Si quieres recorrer Estados Unidos por carretera, ¿qué documentación necesitas?

Si quieres recorrer Estados Unidos por carretera, ¿qué documentación necesitas?

Te contamos todo lo que necesitas saber para viajar sin problemas a este país


Tiempo de lectura: 4 min.

América es un continente enorme. A diferencia de Europa, con una gran cantidad de culturas e idiomas, cuatro lenguas nos pueden bastar para cruzarlo de punta a punta: inglés, español, francés y portugués. Si en nuestra aventura incluimos los Estados Unidos, hay que tener en cuenta que son 48 Estados contiguos, Alaska y Hawái van aparte, así como Puerto Rico, Guam, etc.

Centrándonos en este país, nos podemos plantear multitud de rutas con un mínimo de planificación: costa Este, costa Oeste, la Ruta 66, de Canadá a Méjico, los Estados del sur, costa a costa… El único límite viene dado por la imaginación y el presupuesto disponible. Al ser un país tan grande hay que apartar una buena suma para combustible, peajes, pernoctación, comer o aquellos imprevistos que siempre acaban apareciendo, como alguna multa por exceso de velocidad.

No es casualidad que el género de las road movie o películas de carretera vengan de Estados Unidos, tampoco que empezase a florecer después de la Segunda Guerra Mundial. Un buen ejemplo del mismo es la película “Easy Rider” de 1969, donde dos moteros rebeldes se lanzaron a la carretera en sendas Harley-Davidson personalizadas, la Captain America y la Billy Bike.

A Estados Unidos se puede acceder por carretera, en avión o en barco. En Europa estamos acostumbrados desde hace años a pasar de un país a otro simplemente con el documento de identidad, pero entrar allí es un poco más complicado. En el caso de los viajeros que llegan por vía aérea o marítima hay dos opciones, o pedir un visado o una autorización ESTA USA. Esta última es una autorización previa de entrada al país para aquellos extranjeros cuya nacionalidad esté en el programa de exención de visa (VWP), como España.

Ford Mustang Ruta 66

A partir de 2008 el ESTA es necesario para entrar en Estados Unidos sin visado en avión o barco, siempre con billete de ida y vuelta. ESTA viene de Electronic System for Travel Authorization, o en español, Sistema Electrónico para la Autorización de Viaje. Este trámite, que es automatizado, rápido y más económico que el visado, sirve para estancias inferiores a 90 días -improrrogables-, tiempo de sobra para un buen viaje por el interior del enorme país americano.

También hace falta para hacer escala en cualquier aeropuerto, aunque no entremos en el país a efectos prácticos. El documento es válido durante dos años y es fácil de conseguir a través de Internet, basta con rellenar el formulario ESTA en español y abonar los gastos de expedición con tarjeta bancaria o sistema equivalente, como PayPal.

Se puede pedir el ESTA hasta 72 horas antes de la salida del vuelo, el mismo plazo que se exige para una prueba PCR con resultado negativo se esté o no vacunado contra la COVID-19. Sin el ESTA no se puede subir al avión, ni siquiera hacer la facturación online. Obtener el ESTA en su modalidad de urgencia sale más caro, pero es mejor no esperar ni apurar los tiempos.

En cambio, aquellos visitantes que entren por frontera terrestre solo necesitan un pasaporte en vigor y rellenar el formulario I-94 en el puesto fronterizo, en vez de la ESTA

carretera utah

El carné de conducir español (en vigor) sirve en varios Estados, otros nos exigirán el carné internacional. A partir de aquí hay dos opciones, o consultar la normativa de cada Estado, o llevar el permiso internacional en el bolsillo para simplificar las cosas. Si vas a alquilar un coche, consulta con antelación los requisitos, así como la disponibilidad y precio, para evitar sorpresas.

Algunas particularidades del sistema de carreteras del país son que se conduce con el volante a la izquierda, que las distancias están expresadas en millas, el combustible se mide en galones, el consumo en millas por galón (a mayor número, menor consumo), etc. Es importante destacar que hay normas de tráfico distintas en cada Estado, por lo que hay que conocerlas con antelación.

Por último, y no por ello menos importante, no es obligatorio pero sí totalmente recomendable viajar con un seguro que cubra los posibles costes médicos a los que tengamos que hacer frente en nuestra estancia, por cualquier motivo, así como problemas con el equipaje o el medio de transporte elegido.

COMPARTE
Sobre mí

Redaccion

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
DEIVISSA
Invitado
DEIVISSA

Que se conduce por la izquierda??

Javier Costas
Suscriptor

Con el volante a la izquierda. Lapsus corregido.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.