El Ferrari 250 GTO se enfrenta cara a cara al Maserati Tipo 151 en pista

El Ferrari 250 GTO se enfrenta cara a cara al Maserati Tipo 151 en pista

Porque el dinero es secundario cuando se está comptitiendo


Tiempo de lectura: 3 min.

Para aquellos enamorados de las carreras de antaño, hoy traemos una de esas situaciones que todos añoramos. Dos coches con un elevado pedigrí histórico compitiendo arduamente para quedar por delante, sin importar que lo que se lleva entre manos cuesta una verdadera millonada. De hecho, nuestros protagonistas son un Ferrari 250 GTO y un Maserati Tipo 151 de comienzos de los 60, con un valor estimado de 50 millones de euros para el primero y de unos dos millones para el segundo; ahí es nada, amigos.

¿Y dónde si no podríamos disfrutar de una lucha cuerpo a cuerpo salvo en Goodwood? Este lugar ya fue uno de los principales puntos de encuentro para deportes de motor en el Reino Unido en las décadas de 1950 y 1960, pero el abuelo del actual dueño decidió cerrar el lugar en 1966, razón por la cual el festival Revival se limita a los modelos anteriores al 67. Si bien la pista no acogió ninguna carrera después de 1966, todavía fue utilizada para pruebas por todo tipo de equipos de carreras, desde Fórmula 1 hasta Can-AM.

El duque de Richmond, el caballero terrateniente amante de todo aquello con ruedas y un motor y propietario del complejo campestre, inicialmente solo organizó el Festival of Speed para poder financiar el regreso de las carreras reales al circuito de Goodwood, al otro lado de la carretera. Pero eso casi no sucedió. Cuando los lugareños se enteraron de los planes de Duke en los 90, no todos estaban contentos y algunos intentaron bloquear el proyecto. Afortunadamente, el Goodwood Revival pudo estrenarse en 1998.

Pero no nos enrollemos con la historia. Lo mejor es que eches un vistazo a vídeos como el que traemos en esta ocasión. No es difícil entender por qué es un evento tan popular. Es un lugar donde verás algunas de las mejores carreras, muchas de las cuales involucran coches invaluables como el mencionado 250 GTO y Tipo 151, o algún Shelby Cobra, Mini Cooper sin modificar o incluso algún Alfa Romeo GTA deslizando la cola en una curva que toman a más de 150 km/h. Aunque sean máquinas delicadas, no van de paseo.

Con respecto a nuestros protagonistas, poco podemos decir del cavallino rampante. El 250 GTO es quizá el automóvil más cotizado de todos los tiempos, pues todas y cada una de las 36 unidades siguen en pie y, de cambiar de manos, lo haría por no menos de 50 millones de euros. Construido de 1962 a 1964, el primer “Gran Turismo Omologata” de la compañía fue uno de los más exitosos de su época, gracias en parte a su motor V12 de 3 litros y 300 CV y un chasis ligero; el conjunto marcaba 1.050 kilos en la báscula.

Más desconocido, del Maserati Tipo 151 tan solo se construyeron tres unidades para correr en la clase de automóviles GT experimentales para las 24 Horas de Le Mans de 1962. Uno de ellos se pintó en rojo con tres rayas blancas, mientras que los otros dos fueron teñidos en blanco con dos franjas azules para el equipo de carreras de Briggs Cunningham. El chasis fue diseñado por Giorgio Molinari, mientras que la suspensión fue obra de Gianpaolo Dallara, quien se había unido recientemente a la firma del tridente.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.