Menu

Toyota Land Cruiser Namib, un icono que nunca muere

Y que podrías comprar nuevo por unos 55.000 euros si vivieses en Sudáfrica

Toyota Land Cruiser Namib, un icono que nunca muere

Este es el Toyota Land Cruiser Namib, una pick-up basada en la incombustible Serie 70. Mientras que Mercedes-Benz ha renovado su Clase G, Jeep su icónico Wrangler, Suzuki el pequeño Jimny y Land Rover el Defender, Toyota parece que aún no está dispuesta a dar el paso. Y sé que a más de uno no le importaría hacerse con uno.

El Toyota Land Cruiser Namib es una versión hecha camioneta (pick-up) particularmente resistente del modelo homónimo 79 S-Cab. Eso se traduce en un todoterreno que, básicamente, ha estado en producción desde comienzos de los 80 de una forma u otra. Está propulsado por un bloque V8 turbodiésel de 4,5 litros capaz de generar 208 CV de potencia y 430 Nm de par motor entre las 1.200 y 3.200 RPM. De todas formas, la versiones no Namib se pueden pedir con un V8 de gasolina. Allí las normativas anticontaminación son otra cosa.

El 4.5D no será el motor más eficiente, pues promete una velocidad máxima de 140 km/h y un consumo de combustible homologado de 11,3 l/100 km, y emite 300 g/km de CO2. Lo tendría difícil para circular por Madrid Central. La energía del propulsor llega a las cuatro ruedas a través de una transmisión manual de cinco velocidades. Las llantas, de 16 pulgadas, están envueltas en neumáticos 265/75 Cooper Discoverer S / T Maxx de 32” con las letras pintadas en blanco.

Toyota Land Cruiser Namib Exterior (2)

El Toyota Land Cruisier Series 70 es un veterano caballo de batalla todoterreno aún en servicio en gran parte del mundo, excepto en Europa y América del Norte

A pesar de sus numerosos años en el mercado, el Toyota Land Cruiser Namib tiene un sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de siete pulgadas con función de navegación y bluetooth, elevalunas eléctricos, columna de dirección telescópica ajustable en altura, cierre centralizado remoto, toma de corriente frontal, ABS y dos airbags frontales. También se ofrece con una garantía de tres años o 100.000 kilómetros, lo que ocurra primero.

Inspirado en el desierto de Namib, uno de los más grandes y antiguos del mundo, este “nuevo” modelo integra algunas mejoras exteriores que incluyen un nuevo diseño de malla para la parrilla delantera con letras de la compañía, un parachoques delantero de acero de alta resistencia, enganche para remolque, un protector para los faros y numerosas insignias Namib. Los colores disponibles son Sand Beige e Ivory White.

Toyota Land Cruiser Namib Exterior (3)

En el interior, los asientos han sido envueltos en tela gris a medida, con el logotipo de Namib bordado, y los bordes cuentan con placas antidesgaste que evitan la degradación con el paso del tiempo. El Toyota Land Cruiser Namib también tiene una guantera refrigerada, un techo específico con luces LED, un gancho para el cable de micrófono, y múltiples espacios de almacenamiento.

Para ser completamente honestos, nombre íntegro del vehículo es “Land Cruiser 79 4.5D V8 D / C Namib”, y la firma nipona pide por él 893.600 rands sudafricanos, lo que equivale a unos 55.000 euros al cambio actual. No es precisamente una ganga, teniendo en cuenta que el Land Cruiser 2018 de cinco puertas se vende en nuestro país desde 40.500 euros, mucho más moderno y tecnológico. Si quieres uno, lo tendrás que pedir de importación, y suerte cuando quieras homologarlo.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

Ay, si Toyota quisiera partir de estos Serie 70 que fabrica en Portugal y ponerles el 2.4 td del Hilux con 150 cv y 400 Nm… A fin de cuentas hay mercados donde se ofrece el «pequeño» 1HZ (4.2 L6) que sólo entrega 130 cv y 280 Nm. Aunque fuese con unidades limitadas, unas 1.000 al año. Por 45.000 € las venden todas y queda gente sin atender. Clientes selectos y que tienen muy claro lo que quieren y hacen ese desembolso porque saben que ese coche durará toda la vida. Lástima que el de batalla corta, el 71, ya… Leer más »

Javier Costas
Editor

Me temo que no es tan fácil. Cumplir la Euro 6d implica mucha pasta, y tendría que repartir los costes en esas 1.000 unidades. Esos coches tienen sentido en el mundo subdesarrollado, no en la Europa urbanizada. El mercado japonés es otro tema aparte, ahí los sacan con motores gasolina gordos y no pasa nada. No se los compra ningún loco, mantener esos coches es un buen dolor en el país nipón.

Txesz
Mecánico
Txesz

Bueno, la idea es partir de un motor que ya cumpla Euro 6D, como el citado 2.4, a ver si así es menos complicado. Igual hay que añadir un depósito de 20 litros de adblue que requiera ser llenado cada 5.000 km. Luego habria que mirar la idea de homolgarlo como vehículo comercial/industrial, que me suena que andan con límites algo menos estrictos y hasta que punto eso es compatible con la venta al público en general o si ya quedaría limitado a compradores profesionales (que también ahí tendría su mercado). Pero diga lo que diga, no lo van a… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.