Land Rover Defender, el vehículo elegido para el último viaje del Duque de Edimburgo

Land Rover Defender, el vehículo elegido para el último viaje del Duque de Edimburgo

Se trata de una versión abierta del Defender 130 (chasis cabina), equipado con un motor diésel TD5


Tiempo de lectura: 5 min.

La reina Isabel II del Reino Unido explicó en un comunicado que, hace 18 años, el Duque de Edimburgo -su esposo fallecido- eligió a la marca Land Rover para crear un proyecto que confeccionaría un vehículo a medida para el día que hiciese su último viaje. Así, el Defender se convertiría así en el atípico coche de difuntos que cargaría con el cuerpo sin vida de Felipe de Edimburgo. No tuvimos imágenes de este vehículo personalizado hasta que falleció el duque, a sus 99 años.

El papel original del Land Rover tenía que ser transportar al duque en su parte trasera a 35 kilómetros desde Wellington Arch, en el centro de Londres, hasta el Castillo de Windsor, y aunque los planes originales fueron modificados, Windsor siguió manteniéndose como el destino final donde se reencontrarían en el funeral de Estado todos los miembros de la Royal Family, que tantos debates internacionales están trayendo últimamente consigo.

Los primeros en encabezar la marcha fúnebre fueron los Grenadier Guards, una división del Ejército Británico, y tras ellos, un conjunto de militares de alto rango como infantería de marina y otras corporaciones asociadas a la Casa Real Británica. Justo después de estos, fue el Land Rover con el féretro del Duque de Edimburgo, y tras él los miembros de la Familia Real acompañados en último lugar de la Reina Isabel II, que acudió con un acompañante hasta la capilla montada en un Bentley personalizado para ella.

Land Rover Duque de Edimburgo 2

El color original del vehículo, antes de las modificaciones, era el verde Belice, pero el duque pidió expresamente que se volviera a pintar con un tono verde bronce oscuro, el color que se utiliza en muchos Land Rover militares, ya que también fue militar durante la Segunda Guerra Mundial. Además, la marca británica adoptó unos soportes para la misión final de transportar el féretro de Felipe de Edimburgo a la capilla de San Jorge, donde residirá su cuerpo de forma provisional hasta que Isabel fallezca y descansen juntos en paradero aún desconocido para los medios.

El Land Rover Defender 130 se denominó así por razones comerciales, ya que su distancia entre ejes -la más larga de tres posibles- mantenía las 127 pulgadas (3.226 mm) del Defender 127

El palacio de Buckingham ha contado que en el Land Rover Defender se realizaron más modificaciones a lo largo de los años a gusto del duque, y que los cambios finales se llevaron a cabo en 2019, en previsión de lo que pudiera pasar en los años siguientes. Land Rover ha conservado en buen estado el vehículo desde que se fabricó y lo ha preparado para el funeral que se realizó el pasado sábado.

El Land Rover Defender clásico se dejó de fabricar en 2016 por ser un modelo muy caro y tedioso de construir, puesto que usaba unas 7.000 piezas de aluminio y necesitaba nada más y nada menos de 56 horas de mano de obra por unidad. La receta básica era esencialmente la misma desde 1948. Su sucesor espiritual, el nuevo Defender, es un vehículo de gama superior, más barato de fabricar y mucho más caro. A su lado, este Defender personalizado es prácticamente un vehículo de uso agrícola -no solo por ser diésel-, aunque encaja en la relativa austeridad que había pedido el difunto para sus exequias.

Land Rover Duque de Edimburgo 3

Land Rover abastece de vehículos a la Casa Real Británica desde el año 1953, cuando recibieron el Land Rover (Serie 1), coche que el duque utilizó en incontables ocasiones acompañado por su mujer. Desde entonces, esta relación de la marca con monarquía británica se ha mantenido estable a lo largo de los años.

El príncipe Felipe -otro de sus títulos- visitó las instalaciones de fabricación de Jaguar Land Rover en numerosas ocasiones a lo largo de varias décadas, y en 2014 acompañó a la reina cuando inauguró una planta de fabricación de motores en Wolverhampton. El duque le otorgó su “Royal Warrant” a Land Rover hace cuatro décadas. En boca del director ejecutivo de Jaguar Land Rover, Thierry Bolloré, “nos sentimos profundamente privilegiados de haber disfrutado de una larga y feliz asociación con el Duque de Edimburgo durante muchas décadas”.

Felipe de Edimburgo (nacido como Felipe de Grecia y Dinamarca, 1921-2021) era un completo apasionado de la gran marca de todoterrenos y del mundo del motor en general, incluso en sus últimos años. De hecho, sufrió un aparatoso accidente del que salió ileso conduciendo un Land Rover Freelander con 97 años. El accidente se produjo en el condado de Norfolk, cerca de la residencia de la reina en Sandringham, y en el aparatoso incidente el coche acabó volcado y dañado, pero sorprendentemente él salió totalmente ileso y solo tuvo una leve conmoción tras salir del coche.

Land Rover Duque de Edimburgo 4

Felipe de Edimburgo e Isabel II (izquierda) acudieron a muchos eventos de Land Rover, como este en 2012

Bolloré ha mostrado en continuas ocasiones las condolencias por el fallecimiento del dique de Edimburgo y ha asegurado que Felipe fue un gran campeón del diseño, la ingeniería y la tecnología: “Durante sus visitas a nuestras instalaciones, se relacionó con cientos de empleados y demostró su impresionante conocimiento y profundo interés en el diseño, la ingeniería y la fabricación de vehículos. El duque fue un hombre verdaderamente extraordinario y lo extrañaremos mucho”.

COMPARTE
Sobre mí

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!