Hyundai cierra su centro de desarrollo de motores de combustión

Hyundai cierra su centro de desarrollo de motores de combustión

Es un cierre temporal, mientras se adapta al desarrollo de motores eléctricos


Tiempo de lectura: 3 min.

Hyundai ya no es aquel fabricante “low cost” que llegó a Europa hace muchos años, lejos quedan los Hyundai Accent y Hyundai Lantra. Hoy, Hyundai es una de la referencias mundiales en cuanto a electrificación e incluso se atreven con la pila de combustible, demostrando que son capaces de cualquier cosa y que no le tienen miedo a nada ni a nadie. De hecho, su demostración de poderío también se refuta en el cierre de su división de desarrollo de motores de combustión.

Toda la industria automotriz está virando sus objetivos y sus inversiones hacia la tecnología eléctrica, la única que podrá superar las próximas normativas diseñadas, expresamente, para poner coto al motor de combustión y a la contaminación. Hyundai, concretamente, se ha puesto como fecha límite el año 2035 para dejar de comercializar en Europa vehículos con motor de combustión interna, ya sean gasolina o diésel. Y para eso, no pueden invertir más en el desarrollo de esos motores.

Un motor de combustión interna tiene una vida media de al menos 10 años, eso como poco, pues con diferentes evoluciones se puede estirar su vida comercial un puñado de años más. Ahí tenemos el ejemplo del 1.4 TSI de Volkswagen, que se estrenó en el Volkswagen Golf V y todavía hoy sigue dando vida a varios modelos del grupo (principalmente como parte del grupo motor híbrido enchufable de VAG), seguir desarrollando motores de este tipo no será rentable porque dentro de 10 años, esos motores no se podrán comercializar.

hyundai (2)

HyundaiIONIQ6, el próximo modelo eléctrico de la marca coreana

Hyundai, hasta ahora, tenía su centro de desarrollo en la localidad de Namyang, unas instalaciones que comenzaron a funcionar en 1983 en Corea del Sur y que están consideradas como el cerebro del grupo Hyundai. Ese centro ya no trabajará más con motores de combustión, según informa el periódico “The Korea Economic Daily”, pasando a centrar todos sus esfuerzos en la electrificación de la gama de productos. Para eso, las instalaciones deben ser adaptadas a sus nuevos objetivos. Hyundai también ha establecido un centro de diseño y desarrollo de baterías.

El Centro de Investigación y Desarrollo de Namyang tiene todo lo que podría desear un fabricante de automóviles: división de diseño e ingeniería, laboratorio de tren motriz, instalaciones de pruebas de impactos, zonas de pruebas de toda índole, túnel de viento e incluso unas carreteras con más de 3,3 millones de metros cuadrados de terreno.

Si estás pensando en la división N de Hyundai, esa que tanto da que hablar cada vez que se pone un nuevo modelo en circulación, tu intuición no falla. Los modelos N de Hyundai han salido del Centro de Investigación de Namyang y, efectivamente, se verán afectados por este cambio de rumbo. Nada se sabe por el momento, pero es evidente que los Hyundai N se pasarán a la electricidad más pronto que tarde.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.