El polvo ha conservado intacto este Ferrari 246 Dino GTS de 1973

El polvo ha conservado intacto este Ferrari 246 Dino GTS de 1973

Girardo & Co. pone a la venta una unidad del pequeño deportivo que parece haber viajado en el tiempo


Tiempo de lectura: 3 min.

Si estás buscando un Ferrari 246 Dino GTS en perfecto estado, con pocos kilómetros recorridos y con una combinación exclusiva de color exterior y acabado interior, estás de enhorabuena. Girardo & Co., una empresa de compraventa de vehículos históricos italiana, ofrece actualmente la unidad que protagoniza este artículo, con tan solo 68.822 kilómetros recorridos en estos últimos cuarenta años, y todos los componentes originales.

Se trata del chasis 06354, uno de los 1.282 Ferrari 246 Dino que fueron fabricados entre 1969 y 1974. Concretamente, esta unidad salió de la factoría de la marca del Cavallino Rampante el 14 de mayo de 1973 y pertenece, por lo tanto, a la última fase de producción del mítico deportivo. Su primer propietario, quien lo adquirió a cambio de 6,1 millones de liras, lo mantuvo consigo hasta 1978, cuando pasó sucesivamente a manos de dos diferentes compraventas. En 1979 fue finalmente registrado con la matrícula que exhibe en estas imágenes, y dos años después pasó a integrar una colección privada, hasta que se puso a tiro de Girardo & Co.

Esta unidad del Ferrari 246 Dino GTS aparecida en un garaje italiano, que pertenece a la última fase de fabricación del modelo, llama la atención por su admirable estado de conservación, una vez despojada de su densa cobertura de polvo

Ferrari 246 Dino GTS 06354 (1973) 29

Como comentábamos, conserva intactos todos sus componentes. Además de chasis y carrocería, transmisión y propulsor mantienen sus especificaciones de serie. De hecho, pese a haber permanecido completamente parado durante diez años, además de retirar la densa capa de polvo que cubría su carrocería, lo único que fue necesario para arrancarlo fue sustituir sus bujías y añadir combustible.

Así pues, quien finalmente adquiera este Ferrari 246 Dino GTS podrá disfrutar del sonido de su motor de seis cilindros en uve y dos litros de cilindrada, construido enteramente en aluminio y con 180 CV de potencia que instalaba originalmente el modelo.

Este Ferrari 246 Dino GTS será entregado a su comprador con todos los accesorios originales, así como libro de mantenimiento, manual e incluso catálogo de recambios

Ferrari 246 Dino GTS 06354 (1973) 32

El exterior mantiene su color original —denominado Bianco Polo Park en el catálogo de la marca— y, tras un exhaustivo análisis, Girardo & Co. ha podido determinar que ninguna de sus partes ha sido repintada hasta la fecha. Se trata de un color que no era tan habitual en estos modelos, y la combinación con el interior en negro, con los asientos tapizados en cuero, lo hace aún más exclusivo. De hecho, apenas es perceptible cualquier tipo desgaste en las superficies de su habitáculo, si bien puede observarse alguna leve decoloración en las zonas más expuestas al envejecimiento.

Girardo & Co. no ha publicado el precio de este Ferrari 246 Dino GTS en admirable estado de conservación. Sirva como referencia que otros ejemplares de este modelo, en más o menos buen estado, han cambiado de manos recientemente por precios situados entre los 340.000 y los 460.000 euros. Por otro lado, esta empresa ofrece dos opciones a su futuro comprador: o bien mantenerlo en este estado original, o bien acceder a un especialista para llevar a cabo una restauración completa y respetuosa con el espíritu del modelo.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.