Menu

Lotus y Williams se asocian para desarrollar un nuevo hiperdeportivo

De momento es conocido internamente con el nombre de “Omega”

Lotus y Williams se asocian para desarrollar un nuevo hiperdeportivo

Lotus ha anunciado una colaboración con Williams Advanced Engineering para desarrollar e investigar en «tecnologías avanzadas de propulsión». A principios del mes de diciembre del pasado año Autocar desveló que Lotus estaba preparando un juguete muy serio con motivo del 70 aniversario de la marca. Un hypercar eléctrico de más de 2 millones de euros que, por el momento, se conoce internamente como Omega.

Para lograr que tal obra ingenieril llegue a las calles, se espera que Williams contribuya con sus conocimientos técnicos adquiridos desde 2014 con el suministro de sistemas de la Fórmula E. Los parámetros exactos del acuerdo entre las dos partes no se conocen por el momento, pero se está gestando un nuevo y duro rival para la nueva oleada de supercoches que está por llegar: Mercedes-AMG Project One, Aston Martin Valkyrie, Toyota GR Super Sport o McLaren Speedtail.

Mientras Phil Popham, CEO de Lotus, dice que la asociación con Williams «es parte de una estrategia para expandir el conocimiento y capacidad de la empresa en el cambiante panorama automotriz», Autocar afirma que la marca con sede en Norfolk en realidad está desarrollando un Hypercar híbrido con nombre en código Omega. Se cree que Lotus está liderando el desarrollo para garantizar que el automóvil lleve el ADN de la marca y cumpla con sus criterios de ligereza y manejo que siempre la han caracterizado.

Williams Electric Car Platform

Plataforma eléctrica FW-EVX presentada por Williams en 2017

«Nuestras experiencias combinadas y complementarias hacen de esta unión algo muy convincente en cuanto al talento ingenieril, capacidad técnica y espíritu pionero británico«, dijo Popham

Aunque solo son rumores, se especula con que este nuevo superdeportivo utilizará al menos dos motores eléctricos en una configuración de tracción total, necesaria para transmitir eficazmente al suelo los más de 1.000 CV eléctricos, en la línea de sus futuros competidores. Según dicen, Lotus estaría trabajando en un sistema de baterías con una autonomía superior a los 400 kilómetros, así como de carga rápida un potente sistema de recuperación de energía para garantizar que las baterías no se agoten al instante tras un uso intenso.

Para respaldar el proyecto, Lotus Cars cuenta con el beneplácito y capital del Grupo Geely, su accionista mayoritario. Bajo el amparo del gigante asiático hay tres fabricantes con experiencia en la electrificación: Volvo, Polestar y LEVC. Por tanto, Lotus tendrá algo de manga ancha para fijarse en lo que ya han hecho sus compatriotas de grupo. Si el proyecto finalmente llega a ver la luz, lo veremos este año en forma de prototipo y en dos más en las calles.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.