Si quieres tener un automóvil único en el mundo y muy especial, este TVR T440R debe ser tu elección

Si quieres tener un automóvil único en el mundo y muy especial, este TVR T440R debe ser tu elección

Está a la venta en Reino Unido por más de 200.000 euros


Tiempo de lectura: 3 min.

Ya hemos visto en alguna ocasión, que la necesidad de homologar las versiones de competición, ha sido causante de poner en circulación por las vulgares calles públicas, automóviles que han logrado hacerse un hueco en la historia. Coches como el BMW M3, el Ford Sierra RS Cosworth, el Audi Sport Quattro… todos ellos nacieron para circular por vías públicas, pero también para servir de base para las versiones de competición.

Esos que hemos mencionado no son los únicos, ni siquiera los más raros y especiales del mercado. Acaba de aparecer a la venta, a través del especialista británico The Auto Lounge Ltd., un espectacular TVR T440R, un ejemplar único en el mundo que sirvió, en su momento, para homologar la versión de competición con la que se compitió en Spa, Sebring, Silverstone y en las 24 Horas de Le Mans. Este coche, cuando se fabricó, se vio acompañado de otras tres unidades de tres unidades del TVR Typhon con especificaciones especiales.

TVR es un pequeño fabricante británico, cuyos coches tienen una fuerte y rebosante personalidad. Por desgracia, su ámbito de trabajo ha sido siempre su mercado local, Reino Unido, privando al resto del mundo de coches como el que nos ocupa, el TVR Typhon. En realidad, el TVR Typhon se desarrolló durante casi cinco años para ser un enorme fracaso, pues solo se vendieron las tres unidades mencionadas. Tenía la base del TV Tuscan R, coche del que también tomaba el propulsor de seis cilindros y 400 CV. Por desgracia, los TVR tienen fama de ser coches poco fiables, como muchos otros fabricantes británicos.

tvr T440R (2)

Según cuentan desde The Auto Lounge Ltd., los Typhon se desarrollaron bajo la denominación original de TVR T400R y se construyeron especialmente para las carreteras

En un primer momento, estaban destinados a montar un propulsor sobrealimentado, el mismo seis cilindros 4.0 que montó finalmente, pero con turbo. Sin embargo, el TVR T440R que nos ocupa, se desarrolló desde un primer momento para montar un motor más grande, un seis cilindros en línea con 4.2 litros de aspiración natural que tenía muchas cosas procedentes de competición, como pistones y cigüeñal de acero forjado, una caja del filtro fabricada con fibra de carbono, alimentación con dos inyectores adicionales y colectores de escape fabricados a medida. No alcanzaba las mismas cifras que las variantes de competición, rebajando el caballaje hasta los 440 CV para cuidar la fiabilidad.

Donde no se escatimó nada en absoluto fue en apartados como el chasis y la carrocería. Por ejemplo, el chasis recibe una jaula tubular que se encuentra atornillada a un piso que se ha fabricado con un panel de aluminio intercalado con resina. Luego se añade una tina fabricada con fibra de carbono (una especie de bañera) separada del chasis y finalmente, la carrocería, que también se fabrica con fibra de carbono, se adhiere a la tina y al piso plano.

TVR 440 R 3

Carrocería, por cierto, cuyo trabajo aerodinámico es específico, añadiendo difusor trasero, divisor delantero y un suelo completamente carenado. Aunque resulta tremendamente curioso que se en su interior, se haya mantenido la configuración 2+2, con unas plazas traseras que dan la impresión de ser más una máquina de tortura que unos asientos para que vaya sentadas personas.

Quien se atreva a sentarse ahí, irá encastrado en una estructura de fibra de carbono vista con pequeños acolchados, arneses de seis puntos y una de las barras de la jaula cruzando de lado a lado del habitáculo a la altura del cuello (por detrás). A esa barra se sujeta el reposacabezas.

Es un coche realmente radical que te puedes llevar a casa por la nada despreciable cifra de 192.990 libras, unos 224.640 euros aproximadamente. Está homologado para circular por vías públicas, pero desconocemos si solo en Reino Unido o en otras partes de Europa, aunque indiferentemente, el volante está en el lado derecho.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.