Subaru WRX STI V8, una locura americana

Subaru WRX STI V8, una locura americana

Este Subaru de rally recibió un V8 de Ferrari para olvidarse de los problemas del EJ25


Tiempo de lectura: 3 min.

El motor turbo de los Subaru, denominado EJ25, acostumbra a sorprender a quien compite con él con averías varias. Pero este piloto tomó una solución algo más radical que reforzarlo allá donde está reconocido que fallan estos motores, este Subaru de rally recibió un V8 de Ferrari para olvidarse de los problemas del EJ25. De un límite en el reglamento nació este Subaru WRX STI V8, una locura americana de la mano del instructor y piloto Sam Albert.

El peculiar motor bóxer de Subaru contribuye a bajar el centro de gravedad y a centrar las masas de cara al trato más extremo del Subaru WRX STI, esto le ayudó a granjear victorias en el Campeonato Mundial de Rally desde el nacimiento del Impreza en los años noventa. Albert transformó su Subaru Impreza WRX STI del 2004, también conocido como blobeye, en un coche de rally para el campeonato de 2010, pero con el tiempo quiso probar algo distinto bajo el capó, o atravesándolo más bien.

Al leer detenidamente el reglamento de la clase Open 4WD de la American Rally Association, descubrió que el límite de cilindrada de aspiración natural se situaba en los 4,5 litros. El motor F136 es un V8 premiado en ocho ocasiones por el International Engine of the Year, en la categoría de más de 4 litros de cilindrada. Al bueno de Sam Albert se le encendió la bombilla, solamente quedaba buscar entre sus numerosas variantes la más adecuada. Las unidades más cercanas a los 4,5 litros de cilindrada están montadas en coches caros y es raro que les sobre el motor, como por ejemplo en el Ferrari 458 Speciale.

1112424

483 CV de potencia máxima y 505 Nm de par mueven a este viejo Subaru

Tras mucho analizar la situación, se acotó la búsqueda a motores de Ferrari, ya que contaban con cigüeñal plano, mucho más pensados para ir rápido que los instalados en los Maserati y Alfa Romeo. Y para que fuese más fácil y barato encontrar un propulsor, se buscó el instalado en el Ferrari California, el F136IH. Este propulsor de 4,3 litros es capaz de generar 483 CV de potencia máxima y 505 Nm de par, ¿cuánto hay que gastar en un EJ25 para que alcance estas cifras?, ¿y para hacerlo fiable?

Como el motor es de aspiración natural, la potencia y el par llegan a unas revoluciones más altas, por lo que en terreno deslizante debería ser más aprovechable. Albert realizó el cambio de motor él mismo, incluido el diseño de un volante motor y un adaptador para la caja de cambios personalizados. Sin embargo, el proyecto no ha estado exento de contratiempos, incluido el fallo en el eje de transmisión, debido a lo que Albert describe como “tolerancias ambiciosas”. A pesar de eso, en el dinamómetro entregó cifras cercanas a las publicadas por el fabricante del motor, por lo que está contento con su obra.

La única duda que me queda es si la distribución de pesos es la idónea, pero no he sido capaz de encontrar el peso de ambos propulsores para compararlos. Esta es la historia del Subaru WRX STI V8, una locura americana que tendrá su debut competitivo en el Rally Olympus en Washington este abril. Solo nos queda animarlo mientras vemos los videos de su locura en Instagram o Youtube.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.