El Vision Mercedes Simplex es un ejercicio de diseño que se remonta a 1900

El Vision Mercedes Simplex es un ejercicio de diseño que se remonta a 1900

Así es la reintepretación moderna del primer coche de competición del mundo


Tiempo de lectura: 3 min.

Después de haber revelado el Vision EQS durante el transcurso del Salón del Automóvil de Frankfurt la semana pasada, podrías pensar que tardaríamos en ver otro prototipo de Mercedes-Benz. Nada más lejos de la realidad, hoy traemos el Vision Mercedes Simplex, un concept car bastante diferente a los que nos ha acostumbrado la marca en el último siglo.

Mercedes-Benz se ha hecho un buen autorregalo para inaugurar su nuevo centro de diseño en Niza (Francia). El Vision Mercedes Simplex es una versión moderna del clásico Mercedes 35 PS (o 35 HP en notación británica), así como una excusa para permitir a los diseñadores estirar sus músculos y divertirse un poco. Al igual que el aerodinámico Aesthetics Progressive Luxury visto el año pasado, el Simplex se presenta más como una “escultura” que como un automóvil conceptual. Se ve, pero no se toca.

El Mercedes 35 PS fue el primer coche de competición de la compañía, y a menudo considerado el primero de la historia cuando consiguió su primer logro en 1901 sobre las carreteras de Niza. Fue especialmente diseñado por la entonces denominada Daimler Motoren Gesellschaft para Emil Jellinek-Mercedes, quien quiso bautizar al coche con el nombre bautizó a su hija, Mercédès. Con él compitió en la carrera de la rivera francesa desde Niza, Francia.

Vision Mercedes Simplex (15)

Emil Jellinek insistió en que el motor del Mercedes 35 PS tenía que ser desarrollado por Maybach y Daimler en persona, con la entrega efectuada antes del 15 de octubre de 1900

El diplomático, empresario y piloto alemán eliminó la forma de carruaje motorizado típica de otros vehículos antiguos de la época para incorporar un diseño lineal más ancho y más bajo, con un motor (relativamente) ligero y de alto rendimiento. El diseño revolucionario resultó tan exitoso que Daimler lo adoptó para todos sus coches de carretera posteriores. El resto de la industria automotriz siguió los mismos pasos, lo que coloca al Mercedes 35 PS como el primer coche “moderno”.

Ahora, más de un siglo después, el mismo fabricante ha reinterpretado la fórmula con vistas hacia el futuro. Las elevadas ruedas exteriores, por ejemplo, incorporan cada una un motor eléctrico. Y sin un bloque de combustión interna que enfriar (el modelo original empleaba un cuatro cilindros en línea de 5,9 litros), el radiador ha sido reemplazado por una pantalla digital tridimensional.

Vision Mercedes Simplex (8)

Los brazos de suspensión están fabricados de fibra de carbono, como los de un monoplaza de Fórmula 1. Un espacio interior abierto al exterior presenta un banco acolchado de dos asientos estilo Chesterfield para enfatizar la posición lujosa de la marca, y los instrumentos adaptativos “hiperanalógicos” incorporan pantallas digitales con marcos clásicos. Incluso hay una pequeña bolsa para el equipaje con correas de cuero unida a la zaga.

Para un prototipo cuyo proceso solo llevó unos ocho meses, el Vision Mercedes Simplex es un vehículo encantador. El exterior fue diseñado en el centro de diseño de California del fabricante germano, mientras que Europa jugó un papel más importante en el interior; simple, pero efectivo. ¿Algún plan de llevarlo a producción? Ninguno. Muchos protoripos modernos anticipan futuros modelos, pero este no. Aun así, sigue siendo un interesante ejercicio de diseño.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.