Menu

Airspeeder: el nuevo campeonato de carreras de coches voladores

Lo veremos en "distintos puntos del planeta" a partir de 2020

Airspeeder: el nuevo campeonato de carreras de coches voladores

¿Os acordáis de la carrera de vainas de Star Wars: Episodio I-La amenaza fantasma? Poco a poco parece que, más o menos, acabará siendo una realidad. El año que viene está previsto un nuevo campeonato de carreras a lo largo del mundo y los protagonistas serán coches voladores. Sí, has leído bien, y dicha competición ha sido bautizada con el nombre de Airspeeder.

Sus creadores lo denominan «la mayor evolución del automovilismo durante generaciones». Si lo consigue, probablemente habrán hecho historia. ¿Subirán los deportes de motor al cielo en un futuro? Parece que la gente que hay detrás del proyecto ciertamente lo cree. El comunicado de prensa presenta con orgullo el objetivo final: «Airspeeder combina el espíritu de la Fórmula E, el drama de las carreras aéreas y el glamour de la F1″.

Carreras a varios metros del suelo, gente con la cabeza alzada para ver los monoplazas competir… Suena como algo lejano en el tiempo, ¿verdad? En el Goodwood Festival of Speed ​​de este año, la compañía presentó un modelo a escala de su octocóptero Mk.IV –también llamado Speeder– para demostrar cómo se vería. Pero esta demostración estaba operada por un hombre en tierra, no había piloto en la vaina.

Airspeeder (18)

La idea es que Airspeeder sea una copa monomarca en la que estos octocópteros, fabricados por la compañía australiana Alauda Racing, se enfrenten entre sí. Un campeonato que cuenta con el respaldo financiero de la empresa de soluciones de administración de dinero Equals y el respaldo logístico de DHL, dos pesos pesados. Los Speeders pueden alcanzar una velocidad máxima de 200 km/h y «una relación peso potencia superior a la de un avión de combate F-18».

Las carreras se llevarán a cabo según reglas similares a la Fórmula E, por lo que es probable que cada carrera tome cerca de 30 minutos de acción e incluya una parada en boxes para un intercambio de batería. Los octocópteros Mk.IV miden cuatro metros y pesarán cerca de 250 kilos. Las hélices, de 152 cm cada una, estarán propulsadas por ocho motores de 50 kW (67 CV) cuya energía quedará suministrada por baterías de 500 kW.

Para conseguir un peso tan ligero sin mermar la rigidez estructural o la seguridad del habitáculo, el Mk.IV empleará materiales de alta resistencia y específicamente diseñados, como fibra de carbono y distintas aleaciones. Inicialmente, Alauda Racing será el único fabricante que ofrecerá un chasis y una carrocería, así como la tecnología de las baterías y motores fiables y potentes. El software estará estandarizado para todos.

Airspeeder (19)

¿Cuándo veremos el campeonato Airspeeder? No tenemos una fecha exacta, así como de las localizaciones donde se celebrarán las carreras. Lo único que sabemos es que cada evento se llevará a cabo en distintos lugares del mundo. Por el momento, la intención para el año que viene es materializar cinco equipos con dos pilotos cada uno (10 coches) para que compitan entre sí.

“Los coches voladores ya no son una fantasía, son una realidad, y el Goodwood Festival of Speed ​​es el lugar perfecto para introducir Airspeeder al mundo. Hemos tomado las señas de diseño de la época dorada de las carreras, y estamos seguros de que las decenas de miles de entusiastas presentes apreciarán instantáneamente esta evolución del automovilismo”, agregó el fundador y CEO de Alauda Racing, Matt Pearson.

Seamos realistas: esta idea es ambiciosa y roza la locura. Hay tanto que podría salir mal aquí y tanto que tiene que suceder para que sea factible que hace que sea algo difícil de asimilar, a pesar de lo teóricamente divertida y maravillosa que es la iniciativa. Por el momento, el mero concepto de un coche volador está aún en una fase relativamente embrionaria. Cada año, alguien nuevo aparece prometiendo mucho y entregando poco.

Airspeeder (10)

Aun así, la compañía está tratando activamente de hacer que este sueño se convierta en una realidad tangible. De momento, el prototipo Mk.III (menos estilizado y refinado que el futuro Mk IV) tiene planeado volar con una persona a bordo manejándolo a finales de este año en el desierto de Mojave, estados Unidos. Una vez que se perfeccione la tecnología, veremos el Mk.IV surcar los cielos.

Cada Speeder estará repleto de tecnología, incluidos sistemas de última generación para evitar colisiones y administrar el suministro de energía y la eficiencia de la batería. Con el límite puesto en el cielo para esta nueva competición, se necesita un nuevo enfoque para garantizar un vuelo rápido y seguro, por lo que se incorporará un sistema de realidad aumentada que permitirá al piloto “ver a través” de la carrocería de la nave.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.