Menu

Hyundai i10 N Line, un extra de deportividad muy modesto

Mismas opciones mecánicas, más llamativo a la vista

Hyundai i10 N Line, un extra de deportividad muy modesto

Hyundai presentó la tercera generación del i10 hace apenas una semana. Más pintón que el modelo que sucede, pero quizá le hacía falta un toque un poquito más deportivo. Es por esta razón por la que la firma surcoreana ha aprovechado el Salón del Automóvil de Frankfurt para desvelar el Hyundai i10 N Line.

Así, el i10 se ha convertido en el cuarto modelo de la casa en recibir el acabado N Line, después del i30 e i30 Fastback, y el Tucson. Al igual que estos, no encontraremos ninguna diferencia a nivel mecánico. Se continuará ofreciendo con las dos mecánicas hasta ahora disponibles: el tricilíndrico turboalimentado 1.0 T-GDi de 100 CV y el 1.2 MPI atmosférico de cuatro cilindros y 82 CV. En ambos casos, la transmisión es manual de cinco velocidades.

Donde sí encontramos cambios es en el exterior, donde no se puede confundir al N Line con otro modelo de la gama. En el frente, por ejemplo, presenta un juego de luces diurnas de nuevo diseño en las esquinas de la parrilla. Los faros antinieblas quedan integrados en nuevas molduras plásticas y la sección inferior recibe una fina línea pintada en color rojo, al igual que otros tintes sutiles sobre la propia parrilla, en el paragolpes trasero o en las ruedas.

Las llantas de aleación de 16 pulgadas son de diseño específico para este modelo. Para ir a juego con el resto del conjunto, la zaga recibe un nuevo difusor. La paleta de colores también aumenta con un nuevo tono azul claro (el de la imagen) y, en opción, se podrá pedir el techo en negro. Por supuesto, no faltan numerosas insignias “N Line” para diferenciarlo de otro i10 con acabado mundano.

Al entrar en el habitáculo, el Hyundai i10 N Line viene equipado con un volante de estética más deportiva adornado con el logotipo “N” en la sección inferior, así como unas costuras rojas que también se hacen visibles en la palanca de cambios. Los pedales reciben un acabado metálico, los anillos que rodean las tomas de ventilación son también rojos y los asientos hacen gala de un mejor soporte lateral, además de tener mejor aspecto.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

Lastima que es eso, «N Line» y no «N» a secas… ¿Se animarán a dar el paso?

Javier Costas
Editor

Habría que preguntarse primero qué demanda hay, latente o no, para coches vitaminados en el segmento A. Solo existen el Adam S y los Abarth 500 (coches de hasta 3,8 metros con más de 100 CV). Los Caterham van aparte.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.