Lotus estrena su nuevo Certificado de Procedencia con el Esprit Turbo de Colin Chapman

Lotus estrena su nuevo Certificado de Procedencia con el Esprit Turbo de Colin Chapman

Se trata de una unidad con detalles específicos solicitados por el propio Colin


Tiempo de lectura: 5 min.

Lotus acaba de poner en marcha un programa para sus automóviles con más historia, un Certificado de Procedencia, que revela el primer propietario del vehículo junto a documentos que muestran el historial completo, junto a objetos coleccionables.

El certificado de procedencia se entrega en una caja de presentación, con un diseño muy cuidado y el texto “For the drivers” en su tapa superior. Dicha caja guarda en su interior el certificado del modelo impreso en papel de muy alta calidad (tiene un resumen de los detalles del coche, incluido el número de chasis o el código de pintura), una carta de especificaciones de fabricación con información detallada procedente del archivo de Lotus y una tercera carta firmada por el CEO de Lotus, Phil Popham, agradeciendo la compra e informado sobre la actualización que está teniendo lugar en la empresa.

Todos los documentos descritos se encuentran dentro de un sobre de color negro, acompañado de diversos objetos coleccionables de Lotus, incluida una placa de aluminio grabada con el nombre del propietario y la información del Certificado de Procedencia. También se añade un llavero Lotus de cuero, un marcador de fibra de carbono con los nueve laureles deportivos más importantes, una lata de presentación con cuatro insignias y una pluma de tinta. No obstante, el Certificado de Procedencia no es gratis, cuesta 170 libras (casi 189 euros) más gastos de envío.

certificado procedencia lotus (1)

Lotus Esprit Turbo de 1981, el primer ejemplar con Certificado de Procedencia

El modelo con el que se ha estrenado este nuevo programa de certificación, ha sido un Lotus Esprit Turbo de 1981, el cual, esconde una historia muy interesante y que ha sido recientemente adquirido por la marca. No es un Esprit cualquiera, ni siquiera se ha realizado la compra a escondidas o por sorpresa, pues se anunció la venta de este ejemplar en el mes de mayo y tenía un precio de 124.000 libras, unos 141.000 euros.

No ha trascendido si Lotus ha pagado eso por el coche y, ciertamente, tampoco es algo que resulte realmente importante. Lo más interesante de este automóvil es su historia, que gracias al Certificado de Procedencia, está totalmente confirmada. Este Lotus Esprit Turbo de 1981 fue propiedad de nada menos que Colin Chapman, el famoso fundador de la marca y mítico ingeniero de Fórmula 1, creador de algunas de las soluciones más innovadoras de la Categoría Reina y auténtico paladín de la aerodinámica en las carreras.

La unidad en concreto tiene la placa de matrícula de Reino Unido con el número UVF 464X, que fue registrada el 1 de agosto de 1981. El primer propietario de este ejemplar fue Colin Champan, que lo tuvo como vehículo privado hasta su fallecimiento en diciembre de 1982. Tras esto, la marca lo vendió en julio de 1983 y desde entonces ha estado en manos privadas hasta ahora, recorriendo apenas 11.000 millas, poco más de 17.700 kilómetros.

lotus esprit turbo margaret thatcher (1)

Además de haber pertenecido al patrón de Lotus, el coche cuenta con algunas características exclusivas y únicas, añadidas por petición del propio Colin. Monta dirección asistida (el primer Esprit en emplear este sistema), un equipo de suspensiones modificadas y con la altura rebajada respecto al modelo original, frenos específicos y unas llantas BBS Mahle entre otras cosas como un equipo de audio Panasonic integrado en el techo.

El 5 de agosto de 1981 el coche fue centro de atención en una acción promocional, para mostrar la última gama de modelos Lotus a la entonces primera ministra del Reino Unido, Margaret Thatcher, quien condujo el coche por las carreteras privadas del aeropuerto de Norwich con Chapman de copiloto.

Lotus Esprit Turbo, el modelo cumbre de Chapman

Chapman fundó Lotus en 1952, con el principal objetivo de competir usando los automóviles de producción como fuente de ingresos para financiar las carreras. Se ganó una fama que ha llegado hasta nuestros días dada su obsesión por lograr automóviles super ligeros, aunque todavía no está claro si fue suya la frase de “no multipliques la potencia, divide el peso” (el otro posible autor es Gordon Murray).

lotus esprit turbo colin chapman (2)

Hubo que esperar hasta 1971 para que se iniciara la creación del que para muchos es una de las obras maestras de Colin Chapman: el Lotus Esprit, un coche diseñado por Giorgetto Giugiaro en Italdesign, siguiendo las pautas expresadas anteriormente por el propio Chapman: un coche de líneas llamativas y modernas, pero muy aerodinámicas.Curiosamente, la primera impresión que tuvo Chapman no fue buena y hubo que realizar el modelo a escala para que fuera aprobado.

El Lotus Esprit Turbo llegó con el Essex, una edición limitada a 100 unidades en homenaje al que era en aquel momento patrocinador del equipo de Fórmula 1. Tenía un motor de 2.174 centímetros cúbicos sobrealimentado por un turbocompresor Garrett T3 que soplaba a 0,3 bares y lograba extraer 213 CV y 271 Nm de par. Con este propulsor podía acelerar de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos y alcanzar los 245 km/h.

Dicho propulsor se empleó en la tercera generación del Lotus Esprit, aparecida en 1981, para su versión Turbo, aunque se instaló un cárter seco. Hay que mencionar que el Lotus Esprit Turbo de Colin Chapman emplea cárter seco, siendo uno de los 142 ejemplares con este tipo de lubricación.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!