Hyundai i10 N Line, un extra de deportividad muy modesto

Hyundai i10 N Line, un extra de deportividad muy modesto

Mismas opciones mecánicas, más llamativo a la vista


Tiempo de lectura: 2 min.

Hyundai presentó la tercera generación del i10 hace apenas una semana. Más pintón que el modelo que sucede, pero quizá le hacía falta un toque un poquito más deportivo. Es por esta razón por la que la firma surcoreana ha aprovechado el Salón del Automóvil de Frankfurt para desvelar el Hyundai i10 N Line.

Así, el i10 se ha convertido en el cuarto modelo de la casa en recibir el acabado N Line, después del i30 e i30 Fastback, y el Tucson. Al igual que estos, no encontraremos ninguna diferencia a nivel mecánico. Se continuará ofreciendo con las dos mecánicas hasta ahora disponibles: el tricilíndrico turboalimentado 1.0 T-GDi de 100 CV y el 1.2 MPI atmosférico de cuatro cilindros y 82 CV. En ambos casos, la transmisión es manual de cinco velocidades.

Donde sí encontramos cambios es en el exterior, donde no se puede confundir al N Line con otro modelo de la gama. En el frente, por ejemplo, presenta un juego de luces diurnas de nuevo diseño en las esquinas de la parrilla. Los faros antinieblas quedan integrados en nuevas molduras plásticas y la sección inferior recibe una fina línea pintada en color rojo, al igual que otros tintes sutiles sobre la propia parrilla, en el paragolpes trasero o en las ruedas.

Las llantas de aleación de 16 pulgadas son de diseño específico para este modelo. Para ir a juego con el resto del conjunto, la zaga recibe un nuevo difusor. La paleta de colores también aumenta con un nuevo tono azul claro (el de la imagen) y, en opción, se podrá pedir el techo en negro. Por supuesto, no faltan numerosas insignias “N Line” para diferenciarlo de otro i10 con acabado mundano.

Al entrar en el habitáculo, el Hyundai i10 N Line viene equipado con un volante de estética más deportiva adornado con el logotipo “N” en la sección inferior, así como unas costuras rojas que también se hacen visibles en la palanca de cambios. Los pedales reciben un acabado metálico, los anillos que rodean las tomas de ventilación son también rojos y los asientos hacen gala de un mejor soporte lateral, además de tener mejor aspecto.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

Lastima que es eso, “N Line” y no “N” a secas… ¿Se animarán a dar el paso?

Javier Costas
Suscriptor

Habría que preguntarse primero qué demanda hay, latente o no, para coches vitaminados en el segmento A. Solo existen el Adam S y los Abarth 500 (coches de hasta 3,8 metros con más de 100 CV). Los Caterham van aparte.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.