Menu

El Ferrari Portofino pasa por las manos de Novitec

Una preparación de buen gusto con 683 CV bajo el capó

El Ferrari Portofino pasa por las manos de Novitec

Modificar un Ferrari siempre conlleva cierto riesgo. No estropear sus líneas es una tarea arduamente difícil, y la mayoría de los preparadores acaban dejándose llevar por la musa de la estridencia, exagerando lo exagerado. No es el caso de Novitec, uno de los pocos preparadores que goza de la condescendencia de Maranello (por eso conservan las insignias de fábrica). La última máquina en pasar por sus instalaciones en Alemania ha sido el Ferrari Portofino.

El nuevo y discreto kit de carrocería tiene un doble propósito. Además de dar un aire más deportivo al convertible italiano sin arruinar ni un solo ápice de sus líneas, también mejora la eficiencia aerodinámica y aumenta la carga. Las nuevas piezas han sido desarrolladas en un túnel de viento para garantizar que así sea. Comienza en un splitter frontal con deflectores de aire, al igual que las aberturas de refrigeración sobre el capó y tras el paso de rueda delantero.

La carcasa de los retrovisores se pasa a la fibra de carbono, al igual que las taloneras o el pequeño alerón del portón posterior. Las llantas de aleación de diseño específico –cortesía de un trabajo conjunto con el especialista Vossen– se ofrecen en 21 y 22 pulgadas, envueltas en neumáticos Pirelli de altas prestaciones. Junto a una altura rebajada en 35 milímetros, los cambios estéticos acaban aquí. No parece mucho, pero tampoco necesita más. Sigue siendo un Ferrari con todas las palabras.

El Ferrari Portofino fue lanzado en 2018 como la última iteración del California, presentado hará ya una década

Sin embargo, es debajo del capó donde se el preparador de la localidad de Stetten ha hecho lo más destacable. El bloque V8 biturbo de 3.9 litros pasa de 600 a 668 CV gracias a las modificaciones de Novitec, con un par motor que se incrementa de los 760 Nm de fábrica los 851 Nm. Adicionalmente, el especialista ofrece la posibilidad de añadir un sistema de escape de acero inoxidable o Inconel -mismo material que se emplea en los escapes de F1- que ahorra hasta 11 kilos de peso.

Una segunda fase lanza el motor del cavallino hasta los 675 CV. Y, para los que deseen un poquito más, siempre se pueden alcanzar los 684 CV de potencia a 7.400 RPM y 871 Nm de par motor desde las 4.750 RPM. Ello se consigue gracias a una distinta gestión electrónica del motor que optimiza el encendido y la inyección. La presión de la pareja de turbos también se ve afectada, ahora soplan con más ímpetu.

Con la configuración más potente, el Ferrari Portofino de Novitec alcanza los 100 km/h desde parado en 3,2 segundos (- 0,3 s), mientras la velocidad máxima se fija en 325 km/h (+ 5 km/h).

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.