Chevrolet “Ponderosa”, auténtico poderío estadounidense

Chevrolet “Ponderosa”, auténtico poderío estadounidense

Un increíble restomod de R-Tech Fabrications


Tiempo de lectura: 3 min.

A medida que las camionetas parecen estar ganando adeptos en otros lares fuera de América, en el país de las oportunidades ya son productos más que populares entre los ciudadanos. Consecuentemente, los modelos clásicos han sido adoptados por la comunidad restomod entre otras cosas por el bajo precio de la base. La última criaturita del tío Sam es cortesía de R-Tech Fabrications y es una pick-up Chevrolet C30 Crew Cab de 1966 rebautizada como “Ponderosa”.

R-Tech Fabrications es un preparador especializado en personalizar camionetas de General Motors, con sede en Indiana. La compañía toma las pick-ups de la compañía más antiguas y les da un cambio de imagen completo, agregando una interior completamente hecho a medida, al igual que la carrocería. Bajo el capó se esconde un motor diésel Cummins moderno, fusionando el estilo vintage con las tecnologías más recientes.

Esta creación de la compañía, la “Ponderosa”, es una versión elevada de doble cabina (Crew Cab) de una Chevrolet K30 de 1966 combinada con el chasis de una Chevrolet C30 de 1972. Además de un espacio personalizado tanto por fuera como por dentro y un bastidor reutilizado, la Ponderosa también tiene un eje delantero Dana 60 y trasero Dana 70, amortiguadores Bilstein 5160, muelles Skyjacker y enormes ruedas de 37 pulgadas que parecen sacadas de un camión.

1966 Chevrolet C30 Ponderosa (17)

La Chevrolet “Ponderosa” puede ser equipada con un un cabrestante capaz de aguantar hasta 5,4 toneladas y con un depósito de combustible de 227 litros

Aunque parezca difícil de creer, jamás se ofreció la configuración de doble cabina en la K30. El motor es otro elemento que no se ofrecía en el original, ya que se trata de un turbodiésel Cummins de 5,9 litros, el mismo que podemos encontrar en una RAM de finales de los 90. Cuenta con componentes internos completamente actualizados y ahora genera 558 CV y un par motor máximo de 1.763 Nm. La transmisión es manual de cuatro velocidades.

Con 2,4 metros de altura y 6,1 m de largo, la Chevrolet “Ponderosa” ya viene de serie con una imponente presencia. El interior también se ha actualizado con mucho gusto para mantener el estilo clásico al tiempo que incorpora una unidad un equipo de sonido compatible con Bluetooth diseñado a medida. La consola central también es única de R-Tech, aunque se ha conservado el cuadro de instrumentos de época, y los asientos de vinilo/tela se han fabricado para parecerse a las telas originales.

1966 Chevrolet C30 Ponderosa (43)

Como cada “Ponderosa” está completamente hecha a medida, el cliente puede tener la suya de la forma y colores que desee. En su sitio web, la compañía dice que hay “infinitas opciones tanto para la transmisión como para el interior”. En definitiva, una pick-up que refleja completamente el sueño americano y se ha concebido con sumo mimo por cada detalle. Y esto último es por lo que no es nada barato. R-Tech Fabrications cobra 150.000 dólares por ejemplar, unos 135.000 euros al cambio. El precio del modelo base sin modificar no llega a los 5.000 dólares.

Eso sí, merece la pena echar un vistazo a la galería.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Existe buena parte de usuarios SUV con motivos de elección alegando eso de “no me agacho tanto al entrar y salir y así no me lastimo las espaldas”. Mira, pues ahí pueden incluso montar un mini-ascensor xD

Pablo Mayo
Editor

Me gustaría ver un “bicho” de estos haciendo la “prueba del alce”.

Javier Costas
Suscriptor

Para superarla no hay ni que torcer el volante. El alce se desintegra contra la caja del diferencial delantero.

Rest
Invitado
Rest

No quisiera ser yo su conductor jejeje.

Me entra curiosidad de saber sus resultados en los crash-test. Esas suspensiones deben ser de las que arrancan sonrisas (literal).


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.