Un motor AMG para el Mercedes-Benz 500 SEC, un restomod de altos vuelos

Un motor AMG para el Mercedes-Benz 500 SEC, un restomod de altos vuelos

Su V8 abandona el vano motor para dar paso al V8 5,4 litros firmado por AMG que cuenta con 500 CV


Tiempo de lectura: 3 min.

Los swaps de motores modernos en los BMW de los setenta y ochenta es algo que ya parece hasta habitual, pero sobre los Mercedes-Benz tildados siempre de aburridos no se ha visto tanto. Algo así debió pensar Kwiek Classics de Nashville, Tennessee, una empresa dedicada a unir el presente y el pasado de Mercedes con trabajos como este, en el que se consiguió un motor AMG para el Mercedes-Benz 500 SEC, un restomod de altos vuelos con estética de hace cuarenta años con un rendimiento muy actual. Su V8 abandona el vano motor para dar paso al V8 de 5,4 litros firmado por AMG que cuenta con 500 CV gracias a su compresor.

Representando el tope de gama de la Clase S, el 500 SEC de la serie C126 era quizás el mejor cupé deportivo de lujo de la época que salió de Alemania Occidental. Desde el inicio de su producción en 1982 hasta 1985, el 500SEC salió de fábrica con un motor V8 M117.963 de cinco litros que generaba 230 CV que se transmitían al eje trasero. La línea de modelos 500 SEC viviría para ver la caída del Muro de Berlín y dejó de producirse en 1991, pero entre tanto, AMG ya puso sus manos sobre él creando un unicornio capaz de hacer sombra a grandes superdeportivos de la época.

mercedes 500sec swap AMG(3)

En ese tiempo, el motor del modelo se actualizó al más moderno V8 M117.965 que generaba 265 CV al final de su carrera, o 250 CV en los EE. UU., donde los catalizadores restaban músculo al gran cupé de Mercedes. Sin duda, estos eran respetables en su época, pero visto a día de hoy nos parecen algo exiguos sus menos de 300 CV. Desde el punto de vista estadounidense, son como una versión alemana del motor de bloque pequeño 302 que tanto respetaban, por lo que allí también tenían sus seguidores.

Pero con el paso de los años podemos hacerlo mejor que en 1983, mucho mejor, y por eso el M117 de este restomod ya no está bajo el capó. En su lugar se encuentra un Mercedes M113 K V8 de 5,4 litros sobrealimentado procedente de un S55 AMG del año 2003. Desde cualquier punto de vista, este fue uno de los mejores motores V8 jamás construido por Mercedes AMG, proveniente de la época dorada de los grandes buques insignia de las marcas. Aunque parezca mentira, parece que hubiese nacido para vivir bajo el capó de este 500 SEC.

mercedes 500sec swap AMG(7)

A ello, se ha sumado una suspensión completamente nueva, equipada con muelles Dkubus y amortiguadores de alto rendimiento de Bilstein, que hace que el enorme motor vaya a juego con el comportamiento dinámico del cupé.

El trabajo de pintura Classic White remata la estética de principios de los ochenta, que se subraya con el fantástico kit de carrocería inspirado en AMG. La creación de Kwiek Classics es sin duda el vehículo alemán más llamativo a la venta en la casa de subasta estadounidense Bring a Trailer. Si alguien logra llevárselo a casa por menos de 50.000 € será un logro, ya que una construcción de este nivel merece mucho más.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.