Revivir la marca Hummer es una estupidez, por eso funcionará

Revivir la marca Hummer es una estupidez, por eso funcionará

General Motors vislumbra un futuro eléctrico para la marca


Tiempo de lectura: 5 min.

Hace ya 10 años que los hombres de negro, enviados del Gobierno de Estados Unidos, se metieron dentro de General Motors y se deshicieron de todo lo que no fuese rentable. No solo palmaron Saab, Pontiac o Saturn, también Hummer. La marca de todoterrenos se había comprado en 1998 a AM General y se convirtió en un símbolo de la decadencia de la industria norteamericana del automóvil. Desde 2010 no se ha fabricado ni uno.

General Motors estuvo cerca de deshacerse de Hummer y vender la marca a unos empresarios chinos, pero ahí se quedó la cosa, y la marca sigue siendo propiedad intelectual e industrial del gigante americano. Bueno, lo de gigante ya es un decir, después de haberse retirado de varios mercados -como la Unión Europea casi por completo- y de centrarse en modelos de gama media y alta que fundamentalmente son SUV y pick-up.

Aunque ahora mismo el precio de la gasolina no es un enorme problema para el consumidor que quiere pasearse en un un vehículo mediomilitar que provoca pesadillas a los ecologistas, la percepción sobre esos despropósitos con ruedas es distinta. No obstante, sigue habiendo demanda por vehículos grandes con capacidades fuera de asfalto, aunque nunca lleguen a pisarlo, por parte de gente que puede gastar ciertas cantidades de dinero.

Hummer H2 SUV Concept

Hummer H2 SUV Concept (2000)

¿Y por qué no relanzar Hummer con tecnología eléctrica? Así podrán mantener su imagen y no representar un problema medioambiental inmediato, al no tener emisiones locales. De acuerdo a Bloomberg, que es una fuente seria, en General Motors ya ha empezado ese debate y se han hecho hasta estudios de diseño.

Es cierto, se puede hacer un Hummer eléctrico. El problema no es baladí a efectos de ingeniería. Un Hummer es, por definición, muy pesado. Un vehículo eléctrico grande con una autonomía “decente” también lo es. Sumar ambas cosas tiene una mayor complicación a efectos de escala. En la actualidad vehículos como el Audi e-tron o el Mercedes-Benz EQC 400 superan fácilmente las dos toneladas. Un Hummer eléctrico está más cerca de las tres toneladas que de dos toneladas.

Esto me recuerda la polémica que surgió hace tres años con el mítico puente de Brooklyn en Nueva York, el cual tiene un límite de peso de 3.000 kg. En la web The Drive hicieron una lista de vehículos “ligeros” que no podían cruzarlo, y descartando las grandes pick-up heavy duty hay varios turismos: Lincoln Navigator L 4×4, Cadillac Escalade ESV 4WD, Lexus LX 570, Toyota Sequuoia Platinum 4×4, Rolls-Royce Phantom Drophead Coupe, Land Rover LR4 (el Discovery), Bentley Mulsanne Speed y Porsche Cayenne S E-Hybrid. A esa lista se le sumó el Tesla Model X.

Hummer H2 SUV Concept Y GMC Terradyne Concept

Hummer H2 SUV Concept y GMC Terradyne Concept (2000)

No es una tontería que vehículos de dos ejes y cuatro ruedas alcancen pesos tan elevados de cara al mantenimiento de la red viaria. De hecho, el límite de tres toneladas para el puente de Brooklyn está relacionado con que tiene casi 140 años y que cuando se proyectó nadie en su sano juicio podía pensar en carros de más de 300-400 CV con masas tan altas.

Para hacernos una idea, el Tesla Model S P 85 tiene 540 kg en baterías. Lo cierto es que un Hummer eléctrico está lejos de ser inmediato, nos vamos a más allá de 2023, y en ese plazo la tecnología de baterías puede mejorar bastante en densidad y ofrecer, pongamos más de 100 kWh de capacidad con una masa inferior a la media tonelada. Sigue siendo mucho peso. Además, los motores necesitarían mucha potencia sí o sí.

Está claro que los pick-up y los grandes SUV se harán eléctricos algún día, por eso del mal menor, y que la tecnología de baterías y materiales compuestos contribuirán a que en las básculas no den cifras tan excesivas. Sin duda General Motors aprovechará todas las sinergias internas con Chevrolet, Cadillac y GMC para simplificar al máximo el diseño, y partiendo de tripas comunes, se pueda hacer un producto identificable fácilmente como un Hummer.

Hummer HX Concept

Hummer HX Concept (2008)

De todas formas, por mucho que mejore la tecnología, en términos de rendimiento dudo que gasten menos de 25-30 kWh/100 km. La equivalencia absoluta no es muy grande, 3 l/100 km, lo que gasta un SEAT Ibiza de tres cilindros con motor diésel ultra-apretado conduciendo con una pluma de ganso sobre el acelerador.

Sí es un problema recargar baterías tan grandes, que requerirán potencias de carga de más de 100-120 kW, y eso no se puede instalar en cualquier parte. Velocidades inferiores implicarían recargas en tiempos no admisibles, pongamos más de tres horas, en ese tiempo se puede ingerir café suficiente para matar a un elefante o a un italiano. Superadas ciertas escalas o tamaños, que cuadre el círculo se hace cada vez más complicado.

Resumiendo, es una estupidez total revivir Hummer. Por eso va a funcionar, al menos en Estados Unidos y algún país que otro más. Y si luego General Motors vuelve a quebrar, ya la rescatará otra vez el Tío Sam, precedente desde luego ya hay.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.