Coches en España: del segmento B al SUV

Coches en España: del segmento B al SUV

El mercado español es un claro ejemplo de las tendencias que reinan en Europa


Tiempo de lectura: 3 min.

España es el segundo fabricante de vehículos en Europa y el noveno a nivel mundial; somos una potencia mundial en cuanto a fabricación de automóviles y pronto, también lo seremos en cuanto a fabricación de coches eléctricos. Algunas marcas ven en España un lugar perfecto para iniciar la producción de coches eléctricos, los que moverán a los usuarios en el futuro.

Sin embargo, aunque somos una referencia en cuanto a producción, no lo somos en cuanto a cultura en torno a los coches. En España, los usuarios se decantan, en la mayoría de las ocasiones, por las versiones más “normales”, aquellas con motores poco potentes y las más baratas de adquirir. Tiene su lógica, los precios son los más accesibles, pero eso demuestra también una falta de información porque hay otras formas de acceder a otras versiones más interesantes, como la subasta de autos.

Los usuarios españoles estiran mucho la vida de sus coches y recurren siempre a los más económicos, aunque podrían cambiar las tornas si tuvieran como posible opción la subasta de coches, pues las subastas ofrecen un amplio catálogo de modelos a precios más que interesantes. Además, el ser una subasta le otorga un interés adicional: si nadie más está interesado, podríamos estar ante una compra muy, muy económica.

Las subastas son un modelo interesante para adquirir buenos vehículos a un precio bajo

Final Battle SUV estaticas 2022 30

Hasta hace unos años, el automóvil español estaba caracterizado por ser, en su mayoría, del segmento B o del segmento C, es decir, o utilitarios o compactos. En esto se parecía mucho al resto de países europeos, donde los utilitarios y los compactos dominaban las ventas. Son coches que siempre han ofrecido una buena relación entre espacio interior, precio y prestaciones, con un diseño que, en ocasiones, resulta de lo más atractivo.

Ahora, sin embargo, al igual que ocurre en Europa, el coche español es un SUV, por lo general, y como ocurría antes, del segmento B o del segmento C. Coches utilitarios y compactos, con los que se busca una buena relación entre precio, espacio interior y prestaciones. El caso es que los SUV, de media y sin importar el segmento o la versión, son más caros que cualquier coche compacto o que cualquier utilitario. Al menos, los usuarios españoles se han dado cuenta de que hay tecnología, como la hibridación, que resulta muy interesante en el día a día, aunque todavía falta comino por recorrer en estos aspectos.

No obstante, todos estos SUV híbridos, son coches caros, más caros que sus homólogos en el segmento de los compactos. Buscar la oferta, el descuento y la “guerra” de precios entre concesionarios siempre ha sido lo más recomendable, pero también es recomendable abrir el abanico y pensar en cosas como las subastas. Lo hemos dicho antes y lo volvemos a decir, las subastas ofrecen la posibilidad de acceder a ese coche que tanto nos gusta, pero por un precio algo más contenido.

El siguiente paso en España es la adopción del vehículo electrificado, del coche con grupo motor híbrido, híbrido enchufable y sobre todo, del coche eléctrico, en especial, en las grandes ciudades.

COMPARTE
Sobre mí

Redaccion

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.