¿Convertirías a eléctrico un utilitario desde 5.000 euros?

¿Convertirías a eléctrico un utilitario desde 5.000 euros?

El precio de una segunda vida útil si las cosas fueran más fáciles


Tiempo de lectura: 5 min.

Estamos acostumbrados a pensar de esa manera: cuando hablamos de un coche de bajo valor económico, como un utilitario de venta masiva entrado en años, cuando se rompe el motor la reparación no suele merecer la pena y se manda al sacrificio en el altar de los CAT. Una posible alternativa al desecho del vehículo y meterle otro motor de combustión interna es aprovechar el porte para convertirlo en eléctrico.

En España el proceso, que aparentemente es sencillo, no lo es. Xavier Milian Call, ingeniero técnico industrial de Certicalia, lo explica en su página web con detalle. Hace falta un vehículo base, un proyecto técnico firmado por un ingeniero y se recomienda un visado de colegio profesional. Eso, para empezar. Luego iría el trabajo en sí.

El taller instalador, que debe estar inscrito en un registro oficial -nada de “hágalo usted mismo”-, colocará todos los componentes que ha indicado el ingeniero en el proyecto. Toda la instalación tendrá que cumplir el reglamento CEPE/ONU R-100 en lo relativo a la seguridad eléctrica. Si todo se ha hecho bien, hay que meterse en una homologación individual, de 900 a 1.400 euros suele salir.

Fiat 500 retrofit Transition One

Fiat 500 transformado en eléctrico por Transition-One en Francia

Con el certificado de fin de obra, el informe de conformidad del laboratorio de homologación y el certificado del taller ya se acude a una ITV, donde se legaliza la reforma de importancia y se hacen los cambios en la ficha técnica. Enumerado todo eso, seguiremos pensando que es mejor sacrificar el coche, o comprar uno o dos en estado equivalente a antes de la rotura por el mismo dinero.

Pero, ¿qué pasaría si fuese tan simple como mandar un coche con el motor roto ya extirpado a un taller especializado, tener la conversión hecha en unas horas, y que saliese a partir de los 5.000 euros? La cosa cambiaría. Es lo que ya sucede en Francia tras la reforma legal de abril, que simplifica el carajal de papeles y homologaciones necesario. Basta con haber homologado ya kits concretos para modelos también concretos, y sin que el fabricante del vehículo pinche ni corte.

En Francia se permite convertir en eléctrico cualquier vehículo de categoría M, N o L con un simple requisito de edad y papeleo simplificado

La empresa Transition-One, por ejemplo, tiene kits homologados para Renault Twingo (II), Fiat 500, Toyota Aygo, Citroën C1, Peugeot 107, Volkswagen Polo, Renault Clio (III), Peugeot 207, Citroën C3 (I), Dacia Sandero, Mini y las furgonetas ligeras Renault Kangoo, Citroën Berlingo y Peugeot Partner. Hablamos de modelos con un mínimo de cinco años de edad por limitación legal.

20 Citroen C1

Se le puede dar segunda vida a un Citroën C1 que rompa su motor 1.0 gasolina o su 1.4 HDi

Una vez aplicadas las ayudas del Gobierno de Francia, la conversión se queda en torno a ese coste para vehículos del segmento A, B o furgonetas compactas, obteniendo autonomías de 100 a 200 kilómetros y velocidades punta muy razonables, de 110 a 130 km/h, que para circular legalmente no hace falta más en un segundo/tercer coche. La potencia del motor ronda los 68 CV, normalmente similar al térmico de origen.

Los paquetes de baterías de litio están garantizados durante cinco años o 100.000 km, y la instalación eléctrica dos años sin límite de kilometraje. Los kits ya aprobados se instalan en un plazo de cuatro horas, descontando que no hay que sacar piezas averiadas o ya inservibles.

Olvidaos de eléctricos antediluvianos con motor de escasa potencia y baterías de plomo. Con baterías de tamaño adecuado -como 15 kWh, suficientes para uso urbano/periurbano- la recarga se puede completar en 5 horas, y por 1-2 euros según la tarifa eléctrica contratada, y se puede hacer por incluso menos. Colocar más baterías en coches que no se diseñaron para llevarlas no es fácil y puede implicar notables pérdidas de habitabilidad trasera o de maletero útil, de ahí que lo razonable sea instalar paquetes de baterías más compactos.

Renault Clio 2000 16v 1

Renault Clio 2.0 16v (III)

La factura de mantenimiento del vehículo pasa a desplomarse: adiós aceite, bujías, correas, cadenas, filtros… Habrá que comprobar de vez en cuando discos, pastillas y líquido de freno, neumáticos, que no se ha agotado el líquido del limpiaparabrisas, dirección, suspensión, luces… y poco más. La reforma implicaría el distintivo de al DGT de vehículo eléctrico, con todo lo que eso conlleva.

Parece bastante interesante que, en un país como el nuestro, donde el parque móvil supera los 12 años de edad media, y con un creciente número de unidades, vehículos donantes puede haber a patadas. Para economías modestas y medias 5.000 euros o poco más parece una inversión muy razonable si se considera la pasta que se ahorraría en combustible y mantenimiento después.

El apoyo de la Administración a estas conversiones generaría mucha actividad económica, la formación de personal especializado -que los mecánicos tendrán que adaptarse sí o sí a trabajar con eléctricos-, i+D de empresas españolas que preparen kits de conversión, un pequeño alivio en la factura nacional de hidrocarburos, etc. Pero la oportunidad parece que se ha vuelto a pasar tras la presentación del anteproyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2021. Qué lástima. Menos mal que son progresistas, ecologistas… y quieren modernizar nuestra economía, que si no…

PD: Seguro que has pensado que es tan fácil como hacer la conversión en Francia y volver a España. No es tan simple. Los franceses exigen que el vehículo a reformar sea francés, y al intentar legalizar la reforma en España los de la ITV nos dirán que subamos en cierto dedo y empecemos a pedalear -como en todo vehículo transformado-, y a homologación individual sí o sí. Además, implicaría rematricular, impuestos… nada, es inviable.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Luis
Invitado
Luis

¿Y permitir que cualquiera pueda tener un eléctrico por 5000€?
¡Pero que nos hemos creído!
(Nótese la ironía)

Reverfons
Jefe de Equipo
Reverfons

Pues me parece una idea muy buena para dar una segunda vida a un utilitario. Es económico para el propietario y beneficioso para el medio ambiente no solo por qué será eléctrico sino también porque se amplía la vida útil del vehículo.
Ojalá se extienda está posibilidad a más países, lo del tema homologaciones parece mentira como pone pierdas en el camino para determinadas cosas…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.