El Shelby Cobra Dragonsnake es un icono del automovilismo estadounidense

El Shelby Cobra Dragonsnake es un icono del automovilismo estadounidense

Solo se fabricaron cinco, y solo uno de ellos contaba con las especificaciones más extremas


Tiempo de lectura: 3 min.

El Shelby Cobra es un automóvil mundialmente conocido, un coche casi sin igual que levanta pasiones allí donde aparece una unidad. No en balde, tanto su diseño –un roadster puramente británico– como el corazón que late bajo su capó delantero, formaban y forman todavía a día de hoy, una combinación brutal. Evidentemente, también está el hecho de haber ganado infinidad de carreras.

La variante más famosa y deseada es el Cobra 427, un disparate de automóvil con motor de siete litros atmosférico y más de 400 CV capaces de retorcer el chasis como su fuera de papel. Hay muchas otras versiones, pero esta es tan desproporcionada que, como cabría esperar, es objeto de culto. Sí, es cierto que están los 427 Supersnake, pero se fabricaron muchos menos –solo sobrevive uno– y no tienen tanta repercusión entre la afición general. Los fanáticos del modelo ya son un tema aparte, que seguramente estarán pensando ahora mismo que vaya “jartá” de tonterías decimos.

shelby s cobra 289 dragonsnake (2)

Pero es cierto, fuera de los máximos seguidores del Cobra y de los coches americanos, el modelo más popular es el Cobra 427 y versiones como el Supersnake quedan un poco relegadas a los más puristas. Por eso, también pasa del Cobra 289 Dragonsnake, una de las versiones más raras y poco conocidas del Cobra, del cual, solo se fabricaron cinco unidades. Pero el Dragonsnake tiene una historia muy interesante detrás, además de ofrecer unas prestaciones bastante respetables.

El Cobra 289 Dragonsnake nade del deseo de Carroll Shelby de competir en carreras de resistencia con el Cobra, un objetivo que implicaba realizar algunos cambios en el modelo. Por un lado, se escogió el V8 289, como el nombre del modelo indica, pues aunque no era tan potente como el 427, gastaba mucho menos. Aun así, Shelby trabajó en el motor para obtener diferentes grados de potencia. El rango de potencias iba de los 271 a los 385 CV, aunque en su versión más extrema, podía rondar los 400 CV, aunque solo se fabricó una unidad con esta opción de motor.

shelby s cobra 289 dragonsnake (5)

Las carreras de resistencia, como su denominación indica, se basan en poder aguantar durante muchas horas en pista. Por eso, los tiempos de las carreras de resistencia no suelen ser tan rápidos como, por ejemplo, los tiempos de la Fórmula 1, porque los coches están sometidos a un mayor esfuerzo y hay que cuidar la fiabilidad. Ese mayor esfuerzo también afecta al chasis, por lo que suele ser necesario reforzarlos, como ocurrió con el Cobra 289 Dragonsnake. Shelby tuvo que reforzar el chasis en diferentes puntos, además, también añadió un radiador más grande y un diferencial trasero de deslizamiento limitado.

Solo el nuevo diferencial ayudó a mejorar las capacidades del Cobra cuando había que asumir mayores cantidades de potencia y par, que se combinó con los nuevos refuerzos del chasis para convertir al Cobra Dragonsnake en una leyenda del automovilismo americano. No en balde, los Cobra Dragonsnake fueron la creación de Shelby American para enfrentarse a Ferrari en el campeonato. También fue un rival directo de los Corvette Stingray en Estados Unidos.

La unidad de las fotos fue subastada por Mecum Auction en 2022 y es el único ejemplar que se fabricó con especificaciones “Stage III”, es decir, con el motor de 400 CV.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.