pininfarina. El 365 GT4 BB se produjo en cantidades muy limitadas, tan solo 387 unidades salieron de la fábrica.

Ferrari 512 BB Competizione(2)

En 1976, Ferrari presentó una versión actualizada llamada Ferrari 512 BB (BB para Berlinetta Bóxer). El 512 BB presentaba un motor flat-12 de 4,9 litros, medio litro más grande, que proporcionaba mayor potencia y par. Se convirtió en el pilar de la serie Berlinetta Bóxer, con una producción total de aproximadamente 929 unidades, cerca del triple del 265 GT4 BB. En 1981, Ferrari presentó el 512 BBi, que significa Berlinetta Bóxer Injection. Incorporaba la tecnología de inyección de combustible del flat-12 de 5,0 litros, lo que mejoraba la eficiencia del combustible y reducía las emisiones.

El motor BBi estaba equipado con inyección de combustible Bosch K-Jetronic CIS, también habían modificado los árboles de levas y contaba con un sistema de encendido electrónico Magneti Marelli “Dinoplex”. Se fabricaron un poco más de 1.000 unidades del BBi, lo que lo convierte en el más prolífico de la saga BB, aunque sea por muy poco. La serie Berlinetta Bóxer marcó una transición importante para Ferrari, ya que el fabricante de automóviles italiano adoptó diseños de motor central para sus coches de calle, algo que Enzo Ferrari se había resistido durante mucho tiempo.

Esto era debido a la preocupación de Enzo de que los conductores que no competían pudieran hacer frente en conducción deportiva a la dificultad de manejo del eje trasero. Algunos han planteado la hipótesis de que fue el lanzamiento del Lamborghini Miura, y más tarde el Countach, lo que finalmente lo hizo cambiar de opinión o lo forzó irremediablemente. La serie Berlinetta Bóxer finalmente fue sucedida por el Ferrari Testarossa, que también estaba propulsado por un flat-12. Muchos consideran que la serie Berlinetta Bóxer es más deseable, y se venden por un precio mucho más alto, ya que solo se produjeron 2.323, mientras que se construyeron casi 10.000 Testarossas.

Ferrari 512 BB Competizione(5)

El Ferrari 512 BB Competizione

El automóvil que ve aquí es una de las unidades históricamente más significativas del 512 BB jamás fabricadas, es una de las tres unidades 512 BB Competizione que se produjeron. Después de la exitosa victoria de Ferrari en el Campeonato Mundial de Marcas de 1972 con su coche de carreras único, el 312 PB Spider, la compañía decidió centrarse únicamente en la Fórmula 1 y abandonó las carreras de coches deportivos. Como empresa creada por un ex piloto de carreras específicamente para competir, esta decisión no duró mucho, en 1976 Ferrari desarrolló una versión mejorada del 365 GT4 BB en el 512 BB.

Este nuevo modelo tenía varias mejoras que incluían una mayor carrera en el motor, más potencia y un cárter seco ideal para su uso intensivo en competición. Con este desarrollo, Ferrari comenzó a considerar un regreso a las carreras de coches deportivos y, a principios de 1978, se tomaron muy en serio el reto. En preparación para las 24 Horas de Le Mans de 1978, Ferrari modificó tres 512 BB para cumplir con las regulaciones de la IMSA. Los coches se construyeron con el apoyo de la fábrica de Módena, y se sometieron a una dieta estricta para reducir el peso lo máximo posible.

Los motores se afinaron para aumentar la potencia, la suspensión trasera se ajustó para permitir la instalación de neumáticos más anchos, y se realizaron unas cuantas mejoras más de cara al rendimiento en circuito. Entre estas modificaciones, se sustituyeron los cristales por un juego elaborado de plexiglás, un lip frontal más grande y un alerón trasero inspirado en el monoplaza de Fórmula 1 de Ferrari de aquella época. Charles Pozzi, un distribuidor francés, apuntó a dos de estos 512 BB modificados en la clase IMSA GTX.

Ferrari 512 BB Competizione(9)

El automóvil restante, el número de chasis 24131, fue apuntado por el equipo de carreras de América del Norte (NART) de Luigi Chinetti y conducido por Jean-Pierre Delaunay, Jacques Guérin y Gregg Young, este es el automóvil que se muestra en este artículo. Los coches se probaron en el Circuito de la Sarthe y mostraron un gran potencial, mejorando significativamente los tiempos de vuelta del Daytona anterior con especificaciones de competición, demostrando que todo el esfuerzo había servido de algo.

El chasis 24131 se clasificó en el puesto 36 en la ajetreada parrilla de salida, durante la carrera ascendería hasta el puesto 11 en la general y el segundo en su clase antes de que un fallo en la transmisión después de 232 vueltas y 19 horas marcara el final de su campaña en Le Mans. Aunque los autos se habían modificado significativamente en comparación con sus equivalentes de carretera, las cajas de cambios no habían cambiado y resultaría ser el talón de Aquiles del 512 BB Competizione, con dos de los tres autos retirándose con la misma falla.

Después de la carrera, Chinetti se quedó con el 512 BB Competizione y finalmente se lo vendió a Glen Kalil de Miami, Florida en 1980. Kalil, un rico distribuidor de alfombras y devoto aficionado a Ferrari, tenía una colección que incluía un 195 Inter, un 206 S y un 275 GTB/4 Spider NART. Curiosamente, Kalil no solo mantuvo el 512 BB como una pieza de exhibición, lo conducía por la ciudad, a menudo disfrutando de paseos tranquilos por Crandon Park. En ocasiones, incluso alquiló el Hollywood Sportatorium, para que él, su familia y amigos pudieran experimentar plenamente la emoción de la Competizione sin restricciones de velocidad.

En enero de 1981, Kalil cambió el Ferrari a Walter Medlin. Desde entonces, el automóvil se ha guardado cuidadosamente lejos del ojo público durante unos impresionantes 42 años, permaneciendo fuera del ámbito de los Ferrari de colección y en gran parte desconocido. Después de que el huracán Charley azotara la región en 2004 y destruyera el granero en el que se almacenaban estos automóviles, se trasladaron a su ubicación actual, donde permanecen hasta el día de hoy. Ahora, RM Sotheby’s los ofrecerá individualmente a la venta en Monterey a mediados de agosto.

En la ahora conocida como la “Colección Lost & Found”, RM Sotheby’s ofrece a la venta los 20 Ferrari históricos que estaban en el granero cuando se derrumbó. Permanecen en su estado original, algunos mostrando daños por el derrumbe del edificio, pero seguro que hay más de un vehículo que te llama la atención. Si deseas cotillear la subasta de este Ferrari o los demás de la colección, puede visitar la subasta aquí.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso

Javier Gutierrez