Menu

La Mercedes Clase V eléctrica se anticipa en Ginebra

En forma de prototipo, EQV Concept

La Mercedes Clase V eléctrica se anticipa en Ginebra

Mercedes-Benz se está dividiendo en submarcas: AMG para los deportivos, Maybach para los lujosos y EQ para los eléctricos. En la gama eléctrica de Mercedes-Benz, además del SUV EQC, habrá a finales de año un monovolumen, EQV, que se desvelará en el próximo Salón de Frankfurt. En Ginebra hemos podido ver su anticipo, el Mercedes-Benz EQV Concept.

Dicho de forma muy simple, es una Clase V electrificada

El fabricante se refiere al EQV como el primer monovolumen eléctrico Premium, es decir, que cuesta admitir que se han adelantado en la competencia –como la Volkswagen e-Transporter-. Tendrá una autonomía de 400 km «realista» teniendo en cuenta que la capacidad de las baterías es de 100 kWh. Sí, un consumo de 25 kWh/100 km es realista fuera de población. Podrá recargar energía para 100 km en un cuarto de hora con una toma de alta tensión.

Como en el resto de la clase V, el eje delantero es el que recibe la fuerza del motor. Mercedes lo denomina tren de propulsión eléctrico compacto o eATS; integra el motor en sí, la transmisión de relación fija, refrigeración y la electrónica de control. La potencia es de 150 kW, «al cambio» 204 CV. La velocidad punta se ha establecido electrónicamente en 160 km/h, que ya están bien.

Mercedes Benz EQV Concept 02

El monovolumen EQC se parecerá muchísimo al EQV Concept. En el exterior se distingue por la pintura plata «high-tech», la parrilla del radiador con inserciones cromadas y una tira de luces de ledes que unen virtualmente los faros, las llantas de aleación ligera de 19 pulgadas o los faros LED. Llaman la atención las tomas de aire que desvían fresquito a los frenos, algo innecesario en un monovolumen que no se meta en circuito. Por lo demás, como un modelo de serie.

Por dentro, el EQV Concept se combinan distintos materiales de gama alta con efectos de iluminación. Como elemento de contraste está un tono «oro rosado» para dar una sensación de bienvenida al pasaje y darle apariencia de cable eléctrico. El salpicadero está forrado con un símil de cuero Midnight Blue y se ve complementado por los contornos en Dark Chrome y salidas de aire en Silver Shadow. En los asientos el cuero napa azul se contrasta con el mencionado «oro rosado» en las costuras.

En función de la configuración, puede tener seis plazas (asientos individuales), siete plazas (una banqueta de tres plazas) u ocho plazas (dos banquetas de tres plazas). La habitabilidad es la misma que en una Clase V con motores convencionales, a pesar de que las baterías se ubican en el piso.

Mercedes Benz EQV Concept 10

El EQV se fabricará en Vitoria (España), por lo que se unirá a una lista de vehículos derivados de industrial con propulsión eléctrica que ya están en producción, como Nissan e-NV200, Citroën Berlingo Electric y Peugeot Partner Electric. Como antecedente habría que mencionar la eVito (versión industrial), con un motor de 84 kW (114 CV) y una capacidad de 41,4 kWh. Antes de ese modelo hubo una serie de prototipos, Vito E-CELL, desvelada en 2010, con los que el fabricante aprendió sobre el uso de industriales eléctricos en uso real. Se lo toman con calma.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.