Featured Video Play Icon

Volkswagen pagará 1.000 millones de euros de multa en Alemania

Hasta entonces, la compañía solo afrontó su responsabilidad en EEUU


Tiempo de lectura: 2 min.

Volkswagen AG se pone en paz con la fiscalía de Braunschweig (Alemania) por su responsabilidad en la crisis de los motores diésel. La compañía acepta sin rechistar ni recurrir una sanción de 1.000 millones de euros, con los que zanja sus cuentas con la administración alemana. Pagar la sanción implica aceptar la culpabilidad.

Esto ocurre casi año y medio después de que Volkswagen hiciese lo propio en Estados Unidos, donde aceptó su responsabilidad a nivel empresarial por 4.300 millones de dólares. El pago de las sanciones liberan a la empresa como personalidad jurídica, admitiendo su negligencia para evitar todo esto, pero los casos contra personas físicas (directivos, ingenieros) siguen su curso.

La compañía quiere pasar página cuanto antes, aunque todavía está pendiente eso de compensar a los propietarios de los vehículos afectados. Entre 2007 y 2015 Volkswagen comercializó 10,7 millones de turismos, furgonetas y pick-up con motores de la familia EA189, los de inyección por raíl común, conocidos comercialmente como TDI CR (Euro 5).

Estos motores estaban diseñados para detectar pruebas normalizadas de homologación, aparentar que eran totalmente limpios, y contaminar de forma normal fuera de los laboratorios. De esta forma, Volkswagen lograba la combinación de motor diésel ahorrador, potente, fiable y a un precio razonable. Solo faltó la pata ecológica/legal.

Este “evento” (así se suele referir en la compañía en los comunicados de prensa a las sanciones) impactará en las cuentas de la empresa, ya que esos 1.000 millones de euros no entran en los 28.500 millones de euros provisionados para hacer frente a todos los costes del escándalo, incluyendo sanciones, gastos en abogados, “reparar” las centralitas manipuladas, etc.

Ahora Daimler AG, matriz de Mercedes-Benz, tiene un nuevo motivo de preocupación. El lunes la KBA, la autoridad federal del transporte en Alemania, ordenó la llamada a revisión de 774.000 coches y furgonetas: C 200d, GLC 220d y Vito 109/111 CDI, por tener programaciones tramposas en sus centralitas. No es que Daimler vaya a tener problemas en pagar otra supermulta, pero el descrédito a su imagen no se lo quitará nadie.

Tanto Volkswagen como Daimler están progresando rápidamente hacia una transición de su negocio, en la que el coche eléctrico tendrá un peso mucho más importante, adelantándose quizás a la demanda real de estos vehículos en climas donde las políticas públicas no los benefician lo suficiente. Donde hay neutralidad entre vehículos eléctricos y térmicos, estos últimos dominan sin contestación.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.