Un Ford Focus ST llevado a superar al RS

Un Ford Focus ST llevado a superar al RS

Tiene más de 400 CV a las ruedas y una lista de piezas casi infinita le preceden


Tiempo de lectura: 3 min.

¿Recuerdas cuando Ford solía vender coches “normales” y no solo crossovers y SUVs? Seguro que sí, ya que solo han pasado unos años desde que dejaron de hacerlo. Uno de los modelos que fabricaban era la respuesta de la marca al Volkswagen Golf, concretamente el Focus, junto con sus topes de gama dirigidos a combatir con el GTI y el R, que añadían los sufijos ST y RS. Y en esta historia, nos centraremos en el ST de la tercera generación, ya que acabamos de encontrar un Ford Focus ST llevado a superar al RS, con un montón de modificaciones que lo han convertido en una bestia, puesto que tiene más de 400 CV a las ruedas y una lista de piezas casi infinita le preceden.

No hay una gráfica en el dinamómetro que respalde esa afirmación, aunque a juzgar por la lista de piezas no puede andar lejos, y tras una fortuna invertida, tendemos a creerle. Cuando todavía estaba en stock, el motor turbo de cuatro cilindros y 2 litros de este Ford Focus ST 2013 generaba 250 CV y 340 Nm de par. Con una transmisión manual que transfería la potencia a las ruedas delanteras, el 0 a 100 km/h lo despachaba en seis segundos y medio, y la velocidad máxima estaba limitada a 250 km/h.

ST400(6)

La única variante del Focus que era capaz de superarlo era el tope de gama, el RS, que escondía bajo el capó un cuatro cilindros de 2,3 litros que generaba 350 CV y 440 Nm. Bajó el 0 a 100 km/h hasta los 4,7 segundos y alcanzaba una velocidad máxima de 266 km/h y, a diferencia del ST de tracción delantera, el RS contaba con tracción total con vectorización de par para optimizar la tracción en cada momento. Y mientras el ST vive en Europa en el Focus de cuarta generación, el RS se abandonó por completo y no regresará para intentar hacer sombra al Golf R.

Pero el propietario de este ST quiso llevarlo más lejos, superando los 400 CV. El motor se rehizo por completo, bajando la compresión para evitar la autodetonación que podría provocar el Garrett GTX2867R que instaló posteriormente. Pistones, bielas, nueva tornillería ARP, culata porteada, contrapesos del cigüeñal eliminados, un radiador de aceite, y algunas piezas más consiguen obrar el milagro, aunque esto no es cuestión de suerte, es un trabajo muy fino. Como podréis imaginar, el propietario también sospechó que la tracción iba a ser un problema, por lo que instaló un diferencial de deslizamiento limitado firmado por Quaife.

Acompañándole, suspensión, estabilizadoras, llantas de 17 pulgadas y unos Toyo Proxes R888. El exterior también se ha vitaminado con un capó de carbono, un brutal lip, y otro buen puñado de piezas. En el interior podemos encontrar una completísima jaula antivuelco, y 97.350 km en el odómetro, un par de asientos, un volante nuevo y relojes adicionales, completando un interior despojado de lo superfluo.

Para obtener más información sobre las modificaciones, os dejo el enlace de la subasta, en GarageKeptMotors. Pero no lo hagas aún, ya que todavía no te hemos dicho cuánto cuesta y, contrariamente a lo que algunos puedan creer, no es tan caro. El precio de venta es de unos 20.000 $, alrededor de 18.000 €, ¿cómo lo ves?

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso

Javier Gutierrez