¿Qué harías con el motor V12 de un Ferrari de Fórmula 1?

¿Qué harías con el motor V12 de un Ferrari de Fórmula 1?

Se trata del motor de un Ferrari 412 T2 y está en venta


Tiempo de lectura: 3 min.

Si hay algo que no podemos discutir es que un motor con muchos cilindros capaces de girar a muchas miles de vueltas por minuto suena realmente bien. Es por eso por lo que pocas mecánicas suenas tan gloriosas como un V12, y más en especial si es un V12 de Ferrari. Pero si es el V12 de un Ferrari de Fórmula 1, los calzoncillos empiezan a apretar cada vez más.

Es posible que estos motores no tengan el mismo estruendo que un V8 americano de gran cilindrada, pero producen una nota musical que recuerda a mil avispas cabreadas que vienen directamente hacia ti. ¿A quién no le gusta escuchar subir de vueltas un motor de altas prestaciones? Y, dentro del panorama de la Fórmula 1 híbrida, siempre se echa de menos ver a estas antiguas glorias de aspiración atmosférica.

El motor en cuestión que da lugar a esta noticia es el Ferrari Tipo 044/1. Eso significa que fue construido para la temporada de 1995, con las bancadas de cilindros a 75 grados y un desplazamiento de 3 litros. Es una mecánica que inclina la aguja en la balanza solo 132 kilos. El bloque y las cabezas de los pistones están hechas de una aleación ligera de aluminio, mientras que la inyección electrónica proviene de Magneti Marelli.

Cuando se construyó hace ya 25 años, este motor era capaz de entregar 760 CV de potencia a las ruedas traseras a través de una transmisión secuencial de seis velocidades, cuyas transiciones entre marchas podían estirarse hasta las 17.000 RPM. A pesar de ser una cifra respetable para la época, el motor generalmente estaba restringido a unos más cercanos 600 CV durante las carreras por razones de fiabilidad.

Ferrari 412 T2 Jean Alesi

El bloque V12 Tipo 044/1 se diseñó para dar vida al Ferrari 412 T2, el último de una larga estirpe de cavallinos rampantes de Fórmula 1

El Ferrari 412 T2 fue el último monoplaza de Fórmula 1 en ganar una carrera del Campeonato del Mundo con un motor V12. También fue el último propulsado por un 12 cilindros y el último Ferrari en funcionar con combustible Agip. Jean Alesi ganó en Canadá, y tanto él como Berger terminaron en el podio en varias otras carreras, anotando 73 puntos en total. Esto colocó a Ferrari en el tercer lugar en la clasificación de constructores de 1995.

¿Te gustaría tener esta joya de la historia de la automoción en tu casa? Uno de estos motores está actualmente disponible en eBay, aunque no es lo que se dice precisamente barato. Esta a la venta en un distribuidor de Florida, Estados Unidos, por un precio de 375.000 dólares, unos 338.000 euros al cambio. Aunque lleva un par de semanas anunciado, aún no se ha vendido. La tarifa es similar a la de un Ferrari 812 Superfast a estrenar.

Uno pensaría que una venta con un precio inicial de seis cifras tendría una cantidad decente de detalles adjuntos, pero tan solo hay una frase. Incluso las condiciones en las que se encuentra el motor no son especificadas. Tampoco se sabe en cuántas carreras (si es que ha corrido alguna) participó durante la temporada de 1995.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Comprarlo y no usarlo, suena a capricho tonto, a no ser estuviera armando poco a poco un monoplaza de exposición (y con posible venta futura…por qué no). Aunque lo suyo sería adaptarlo y darle trallita, a sabiendas de los gastos de mantenimiento y averías desgarradoras de alma, bolsillo e ilusión.

Soluciôn: primero lo segundo; segundo lo primero o por contra, el caso tercero, sí, el mismito del trasfondo de esta historia (por ahí bailando el motorcito sin piedad ni compasión).

Pablo Mayo
Editor

Lo de armar un monoplaza sería buena idea, al final el motor es la parte más costosa. Eso sí, punto negativo para tí por enlazar ese tipo de música wink

Rest
Invitado
Rest

Hola, Pablo;

jajajajaja odio esa música. La chica está tremendísima, pero no quiero punto negativo por ella xD. Eliminada.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.