Menu

Hyundai Veloster N ETCR, el CUPRA e-Racer tiene un nuevo rival

Estará en la cita inaugural del nuevo campeonato de coches eléctricos

Hyundai Veloster N ETCR, el CUPRA e-Racer tiene un nuevo rival

La electrificación es una realidad, lo vemos cada día en nuestras carreteras y en nuestras ciudades. La necesidad de reducir emisiones ha puesto el punto de mira en estas mecánicas que irán ganando prestaciones e interés con el paso del tiempo. Pero para ello hay que invertir en desarrollo y nada mejor que las carreras. Así lo ven muchos fabricantes, como Hyundai, que ha aprovechado la celebración del Salón del Automóvil de Frankfurt para presentar su primer coche de competición eléctrico: el Hyundai Veloster N ETCR.

Al igual que ha hecho CUPRA con el e-Racer, la firma surcoreana se ha fijado en la categoría ETCR, el Mundial de Turismos Eléctricos, para buscar tanto repercusión mediática como un lugar donde sea propicio un desarrollo continuo de la tecnología que, en teoría, moverá sus coches en el futuro. No todo tiene que ser la Fórmula E y habrá muchas más categorías con el paso del tiempo con toda seguridad.

El Hyundai Veloster N ETCR ha sido desarrollo por Hyundai Motorsport aprovechando la experiencia acumulada hasta ahora en los i30 N TCR y Veloster N TCR con motor de combustión. Todo el proyecto comenzó el pasado mes de noviembre de 2018 en la planta que la marca tiene en Alzenau (Alemania) y el primer prototipo estuvo listo en agosto de 2019.

Hyundai Veloster N ETCR 2

Todavía sigue completando su desarrollo y a finales de septiembre comenzará con un programa de pruebas que tiene como objetivo colocarse en la línea de salida cuando debute la competición en 2020.

Su imagen es muy espectacular, casi un DTM con tanto añadido aerodinámico a la carrocería. Es mucho más ancho y también mucho más bajo que un Veloster N de calle, con el que comparte poco más que el nombre y algunos rasgos como la calandra, los faros o parte de la zaga. Bajo tan llamativa puesta en escena poco queda del modelo de producción. El motor, por ejemplo, además de ser eléctrico, está colocado en posición central y envía su potencia a las ruedas traseras.

No hay datos sobre potencia, batería o prestaciones al no haber finalizado la fase de desarrollo. Tampoco hay información técnica de ningún tipo, aunque Thomas Schemera, vicepresidente ejecutivo y jefe de la división de producto, se ha mostrado muy contento:

«Hoy, hemos experimentado otro hito especial en la historia de Hyundai Motorsport. Estamos orgullosos de desvelar el Hyundai Veloster N ETCR, nuestro primer vehículo de carreras eléctrico, diseñado, específicamente, para la reglamentación del ETCR. Hemos estado reservando este momento durante algún tiempo y estamos encantados de abrir este nuevo capítulo emocionante para nuestra empresa».

Hyundai Veloster N ETCR 1

También añadió que «el ETCR es el paso natural para Hyundai dentro de su estrategia global para la producción de vehículos eléctrico. Todos estamos emocionados con ver el Hyundai Veloster N ETCR en acción por primera vez».

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.