El Rolls-Royce Wraith Black Badge Black Arrow marca el final de una era

El Rolls-Royce Wraith Black Badge Black Arrow marca el final de una era

Serán solo 12 las unidades de esta versión especial, las cuales ya han sido adjudicadas a sus futuros dueños


Tiempo de lectura: 4 min.

Con la inminente llegada al mercado del Rolls-Royce Spectre, el cupé eléctrico de la marca con sede en Goodwood, es ya la hora de despedirnos definitivamente del Rolls-Royce Wraith. Esta edición especial, limitada a 12 unidades para todo el mundo y denominada Rolls-Royce Wraith Black Badge Black Arrow, significará la última oportunidad para adquirir el modelo animado por el V12 a gasolina, que fuera presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra allá por 2013.

Ya conocemos el apellido Black Badge de otros modelos, como el Rolls-Royce Ghost, el cual implica una vuelta de tuerca de deportividad. En el caso que hoy nos ocupa, la adición del Black Arrow trata de homenajear el récord mundial de velocidad logrado por un automóvil con dos V12 de la casa británica —aeronáuticos, de 36,5 litros de cilindrada y 2.000 CV de potencia cada uno— en 1938, en el Salar de Bonneville, Utah. Se trataba de un vehículo denominado Thunderbolt, a bordo del cual George Eyston —Capitán Eyston— logró establecer dicha marca en 575,335 km/h.

La dificultad a la hora de visualizar aquel aparato cruzando la línea marcada para poder medir su velocidad provocó que el propio George Eyston dibujara en los laterales de su bólido una flecha negra con un motivo central amarillo, y es este detalle el que ahora aprovecha Rolls-Royce para bautizar esta versión de cortísima tirada.

El fabricante británico, bajo el control de BMW, se despide de su modelo más deportivo hasta la fecha con esta versión especial, denominada Rolls-Royce Wraith Black Badge Black Arrow

Rolls Royce Wraith Black Badge Black Arrow 20

Con el mismo V12 bajo el capó y detalles estéticos exclusivos

Así pues, las características diferenciadoras de este Rolls-Royce Wraith Black Badge Black Arrow poco tienen que ver con su configuración mecánica, y se centran más en aspectos estéticos, visibles tanto en el exterior como en el interior. Como decimos, bajo su capó conserva el conocido V12 biturbo de 6,6 litros de cilindrada y 630 CV de potencia máxima, con 870 Nm de par, que se despide de este modo del catálogo del fabricante británico. Eso sí, recibe una nueva tapa específica para el modelo, con una inscripción que reza V12 en amarillo, junto con la leyenda “Final Coupé Collection” en color negro.

En cuanto a su aspecto exterior, presenta un acabado exclusivo, consistente en una pintura en dos tonos, denominados respectivamente Celebration Silver y Black Diamond. De este modo, desde la parte frontal, en gris, el color va poco a poco transformándose hasta convertirse en negro en la trasera, con una parte media donde puede percibirse el cambio gradual entre ambos colores. Además, este efecto se ve potenciado por una capa superior para la zona posterior con efecto cristal. Son doce horas de pulido las que se necesitan para obtener este resultado.

Su apellido Black Arrow pretende homenajear el récord de velocidad establecido en 1938, sobre el Salar de Bonneville, por un vehículo de siete toneladas con dos motores V12 de avión de la marca, pilotado por George Eyston

Rolls Royce Wraith Black Badge Black Arrow 05

Los detalles en amarillo, evocadores del mencionado Thunderbolt de los años treinta del siglo pasado, pueden observarse tanto en el paragolpes delantero como en las llantas de aleación, donde adquieren este color unas circunferencias alrededor del logo situado su centro. También en la base del Espíritu de Éxtasis, que preside el extremo frontal del capó delantero, puede encontrarse esta tonalidad, así como en las barras estabilizadoras visibles a través de la calandra, presentes en otros modelos del grupo BMW mucho menos exclusivos.

En el habitáculo, los dos asientos en la parte trasera, en cuero negro, también ofrecen algunos detalles que recurren a este color amarillo, como los logos de la marca en el reposacabezas. Este tiene mayor presencia en la zona delantera, por ejemplo en el aro del volante o en los asientos, de napa y por completo de este color. El interior del techo incluye, por su parte, 2.117 estrellas —más que nunca en un Rolls-Royce— que imitan a la perfección la visión de las constelaciones en el día en que tuvo lugar el récord homenajeado —16 de septiembre de 1938— desde el Salar de Bonneville.

Todas las unidades que se fabricarán de este exclusivo Rolls-Royce Wraith Black Badge Black Arrow han sido ya asignadas a clientes de la marca en diferentes partes del planeta. Serán 12 afortunados los que podrán disfrutar de la edición final de este cupé equipado con un V12 a gasolina, antes de que deje paso al Rolls-Royce Spectre, su sucesor a baterías.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.