Ginetta presenta su interpretación de superdeportivo

Ginetta presenta su interpretación de superdeportivo

Con la receta tradicional: pocos kilos, mucha potencia y un gran trabajo detrás para gestionarla con eficacia


Tiempo de lectura: 3 min.

Sería interesante comprobar si las cámaras de los radares de velocidad serían capaces de coger nítidamente la matrícula del nuevo superdeportivo de Ginetta. Podría ser una posible ventaja en caso de encontrar un hueco en el garaje para este británico inspirado en el mundo de la resistencia de casi 465.000 euros.

Ginetta ya lo había adelantado, y confirma que la producción se limitará a 20 unidades en el primer año, con el 60 % de la asignación de 2020 ya vendida. Eso significa que hay ocho coches más para el año que viene antes de Ginebra, donde la marca nos dirá el nombre de su máquina de fibra de carbono y más de 600 caballos de potencia. Un coche que parece directamente extraído de un equipo de carreras, y que casi se comporta como un coche de carreras: reparto de pesos de un 49 % en el frente y 51 % en la zaga, y una relación potencia/peso de 1,89 CV/kg.

La firma británica afirma que este biplaza ha sido diseñado bajo la premisa de colocar el motor en posición “central media”, no central delantero como sería de esperar. El V8 –de aluminio– es un sumidero de gasolina de 6.0 litros y aspiración natural que empuja con 608 CV y 705 Nm de par motor máximo. Toda la potencia, gestionada a través de una caja de cambios secuencial de seis velocidades de desarrollo propio, se envía a un tren posterior con diferencial autoblocante. No hay cifras de aceleración, pero Ginetta promete una velocidad máxima superior a los 320 km/h.

A pesar de su aspecto, la nueva creación de Ginetta está homologada para poder circular por la vía pública

Nuevo Ginetta 07

Una velocidad que sería difícil de mantener con garantías de no ser por contar con un buen calzado y un buen chasis. El monocasco y los paneles de la carrocería son de fibra de carbono, destacando el gran trabajo que se ha hecho en el túnel de viento de Williams. Hasta 376 kilos de fuerza contra el suelo a 160 km/h, cifra similar a la de un LMP3. Y es que el nuevo superdeportivo de la casa de Leeds apenas pesa 1.150 kilos, con una distribución de pesos casi perfecta al contar con el habitáculo y el tren motriz entre ambos ejes y no sobre ellos.

Tras las llantas de aleación monotuerca de 19 y 21 pulgadas en el eje delantero y trasero respectivamente, se esconden discos de freno carbonocerámicos Alcon de 360 mm. Ambos elementos están calzados sobre neumáticos Michelin Pilot Sport 4 de dimensiones 275/35 y 305/30. El resto del coche ha sido aderezado para maximizar cada caballo mecánico por cada gramo de masa a desplazar. La suspensión, por ejemplo, corre a cargo de un sistema de dobles triángulos en ambos ejes, con amortiguadores de tipo coilover totalmente ajustables.

Por 400.000 libras, 464.819 euros al cambio, la nueva criatura de Ginetta no desestima sistemas como el ABS, el control de tracción, cámara de marcha atrás, sensores de aparcamiento, carga inalámbrica o faros con encendido automático. Y aunque no veamos una foto de una gran pantalla dominando el salpicadero (que no lo sabemos), sabemos estaremos bien recogidos en unos asientos deportivos con arnés y mucha fibra de carbono.

El que quiera circular con matrícula ya sabe lo que toca, un 35,75 % de impuestos a añadir al precio de fábrica…

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.