Menu

Rupert Stadler, CEO de Audi, ha sido detenido en Alemania

Por riesgo de destrucción de pruebas, fiscalía dixit

Rupert Stadler, CEO de Audi, ha sido detenido en Alemania

El máximo responsable de Audi ha sido detenido después de una vista ante un juez. Existe riesgo de que el sospechoso obstaculice la acción de la fiscalía de Munich destruyendo o alterando pruebas en el contexto de una investigación por el fraude de las emisiones de los motores diésel.

La situación de Rupert Stadler es complicada, ya que es uno de los 20 investigados adicionales en una ampliación de la causa del Dieselgate en Alemania. Su domicilio ya fue objeto de inspección, y su posición como alto directivo de Audi le coloca peligrosamente cerca de los responsables de la mayor estafa del automóvil por parte de un fabricante europeo.

No existe en este momento respuesta oficial por parte de Audi, más allá de confirmar el arresto esta mañana y hablar de presunción de inocencia. Cierto, hasta que no sea condenado, es presunto. Otro miembro del consejo de administración en situación delicada es Bernd Martens, responsable de compras de Audi, según una fuente de Reuters. Su domicilio también fue objeto de registro por parte de los investigadores.

La semana pasada Volkswagen AG reconoció -como empresa- su responsabilidad en el Dieselgate, aceptando una sanción de 1.000 millones de euros impuesta por un tribunal de Braunschweig (Alemania). Altos directivos de Volkswagen y Audi tienen soplando en sus nucas a los investigadores alemanes, ya que van más despacio que los estadounidenses.

Al otro lado del charco, Oliver Schmidt, director general de la oficina de Medio Ambiente e Ingeniería de Volkswagen North America, cumple una condena de siete años de cárcel. Robert Liang, un ingeniero que ayudó a esclarecer lo ocurrido declarándose culpable, tiene una condena de 40 meses por delante.

Por otra parte, están imputados -y reclamados por la justicia estadounidense- Martin Winterkorn, CEO de Volkswagen hasta que estalló el escándalo, y los señores Heinz-Jakob Neusser y Jens Hadler, encargados de desarrollo de motores; Richard Dorenkamp, especializado en motores diésel para EEUU, y Bernd Gottweis y Jürgen Peter del departamento de calidad. Otro de los reclamados es Giovanni Pamio, alto directivo de Audi, retenido por las autoridades alemanas desde julio de 2017 y en trámites para ser extraditado. El resto de encausados con nacionalidad alemana no serán extraditados si no abandonan Alemania.

La teoría de que un grupo de empleados y mandos intermedios montaron la estafa de los motores diésel cada día se sostiene menos. La alta dirección lo sabía, la alta dirección dio instrucciones, y la alta dirección no hizo nada por evitarlo hasta que la evidencia fue imposible de disimular. En septiembre se cumplirán tres años del estallido del escándalo, cuando la Environmental Protection Agency (EPA) de Estados Unidos emitió una NoV, es decir, una notificación de violación de las leyes ambientales federales por parte de Volkswagen North America.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Hombre, después de casi un lustro pocas pruebas quedarán por destruir, so hipócritas. Lo que no sería mala idea es que su gobierno y su justicia metieran sus falacias a quienes yo les diga por donde yo les diga.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.