Ya es más fácil el electro-retrofit de un clásico en Francia

Ya es más fácil el electro-retrofit de un clásico en Francia

El Gobierno francés ha legalizado la práctica del retrofit para cambiar motores térmicos por eléctricos


Tiempo de lectura: 4 min.

Francia ya promueve el retrofit, homologar vehículos originalmente de diésel o gasolina convertidos en eléctricos, reduciendo el papeleo a un simple trámite administrativo. El Gobierno francés aprobó mediante un decreto ministerial esta práctica de cambiar motores térmicos a eléctricos, simplificando los trámites en uno de los países con mayores trabas de Europa para ello. Tras esto, se emite un documento con la modificación certificada y una garantía de tres años.

El decreto dice que el vehículo a convertir tiene que pertenecer a las categorías M, N o L, y estar matriculado en Francia. Para las categorías M y N, la matriculación tendrá que ser cinco años anterior a la fecha de conversión, tres para la categoría L. También deberá tener un motor de combustión interna y no estar catalogado como vehículo de coleccionista/histórico. Las modificaciones en el motor tendrán que ser realizadas por una empresa cualificada para ello y ser debidamente homologadas, ya que el vehículo necesita tener seguro para poder circular o estar catalogado como de colección una vez modificado.

Los vehículos catalogados como colección antes de su modificación no podrán ser electrificados si quieren mantener su título de autenticidad. Sin embargo, el resto de los vehículos no tendrán problemas para pasarse a las baterías, sobre todo si el modelo elegido ya tiene una homologación previa de la UTAC, una empresa privada de control técnico. Con el decreto francés se evita que la propia marca del vehículo sea la que homologue el diseño, lo que derivaba en negativas y retrasos en la validación.

Peugeot 205 motor

Así lucía el motor de un clásico cuando estaba nuevo, ¿y cuando deja de funcionar o no merece la pena su reparación?

Medios franceses apuntan a que el problema va a estar en convencer a los compradores de que el retrofit es rentable, ya que estiman que las conversiones más baratas estarán en alrededor de unos 8.000 euros para un urbano pequeño de unos 75 kilómetros de autonomía, aunque puede ascender hasta más de 50.000 euros. Todo depende del modelo del vehículo y la capacidad de almacenamiento de las baterías. Sin embargo, ahora se cuenta con ayudas estatales y regionales para incentivar el retrofit, lo que puede bajar esos precios, pero que con el tiempo desaparecerán en cuanto esta práctica se extienda.

El retrofit puede ser una alternativa a la compra de un coche eléctrico nuevo, sobre todo si se tiene un vehículo antiguo en buenas condiciones, al menos en todo lo que no sea el motor. Esto haría que los vehículos que en cuanto suben los niveles de contaminación su circulación queda limitada por sus emisiones, puedan seguir circulando sin problemas.

Actualmente, en Francia hay dos vertientes principales para el retrofit: la de los vehículos comerciales con empresas como Carwatt, o la de la colección de vehículos de recreo con empresas como Brouzils Autos -electrificó un Volkswagen Beetle-, Retrofuture o Méhari Club Chasis. También hay empresas que se lanzan al segmento individual, como IAN Motion, que tiene a Renault Sport, el equipo de Fórmula 1, detrás, y con modificaciones en un Austin Mini. Sin embargo, se espera que la mayoría de las conversiones sean con motivo recreacional y no para uso particular estándar.

Peugeot 205 Retrofuture

Retrofuture cobra un módico precio de 24.900 euros por convertir un Peugeot 205 con especificaciones básicas: 65 CV, 20 kWh (ampliables)…

Desde la federación AIRe (Acteurs de l’Industrie du Rétrofit Electrique) estiman que ahora que el retrofit es legal se conviertan alrededor de 66.000 coches clásicos en los próximos cinco años. Con esto se reutilizarán coches de más de cinco años de antigüedad para hacerlos ecológicos y libres de emisiones para darles una segunda vida que, por el contrario, no sería posible. El retrofit también se está extendiendo a países como Reino Unido, Alemania y Estados Unidos, donde es ya legal. También Holanda y Eslovenia permiten esta práctica y los trámites administrativos son mucho menos costosos que, por ejemplo, en España.

En España las cosas cambian. Electrificar un vehículo conlleva pasar obligatoriamente por la homologación cada vez que se modifique algo del vehículo, y es individual. Es decir, el modelo no se queda registrado por si hubiera otro vehículo con las mismas características y se dé como homologado automáticamente. Si así fuera, los trámites y las pegas serían mucho menores.

Estas homologaciones no son precisamente baratas, siempre dependiendo de la magnitud de las modificaciones realizadas, y pueden ser una solución más cara que comprar un coche ya eléctrico, sobre todo ahora que empieza a haber coches por debajo de los 20.000 euros y con mayor autonomía de baterías.

Si vives en Francia y quieres consultar la legislación aplicable, está en el JORF n°0081 du 3 avril 2020.

COMPARTE
Sobre mí

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
J.J. López
Suscriptor

Pues me parece muy buena idea.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.