Polestar recibe financiación por parte de sus dos mayores accionistas para afrontar con tranquilidad el ejercicio 2023

Polestar recibe financiación por parte de sus dos mayores accionistas para afrontar con tranquilidad el ejercicio 2023

Tanto Volvo como PSD Investments Ltd. aportan 800 millones de dólares cada uno para asegurar la viabilidad del fabricante durante todo el año próximo


Tiempo de lectura: 3 min.

La marca Polestar, con sede en Suecia, posee una historia relativamente breve. De hecho, hace tan solo unos meses que ha desembarcado en nuestro país, cinco años después de fundación en 2017 por parte de Volvo y Geely. Se trata de un fabricante enfocado en la construcción de vehículos puramente eléctricos, centrado también en la sostenibilidad, al introducir numerosos elementos reciclados en la mayor parte de sus vehículos.

Tras el Polestar 1, su primer modelo –un vehículo híbrido enchufable–, que se mantuvo en producción durante tres años, hasta 2021, para alcanzar las 1.500 unidades fabricadas que fueron prometidas, la marca cuenta, actualmente, con una gama compuesta por tan solo dos opciones. Son los Polestar 2 y Polestar 3, este último su primer SUV, cuyos pedidos fueron abiertos hace pocos días, como os contamos aquí. La noticia que nos llega ahora, ofrecida por Reuters, es que Polestar ha obtenido financiación suficiente, de la mano de sus dos accionistas principales, para poder afrontar el próximo ejercicio con absolutas garantías financieras, cuestión de vital importancia en la situación actual de volatilidad e impredecibilidad de los mercados de capital.

El apoyo financiero proporcionado por nosotros y el otro accionista principal permite que Polestar se mantenga firme en su desarrollo como productor de vehículos eléctricos de alto rendimiento”, dijo Johan Ekdahl, director financiero de Volvo Car

Thomas Ingenlath, director ejecutivo de Polestar

Thomas Ingenlath, director ejecutivo de Polestar

Los fondos provienen de dos fuentes, que son a la sazón sus dos inversores principales, como hemos comentado. Por un lado, Polestar ha recibido un préstamo a 18 meses por parte de Volvo Car AB –a su vez propiedad de Geely–, quien ostenta el 48 % de la propiedad de la compañía, el cual asciende a 800 millones de dólares estadounidenses. El otro inversor principal, PSD Investments Ltd., controlado por el millonario de nacionalidad china Li Shufu, ha aportado la misma cantidad. De este modo, se han inyectado 1.600 millones de dólares estadounidenses en Polestar, que pondrá a la marca en una situación financiera propicia para que continúen centrándose en el desarrollo de nuevos productos, con tres modelos más de aquí a 2026, y en su afianzamiento en el mercado.

Son francamente buenas noticias para una compañía cuyas acciones no han dejado de perder valor desde su salida a bolsa –Nasdaq– en junio de este mismo año. También confía la compañía en el efecto positivo que tendrá su entrada reciente en el segmento de los SUV, donde, no nos engañemos, se reparte la porción más suculenta del pastel del mercado automovilístico actual. Para finales del año próximo se esperan las primeras entregas de su flamante Polestar 3, que sin duda revertirán positivamente sobre las cuentas de la compañía.

Es muy bienvenido este apoyo por parte de nuestros accionistas, especialmente en un momento de importante volatilidad e impredecibilidad de los mercados de capital”, ha dicho Thomas Ingenlath, director ejecutivo de Polestar

Financiación Polestar 02

Este año, las entregas de vehículos por parte de Polestar, que cuenta con unos 70.000 coches con su logo en circulación actualmente en todo el mundo, están estimadas en 50.000 unidades totales. Será dentro de unos días, exactamente el próximo 11 de este mes de noviembre, cuando Polestar facilite los resultados de las cuentas de los primeros tres trimestres del año y descubramos hasta qué punto se están cumpliendo estas previsiones.

COMPARTE
Sobre mí

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.