Una disputa sobre el logotipo con Citroën deja a Polestar fuera del mercado francés

Una disputa sobre el logotipo con Citroën deja a Polestar fuera del mercado francés

Un tribunal francés determinó que la marca propiedad de Volvo no puede utilizarse en Francia hasta principios del 2021


Tiempo de lectura: 5 min.

Polestar, la marca de vehículos eléctricos de Volvo Cars, quien a su vez es propiedad del fabricante chino Zhejiang Geely Holding, se ha topado con un obstáculo inesperado en Francia. La batalla legal que ha mantenido con Citroën y DS Automobiles ha terminado resultando en una sentencia que les condena a pagar 150.000 euros al fabricante francés en concepto de daños y perjuicios, las costas del juicio y una prohibición de seis meses en el uso del logotipo de Polestar en el país galo.

Este conflicto tiene su origen en septiembre de 2017, cuando el Grupo PSA, al que pertenecen tanto Citroën como DS, solicitó a Volvo que dejara de utilizar el logotipo de Polestar. Afirmaban que los usuarios franceses de Internet habían percibido similitudes entre esta insignia y las de Citroën y DS tras la exhibición del Polestar 1 en el Salón del Automóvil de Ginebra. Volvo se negó a dejar de utilizar el logotipo, y alegó que no se parecía al de Citroën o al de DS. El fabricante francés trasladó el caso a la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO, por sus siglas en inglés), pero fue rechazado.

Tras este fallo, a Citroën no le quedó otra alternativa que recurrir a la justicia francesa, ante la cual presentó una demanda en octubre de 2019 por violación del derecho de marca y competencia desleal. Exigían la prohibición del logotipo de Polestar y una indemnización de 320.000 euros. La base de la demanda era que los logos de Citroën, DS y Polestar únicamente se diferenciaban en la disposición de los chevrones, y que el consumidor podía llegar a pensar que las tres empresas guardaban algún tipo de vínculo entre sí.

Los abogados de Volvo defendieron que no había ningún riesgo de confundir el logotipo de Polestar con los de Citroën y DS, y también recordaron el fracaso del fabricante francés en su queja a la EUIPO. Sin embargo, el tribunal terminó fallando parcialmente a favor de Citroën. Dictaminó que, aunque la similitud parecía débil, la enorme popularidad del logotipo de Citroën en Francia tras haberlo usado durante un siglo podía hacer que, para los franceses, los chevrones utilizados por Polestar recordaran a los que usa Citroën.

Por ello les sentenciaron a pagar el 0,05 % del gasto publicitario anual medio de Citroën en Francia, los mencionados 150.000 euros y 70.000 en costas del juicio, además de la susodicha prohibición de su logo hasta principios del 2021. No queda totalmente claro si Polestar podría utilizar su logotipo después de la sanción o deberá cambiarlo para poder vender en Francia. En declaraciones a Autocar, afirman no vender vehículos en Francia ni tener planes para hacerlo, además de que esta sentencia solo aplica en territorio francés.

En realidad, los tres logotipos tienen un origen y significados muy distintos. El más antiguo y famoso, el doble chevrón de Citroën que se utiliza desde 1919, no tiene nada que ver con el signo diacrítico francés ni con los galones militares o heráldicos. Viene de los engranajes que patentó André Citroën, fundador de la compañía, y que supusieron que se hiciera rico. Se inspiró en las ruedas dentadas de unos molinos en Polonia, que eran en forma de chevrón, y consiguió unos engranajes más fiables, resistentes e incluso silenciosos, por lo que fue todo un éxito. Tras la Primera Guerra Mundial, abrió su fábrica de automóviles, a la que pondría su apellido y el logotipo inspirado en aquello que tantos beneficios le reportó, dos chevrones de sus engranajes.

DS 7 Crossback E Tense 4x4 36

DS Automobiles solo existe desde 2014 como marca independiente dentro del Grupo PSA, pero su origen se sitúa a mediados del siglo XX. Concretamente, en 1955, con el lanzamiento del famoso Citroën DS. Este nombre tenía escondido un juego de palabras para los francófonos, ya que “coche” en francés es una palabra femenina (la voiture) y la pronunciación de las letras DS suena de forma muy parecida a diosa (déesse). Por ello, Citroën DS en francés era como decir “la Citroën diosa”.

Después de este modelo tan exitoso, en 2009, el Grupo PSA dio a la abreviatura “DS” el significado de “Distinctive Series”, y Citroën se puso manos a la obra para crear una línea de alta gama de sus modelos utilizando estas tan reconocidas siglas. Tras su lanzamiento como marca independiente, se diseñó su logotipo propio, para lo cual se utilizaron chevrones para recordar su estrecha vinculación con Citroën: un chevrón que forma la D y otros dos unidos que apuntan en direcciones opuestas y conforman la S de DS.

En cuanto a Polestar, tanto el nombre como el logotipo hacen referencia a un elemento astronómico: la Estrella Polar, conocida en Suecia como Polstjärnan, y de forma internacional bajo la denominación de Polaris. Tras la compra por parte de Volvo Cars y su reorientación hacia ser una marca de vehículos eléctricos de alto rendimiento -previamente era un preparador especializado en Volvo-, se modificó el logotipo, del que solo se mantuvo la Estrella Polar que aparecía en el anterior (un recuadro azul con el nombre Polestar y el brillo de la estrella al final). Por cierto, Polaris es un fabricante de vehículos ligeros y dueño de Indian Motorcycles.

Polestar 1 Blanco

Sin embargo, desde Volvo Cars decidieron representar esta estrella con dos galones enfrentados entre sí, en vez de con las cuatro puntas tradicionales que tenía en el logotipo original, lo que ha causado todo este enfrentamiento judicial con Citroën y les ha apartado, al menos de forma temporal, de un mercado importante como es el francés, en el que no parecen tener prisa por entrar.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Sr_Verde
Invitado
Sr_Verde

Es como el emblema que llevaba mi ZX con un chevrón del revés, idéntico.

Txesz
Mecánico
Txesz

Suerte que Santana ya no existe…
comment image

Javier Costas
Suscriptor

Ahora que lo dices…

tiene-razon-denle-una-cerveza.jpg


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.