Piëch Mark Zero, otro deportivo eléctrico se une al salón de Ginebra

Piëch Mark Zero, otro deportivo eléctrico se une al salón de Ginebra

Un apellido ilustre para un cupé eléctrico de 611 CV


Tiempo de lectura: 3 min.

Hace unos días se presentó en el Salón de Ginebra el Piëch Mark Zero, un deportivo eléctrico creado por Piëch Automotive, la empresa fundada por Toni Piëch, hijo del ilustre Ferdinand Piëch, junto a Rea Stark Rajcic. Con 611 CV y batería suficiente para recorrer 500 km con una sola carga, se trata de una propuesta de diseño muy interesante, que evoca las líneas de un afamado fabricante inglés.

Comencemos por el principio. Para los que no hayáis oído hablar de Ferdinand Piëch, es nieto del fundador de Porsche, Ferdinand Porsche, y artífice de lo que hoy es el Grupo Volkswagen. Durante su mandato al frente de la marca comenzó a adquirir compañías como Lamborghini, Bentley o Bugatti, que hoy siguen formando parte del grupo.

Fue hace tres años cuando Toni Piëch, hijo de Ferdinand Piëch, se unió a Rea Stark Rajcic, formando Piëch Automotive, empresa suiza con sedes en Zurich y Munich. La idea era crear un automóvil con una plataforma flexible y con futuro, dando como fruto su primer vehículo, el Piëch Mark Zero.

Piëch Mark Zero 5

 

Las prestaciones estimadas del Piëch Mark Zero son un 0 a 100 km/h en 3,2 segundos y 250 km/h de velocidad máxima

“Nuestro objetivo es intensificar la experiencia de conducción emocional utilizando tecnología de punta. La tecnología debe estar ahí para ayudar al conductor, no para distraerlo. Y se trata de proporcionar la sensación correcta de automóvil deportivo: conducir, ¡no ser conducido! Por supuesto, la arquitectura también está diseñada para la conducción autónoma, pero la estamos guardando para los modelos posteriores” -dijo Rea Stark Rajcic, co-CEO de Piëch Automotive.

El vehículo en cuestión es un bello cupé deportivo que personalmente me recuerda mucho a las líneas empleadas en Aston Martin, pues son proporciones de deportivo clásico tipo “zapato”: morro largo, cabina retrasada, voladizos cortos y una caída suave del techo hasta la trasera. Este diseño tiene sentido cuando necesitas colocar el motor térmico en posición central-delantera, aunque en el Mark Zero esto sea solamente un criterio de diseño por ser eléctrico, aunque gracias a su arquitectura flexible, podría convertirse fácilmente en térmico o híbrido enchufable.

Su tren motriz dispone de un motor eléctrico de 150 kW en el eje delantero, y otros dos motores en el trasero, cada uno con 150 kW. La potencia conjunta llega a los 450 kW, unos 611 CV. La batería del Piëch Mark Zero se sitúa en el túnel central y sobre el eje trasero, una configuración similar a la que emplea Rimac. De este modo los asientos se pueden colocar en una posición muy baja, casi pegados al suelo.

Gracias a las celdas empleadas en su batería, el Piëch Mark Zero se puede cargar hasta el 80 % en tan solo 4 minutos y 40 segundos

Las celdas de la batería proceden de la compañía china Desten y tienen la particularidad de que admiten corrientes muy altas de carga y descarga sin calentarse demasiado. Con esto se consigue que el Piëch Mark Zero pueda prescindir de la refrigeración líquida de la batería, y emplee en su lugar la refrigeración por aire, ahorrándose por el camino unos 200 kg de peso. Así el conjunto se queda en 1.800 kg en total, lo que no es demasiado teniendo en cuenta su autonomía de 500 km en ciclo WLTP.

Si el Piëch Mark Zero llegara a las calles, se estima un precio de venta de unos 200.000 euros. Gracias a su arquitectura flexible, la marca planea crear un SUV -cómo no- y una berlina de cuatro plazas, aunque indican que las combinaciones posibles pueden llegar a las 60.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!