El primer Pagani Utopia estadounidense es un espectáculo de fibra de carbono

El primer Pagani Utopia estadounidense es un espectáculo de fibra de carbono

Una decoración muy discreta, que resulta las formas del superdepotivo italiano


Tiempo de lectura: 3 min.

Una utopiá es algo que parece ideal, pero que es muy difícil o casi imposible de realizar. Una representación de un futuro que favorece el bien para todos, una idea mágica que, como todos sabemos, nunca llegará a convertirse en realidad. Eso hace muy interesante que Pagani haya decidido llamar así a su última creación, es sensacional Pagani Utopia, un automóvil de una belleza notable, aunque como siempre, habrá quien piense lo contrario.

Pagani nunca deja indiferente a nadie y esa belleza de la que hablamos, en ocasiones, está en los ojos de quien lo mira. El Huayra, el antecesor del Utopia, es una clara muestra de ello, pues levantó toda clase de opiniones, sobre todo cuando se le comparaba con el Pagani Zonda, el primer modelo de Horacio Pagani y referente para todos los coches que desarrolle la exclusiva compañía de este argentino. Quizá por eso, el Utopia recupera algunos rasgos del Zonda, o quizá no, ¿quién sabe? Pero la cuestión es, y en esto estaremos todos de acuerdo, que no hay coche firmado por Pagani que sea discreto.

Y para muestra, un botón, como se suele decir. Se ha entregado la primera unidad estadounidense del Pagani Utopia y resulta un auténtico espectáculo, pues el dueño lo ha solicitado con la carrocería con la fibra de carbono vista, adornada con una franja de color burdeos que recorre el coche desde el frontal hasta la trasera, flaqueada por finas líneas en tono dorado. Una unidad que tiene una presencia mucho más atractiva que las mostradas en las fotografías oficiales de la misma Pagani. ¿Por qué no eligieron algo así para las imágenes promocionales?

Pero no todo se centra en su aspecto exterior, por muy llamativo que sea –que lo es… –, también se ha configurado un habitáculo a juego, aunque en este caso, los interiores de Pagani si resultan un tanto recargados y es que, como sucede siempre, no se puede tener todo. No obstante, dentro de esa peculiaridad estética de los habitáculos de Pagani, el primer Utopia yankee demuestra que su propietario no tiene mal gusto, ya que se ha optado por piel de color marrón claro combinado con tanta fibra de carbono como hay en la carrocería, lo que da como resultado unos contrastes que resultan, sin duda, bastante atractivos.

Ciertamente, aunque resulte un coche muy exótico, la configuración es realmente discreta, todo lo contrario que otros ejemplares de la colección que tiene el propietario de esta unidad, entre los que destacan un Pagani Huayra Roadster BC que luce una carrocería que combina el azul y el negro de la fibra de carbono –y que, curiosamente, tiene un habitáculo con la misma combinación de colores que el Utopia–. El dueño también tiene un Bugatti Chiron de fibra de carbono azul y un Koenigsegg Regera con especificaciones “Golden Knight”, algo que demuestra que se trata de un tipo con gustos muy especiales y una cuenta bancaria abrumadora.

No sabemos cuanto le ha costado el Pagani Utopia con la fibra de carbono vista, pero el precio base de un Utopia, sin impuestos, es de 2,17 millones de euros.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso