Menu

Nuevos Volvo XC60 y Volvo XC90 semihíbridos

Combinan un pequeño motor eléctrico de 10 kW con motores diésel y gasolina

Nuevos Volvo XC60 y Volvo XC90 semihíbridos

Volvo es una de las compañías que más apuestan por la electrificación de su gama. Ya anunció hace tiempo que toda su gama estaría electrificada y, además, asegura que el 20% de sus ventas en 2020 serán modelos con algún tipo de electrificación. Para ello, está poniendo toda la carne en el asador y junto al Volvo XC40 Recharge, presenta las versiones semihíbridas de los Volvo XC60 y Volvo XC90.

Estas nuevas variantes se reconocerán gracias a un cambio en la denominación. Mientras que las versiones con motor de gasolina se las diferencia con la letra T en el nombre -todos son turboalimentados- y los diésel con la D, los semihíbridos se diferenciarán por la letra B (de battery). Además, habrá grupo propulsor semihíbrido en combinación tanto con motor gasolina como diésel, aunque este último sólo en el caso del Volvo XC60.

Y ya que se menciona, comenzaremos por él. Así, el Volvo XC60 B4 será la variante semihíbrida con bloque diésel, que combina el motor 2.0 de 197 CV con uno eléctrico de 10 kW (13,6 CV y común en todas las versiones semihíbridas), siempre con tracción total y cambio automático de ocho velocidades. No obstante, también se ofrecerá la version B5 tanto en gasolina como en diésel, que además del XC60 animarán igualmente al Volvo XC90.

Volvo XC60

El B5 (D) es mucho más potente que el B4. Combina el motor diésel de 235 CV con el motor eléctrico, mientras que el B5 (G) emplea el motor de gasolina 2.0 turbo de 250 CV asistido por el ya conocido motor eléctrico. Igualmente, siempre se ofrecen con la tracción total y el cambio automático de ocho relaciones.

Dichas variantes semihíbridas, convivirán con las gasolina y diésel en la gama del Volvo XC60, pero en el caso del Volvo XC90 directamente los sustituyen y no habrá más versiones T o D.

La adopción del pequeño motor eléctrico con batería de 48 voltios permite reducir las emisiones de CO2 -y el consumo- en un 15 %, aunque su función no es la de mover el coche. Se trata de una asistencia para los motores de combustión para suministrar energía a elementos como la dirección asistida, la climatización y similares. Incorpora también sistema de recuperación de energía y reciben la etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico.

Al mismo tiempo, se ha aprovechado para actualizar la familia Twin Engine (híbrida enchufable), disponibles en las series 60 y 90. Ahora, el T8 Twin Engine pasa a rendir 420 CV y la autonomía eléctrica es un 15 % mayor gracias a unas baterías nuevas y a un sistema de recuperación de energía mediante freno por cable eléctrico. Los T6 Twin Engine de los Volvo S60 y V60, también montan las nuevas baterías y el sistema de recuperación de energía.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.