Los Ford S-Max y Ford Galaxy tendrán su respectiva versión híbrida

Los Ford S-Max y Ford Galaxy tendrán su respectiva versión híbrida

Tendrán el mismo grupo propulsor del Ford Kuga híbrido


Tiempo de lectura: 3 min.

Las estrategias de electrificación de los fabricantes irán cada día a más con el objetivo de rebajar las emisiones globales de CO2 anualmente. La nueva normativa es muy estricta y las multas, además, son muy elevadas. Por eso, el próximo movimiento de Ford es más que lógico, es casi obligatorio. Tanto el Ford S-Max como el Ford Galaxy recibirán versiones híbridas que se fabricarán en Almussafes (Valencia).

Ambos modelos son grandes y pesados, características que les hacen ser coches con consumos relativamente elevados. La llegada de la hibridación les ayuda a rebajar esos consumos y, por tanto, también las emisiones. Además, podría reavivar las ventas de ambos modelos y permitir que la fábrica valenciana mantuviera la rentabilidad sin llegar a la infrautilización.

Llegarán al mercado en 2021 y equiparan un grupo híbrido compuesto por un motor de gasolina 2.5 y un motor eléctrico con baterías de litio, con el que rebajaría las emisiones de CO2 a 140 gramos por kilómetro. Es una mejora desde los 170 gramos de CO2 por kilómetro emitidos por el 1.5 gasolina del Ford S-MAX.

ford galaxy

A nadie se le escapa que los monovolúmenes están de capa caída actualmente en Europa. Los SUV les han robado muchos usuarios y Ford lo quiere apostar todo por este tipo de coches. Ya ha retirado del mercado el Ford B-MAX y el C-MAX, y solo mantiene el Galaxy y el S-MAX porque las ventas todavía son relativamente buenas, mientras está lanzando al mercado el nuevo Kuga y el nuevo Puma.

Ford afirmó que gastaría 42 millones de euros para construir en Valencia una línea de fabricación de baterías. Dichas instalaciones también se harán cargo del paquete de baterías para el Ford Kuga, que llegará este mismo año con el mismo grupo propulsor que usarán el S-MAX y el Galaxy.

La versión híbrida del Ford S-Max contará con cinco y siete plazas, mientras que la versión híbrida del Galaxy solo estará disponible con siete asientos. El grupo propulsor que animará estos dos monovolumen rendirá 197 CV y, según la marca, serán capaces de mejorar las cifras de aceleración de las versiones diésel, aunque no han facilitado datos.

ford kuga phev

Ambas versiones también ayudarán a la marca norteamericana a lograr los objetivos de emisiones globales, marcados por la nueva y ya famosa normativa de los 95 gramos. Sin entrar en detalles, los fabricantes deben tener una emisiones globales de 95 gramos de CO2, es decir, la media de CO2 de toda la gama que tengan a la venta debe ser 95 gramos/km CO2. Excepcionalmente el 5 % de las ventas de 2020 no se computarán en esa media si se pasan del límite.

Es una cifra que se revisa anualmente y en caso de ser superada, se multa con 95 euros por cada gramo adicional, multiplicado por el número de unidades de vendidas. Las multas pueden ser absurdamente altas, de miles de millones de euros.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.