Menu

Ferrari SF90 Stradale, el híbrido que andábamos esperando

Con tracción total y 1.000 CV de potencia

Ferrari SF90 Stradale, el híbrido que andábamos esperando

Lo estábamos esperando, y por fin ha llegado. Se llama Ferrari SF90 Stradale y es el primer deportivo de la marca en contar con un sistema híbrido enchufable asociado a una transmisión integral. Tras LaFerrari, el SF90 Stradale, con sus 1.000 CV de potencia, se convierte en el máximo exponente de la gama de Maranello.

El nuevo Ferrari SF90 Stradale combina un sistema híbrido de vanguardia con el popular V8 de la casa italiana para convertirse no solo en el primer coche “eco” de la compañía, sino también en el más potente de toda su historia. Pero primero, ¿qué pasa con el nombre? Al igual que el F40 fue construido para honrar el 40 aniversario de Ferrari como fabricante de coches, el SF90 celebra el 90 aniversario de la Scuderia Ferrari, el equipo de carreras de Enzo.

A diferencia de su predecesor, el SF90 Stradale emplea un motor de combustión más pequeño, más potencia eléctrica, y un sistema de tracción a las cuatro ruedas. Y, aún así, es más rápido. Tras los asientos se esconde un propulsor V8 de 4 litros biturbo que ya se ha encargado de dar vida a otros modelos de la casa como el F8 Tributo, Portofino o GTC4 Lusso, pero ligeramente rediseñado. Proporciona 780 CV de potencia y 800 Nm de par.

Ferrari SF90 Stradale (2)

Por otro lado, los tres motores eléctricos terminar de llenar el conjunto con sus 220 CV adicionales. Cuando se combinan, el Ferrari SF90 Stradale es capaz de disponer de la friolera cantidad de 1.000 CV. Tanto el motor de combustión interna como los eléctricos quedan asociados a una caja de cambios automática de doble embrague de ocho velocidades, en lugar de la transmisión de siete relaciones que se encuentra en el 488 GTB y el nuevo F8 Tributo.

Mientras que la marca ha ofrecido la posibilidad de equipar tracción total en el FF y el GTC4 Lusso desde 2012, el SF90 Stradale es el primer Ferrari de motor central en contar con ella. El eje delantero no tiene conexión con el motor térmico, ya que es accionado por dos de los tres motores eléctricos. Las ruedas traseras se alimentan de la gasolina que quema el V8. Naturalmente, los motores eléctricos delanteros también proporcionan un sistema de reparto de par vectorial.

Aunque todos nos lo esperábamos, sí, es muy rápido. Gracias a ese millar de cavallinos galopando a todo trapo, la aceleración es brutal. Desde un punto en parado, se tardan solo 2,5 segundos en alcanzar los 100 km/h, y 6,7 para llegar a los 200 km/h. Curiosamente, la velocidad máxima es relativamente baja, 340 km/h. Si tuviéramos que adivinar el porqué, parece que esos motores eléctricos en el frente y una gran carga aerodinámica son los factores limitantes.

Ferrari SF90 Stradale (1)

Y es que el Ferrari SF90 Stradale posee aerodinámica activa a raudales para generar más apoyo contra el suelo, mejorar el flujo de aire del motor y la dispersión de calor. Las características de la parte posterior son particularmente inteligentes, ya que incorpora una alerón fijo y otro activo que el fabricante italiano denomina Gurney. A velocidades bajas o muy altas, ambas partes se combinan para permitir que el aire fluya por encima y por debajo del alerón.

Considerando que el Ferrari SF90 Stradale genera 390 kilos de carga aerodinámica a 250 km/h, podemos decir que los «aerodinamistas» han hecho un gran trabajo

Siguiente cuestión. Sí, hay un modo completamente eléctrico. Para los centros urbanos congestionados, los trayectos nocturnos por el vecindario o, simplemente, cuando tan solo se desea ahorrar unos litros de gasolina, el Ferrari SF90 Stradale puede rodar sin emitir partículas contaminantes durante 25 kilómetros a una velocidad máxima de 135 km/h. Durante ese tiempo solo se activan los motores delanteros, lo que lo convierte en el primer Ferrari con tracción delantera, al menos temporalmente.

Ferrari SF90 Stradale (5)

También hay nuevos modos de conducción. Junto con el modo eDrive (solo eléctrico) recién mencionado, los futuros conductores de esta macchina pueden seleccionar entre los modos Hybrid, Performance y Qualify. Mientras que los dos primeros buscan la eficiencia, los dos últimos se centran en las prestaciones. En el modo “calificación”, tanto el sistema híbrido como el térmico se preparan para exprimir todo el potencial.

También parece que no todos los Ferrari SF90 Stradale serán exactamente iguales. Por primera vez en la historia moderna, Ferrari ofrecerá un paquete de alto rendimiento denominado Assetto Fiorano. Similar al kit Weissach de Porsche, entre otras cosas, viene con amortiguadores multimáticos derivados del mundo de las carreras, paneles de puertas y bajos de fibra de carbono, resortes de suspensión y escape de titanio, un alerón trasero de fibra de carbono y neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2.

El interior es la reinterpretación más moderna de los actuales modelos de Ferrari. El volante incorpora un panel táctil y varios botones con retroalimentación háptica, el manettino que selecciona los modos de conducción todavía está presente, y el cuadro de instrumentos es completamente digital por primera vez en un Ferrari. Esa pantalla curva de 16 pulgadas se puede personalizar y controlar a través de los controles montados en el volante.

Ferrari SF90 Stradale (15)

Tampoco faltará un Head-Up display para proporcionar información clave de un solo vistazo. Y, aunque hace tiempo que Ferrari se olvidó de ellas, hay un homenaje a las transmisiones manuales. Los interruptores que controlan la caja de cambios fueron diseñados para recordar a los famosos raíles abiertos de modelos pretéritos, cuando se ofrecía una palanca de cambios metálica y un tercer pedal. Esos tiempos ya no volverán.

También es más rígido que nunca. Ferrari afirma que el chasis del SF90 Stradale ofrece una mejora del 20 % en la rigidez a la flexión y un 40 % más de rigidez torsional que las plataformas anteriores. Echando un vistazo a sus cotas (4.710 mm de longitud, 1.972 mm de anchura, 1.186 mm de altura y 2.650 mm de batalla) y afinando un poco la vista, podemos vislumbrar que la base, aunque muy mejorada, parte de la ya empleada por el F8 Tributo y sus antecesores, el 488 GTB y el 458 Italia.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.