Hoy recordamos el Alfa Romeo 8C Competizione

Hoy recordamos el Alfa Romeo 8C Competizione

Un coche cuyo diseño ha cumplido 20 años


Tiempo de lectura: 3 min.

¡20 años! Como pasa el tiempo, aunque no lo parezca. Y tenemos un ejemplo muy cercano con la pandemia y el tiempo que estuvimos encerrados en casa, algo que pasó “ayer mismo” pero en realidad han pasado tres años, ¡¡tres años!! Sin embargo, ha sido un tiempo que hemos podido aprovechar al máximo posible, sobre todo después de lo ocurrido.

Pero no es de eso de lo que vamos a tratar ahora, pues, como decíamos, han pasado 20 años desde que se lanzara al mercado el Alfa Romeo 8C Competizione, posiblemente, uno de los coches más bellos y equilibrados de la primera década del Siglo XXI. No en balde, Wolfgang Egger, su diseñador, se inspiró en una de las mejores épocas para Alfa Romeo. No obstante, en realidad han pasado 20 años desde que se presentara el prototipo durante el salón del automóvil de Frankfurt, ya que la versión de producción llegó en 2006, con motivo del salón de París.

alfa romeo 8c competizione concept car 2003 (3)

Alfa Romeo 8C Competizione concept car, 2003

Comparados, ambos, el prototipo y la versión de producción son casi calcados, a excepción de un puñado de detalles y unas llantas, las del concept car, que le sientan como a un Santo dos pistolas, es decir, mal. Las llanta de la versión de producción, una de las muchs versiones de las características llantas de Alfa Romeo, son infinitamente más atractivas y cuadran mucho más con las formas del coche.

Aquel coche, aquel prototipo, tuvo tan buena acogida, que Alfa Romeo no tuvo más remedio que poner en producción una pequeña tirada de unidades. Concretamente, se fabricaron 500 ejemplares del Alfa Romeo 8C Competizione y a día de hoy es más raro y exclusivo que modelos típicos de estas categorías. Sin embargo, las ganas no siempre son suficientes y Alfa no tenía la capacidad para fabricar algo así, ni siquiera en número limitado. Suerte que se pudo aprovechar de su pertenencia al Grupo FIAT para poder hacer realidad esta escultura con ruedas.

alfa romeo 8c competizione prototype 2005 (2)

Alfa Romeo 8C Competizione prototype, 2005

La plataforma era del Maserati GranTurismo modificada, el motor era un V8 de origen Maserati, un motor de 4,2 litros y 450 CV, que se fabricaba en las instalaciones de Ferrari, quienes también participaron en el diseño del mismo.

Pero esto era solo un aliciente más. El Alfa Romeo 8C Competizione era un espectáculo visual, con una carrocería de formas sensuales, con elegantes curvas y caderas marcadas. Solo pensar en que se han cumplido 20 años de este diseño y sigue desprendiendo la misma frescura que entonces.

alfa romeo 8c competizione (2)

Alfa Romeo 8C Competizione, 2006

El Alfa Romeo 8C Competizione fue creado para relanzar la esencia de la marca, en un momento en el cual, Alfa Romeo se encontraba en una buena posición. En aquellos años tenía en catálogo al 156 y al 147, dos coches que demostraron ser todo un acierto y se convirtieron en un éxito, sobre todo con los motores JTD, considerados como unos de los mejores motores diésel de su momento.

Sirva esta publicación con pequeño homenaje al Alfa Romeo 8C Competizione.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso

Javier Gutierrez